Jueves 29 de septiembre, 2022

EMPRESAS | 31-05-2020 00:47

La pelea Trump-Huawei impacta en el despliegue del 5G en la Argentina

La compañía china, proveedora de las telefónicas locales, busca desarrollar aquí la tecnología. La competencia de Nokia, Cisco, Qualcomm, Intel, Ericsson y Samsung.

El presidente estadounidense, Donald Trump, parece decidido a redoblar su batalla contra China por el dominio de la alta tecnología y dio nuevos pasos para tratar de sacar de la cancha a Huawei. El gobierno chino de Xi Jinping está decidido a contragolpear. La pelea, que se inició en el campo comercial con imposición de aranceles y sanciones cruzadas entre ambas potencias, en poco tiempo expuso la disputa de fondo: qué modelo de 5G se impondrá en las redes móviles del mundo y así quién tendrá el control de acceso a la información.

Esta guerra encuentra a la Argentina en los bosquejos sobre el andamiaje que pretende desplegar como infraestructuras de quinta generación, cuya relevancia trasciende a los celulares, ya que se trata de la era de la Internet de las Cosas. El Gobierno aún debe definir la frecuencia y el esquema de licitación y de inversión.

Huawei es un actor de peso dentro de las telecomunicaciones locales: es proveedora relevante de Telecom, Telefónica y Claro en tecnologías de conectividad y soluciones para centrales. Para la compañía china significan entre el 80 y 90% de su facturación argentina. En ese segmento aparecen como competencia Nokia y Cisco.

El director de relaciones públicas de Huawei, Juan Bonora, explica que apenas ocurrió el primer embate de Estados Unidos contra la compañía en 2019 las telefónicas locales la llamaron: “Telecom llamó al otro día, también Telefónica y Claro. La ventaja en este negocio es que hablamos en el uno a uno y les explicamos que en la provisión de las redes de 5G somos 100% autónomos. No dependemos de Estados Unidos”. Además, como señala un alto ejecutivo de una de las tres compañías de telecomunicaciones que operan en el mercado argentino, hay otro aspecto clave: “Con empresas chinas se obtiene algún financiamiento para hacer algunos despliegues tanto en móvil como en redes fijas”. Y agrega que “quizás lo que más afecta a la situación hoy es el tema de la deuda, que está retrasando algunos despliegues”. Los operadores estiman que tendrán que invertir para desplegar sus redes y dar servicios de quinta generación unos 5.000 millones de dólares, sin contar con el costo de las licitaciones, según estudio realizado por Raúl Katz y Sebastián Cabello para Telecom Advisory Services en 2019. 

La extensión de la pandemia también desaceleró la implementación de las redes de 5G en el mundo, tecnología que China domina con Huawei y ZTE. Esto le permite a EE.UU tratar de recuperar terreno e intentar una opción propia y para ello ahora decidió ir más allá bloqueando hasta proveedores de semiconductores la posibilidad de venderles a Huawei, como es el caso de TSMC, y buscar al mismo tiempo impulsar a jugadores de la talla como las estadounidenses Qualcomm, Intel y Cisco, entre otros que pueden contribuir a un standard abierto, a los que se podrían sumar la finlandesa Nokia, la sueca Ericsson y la surcoreana Samsung.

Fuentes del sector descreen que haya lanzamientos comerciales de tecnología 5G en la Argentina antes del año próximo o incluso 2022. De allí que el lobby en los próximos meses hasta la definición del esquema que se busque implementar en la Argentina estará atravesado por la guerra entre Estados Unidos y China. La embajada norteamericana en la Argentina, el 2 de enero pasado, sentó su postura en la red social Twitter: “La protección de las #LibertadesCiviles y el respeto a la #Privacidad de cada individuo es nodal para garantizar un buen desarrollo de la tecnología #5G. No todos los proveedores son iguales. Informate”.

A nivel global, Huawei rubricó más de 60 contratos para el despliegue de tecnologías 5G, mientras que Nokia cerró un número similar y Ericsson, poco más de 30. De momento, el gobierno de Alberto Fernández, como en otros aspectos clave de la economía, sostiene las relaciones con Estados Unidos y China haciendo un fino equilibrio.

Huawei tiene un interés muy fuerte por entrar con su red de 5G en la región. En la Argentina llevó adelante pruebas ambientales reales con Telecom Personal el año pasado y prevé repetir con Telefónica Movistar y Claro. “En la Argentina no vimos que se haya frenado ningún proyecto por la pelea entre las dos potencias”, resalta Bonora, de Huawei.

Con el 5G aumenta exponencialmente el número de dispositivos conectados: hasta 1 millón por kilómetro cuadrado. Se estima que unos 100.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet en los próximos años. De allí el interés de las potencias.

¿Qué pasa con los celulares? Los principales jugadores del mercado argentino creen que no cambiará mucho el escenario actual ya que Huawei ha avanzado poco aquí. Pero las decisiones del gobierno de Estados Unidos afectaron sus ventas principalmente en Europa y África, al bloquear principalmente aplicaciones de Google. De hecho, el reciente lanzamiento de su modelo de alta gama P40 tiene su propia versión de Android.

Para Bruno Drobeta, director senior de Samsung Electronics, las perspectivas en el corto plazo están atravesadas por la cuarentena. “La Argentina se encuentra en una situación de privilegio donde se ve favorecida en comparación con los precios de los smartphones en el exterior. Esto implica que el consumidor elija comprar nuestros productos en el país, en vez de adquirir en el exterior ya que pueden llegar a ahorrar hasta un 29% comparando con los valores de Chile o Estados Unidos”, asegura. Esta situación se vio reflejada “en la llegada oficial al mercado local de nuestro Galaxy Z Flip y en solo dos días se agotaron las unidades en nuestra tienda online”.

Germán Greco, gerente general de Motorola, considera que “las perspectivas tienen que ver con que la gente necesita comunicarse, por lo que la demanda de celulares continuará”. “Si bien hoy estamos produciendo a un nivel muy bajo, por lo que es probable que tengamos problemas de stock, a medida que se reactive la producción en Tierra del Fuego mejorará”. 

¿Quién ganará esta guerra? Difícil establecer cuál será la nueva normalidad de dominio tecnológico y geopolítico. 

por Marcos Cicchirillo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios