Martes 7 de abril, 2020

EMPRESAS | 22-02-2020 08:00

Quiénes son los rivales de Netflix en la Argentina

Las principales telefónicas y la operadora de TV satelital dan batalla por el streaming, un negocio con mucho espacio para crecer.

En la Argentina, el negocio del streaming es un ecosistema con crecimiento propio. Según la consultora BB New Media, Netflix encabeza el mercado con un 55% de cantidad de usuarios y el resto lo componen diversas empresas lanzadas en una guerra por ganar un mercado que viene atravesando la recesión y que se expande por los cambios tecnologicos y por la crisis misma: las ofertas tradicionales se convirtieron en onerosas si se calcula que una salida al cine de una familia tipo puede trepar a $1.520.

En América Latina, de acuerdo con el sitio Merca2.0, México es el territorio con mayor penetración de mercado del streaming, con 40,5%; seguido de Brasil, con 35,1% y en tercer lugar, bastante lejos, aparece la Argentina, con apenas 7,2%. Este escaso nivel de penetración hace de nuestro país un mercado con mucho potencial.

En este mercado aún incipiente, la guerra por ganar el resto del mercado ha llevado a las telefónicas a ofrecer otras opciones: en 2018 Telefónica lanzó Movistar TV y en 2019, Movistar Play, mientras que Telecom Cablevision busca seguir posicionando su servicio Flow, lanzado en 2016. En tanto, DirectTV, con su producto DirectTV Go, se sumó a la lucha el año pasado.
Según Gonzalo Hita, chief operating officer de Telecom Argentina, "Flow actualmente ya cuenta con más de 13.000 horas de contenidos”. En tres años de expansión pasó a tener 1,5 millónes de usuarios, sobre los 3,4 millones de abonados de Cablevisión, con una expansión territorial que abarca 16 provincias y la ciudad de Buenos Aires, además de llegar a Paraguay y Uruguay.     

Frente a la crisis, la empresa decidió seguir expandiéndose. Hita comenta: "Amplificamos la llegada de Flow a nuevas plazas como Tucuman, Jujuy, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca y Reconquista, entre otras ciudades".

Nuevas estrategias. La situación económica también los impulsó a diseñar nuevas estrategias. “Lanzamos al mercado una oferta combinada que llega, de acuerdo con las zonas, con un valor de hasta 45% de bonificación por 12 meses. Hemos presentado propuestas convergentes”, explica Hita.

“Distintas propuestas cruzadas en servicios para nuestros clientes tanto de Personal como de Fibertel, como promociones con gigas de regalo entre clientes de las distintas marcas, o descuentos combinados por pertenecer al mismo ecosistema de servicios -continúa Hita-. Asimismo, lanzamos Club Personal Convergente para clientes de Fibertel y Cablevisión, que incorpora beneficios y descuentos en distintos rubros a toda la cartera de clientes de los distintos servicios.”

Leo Rubino, jefe de propuesta de valor video de Movistar Argentina, describe el proceso de desembarco en el mercado del streaming: “En 2018 lanzamos Movistar TV junto con la fibra con velocidades de hasta 300 megas y en 2019 comenzamos el camino de los servicios OTT (over the top) ofreciendo Movistar Play en su versión gratuita para los clientes con conectividad de la compañía, completando después la oferta con packs donde el cliente puede adquirir los contenidos que quiere ver como fútbol, Amazon, HBO y Fox”. Como parte de la estrategia por sumar atractivos en la guerra por el streaming, Movistar sumó hace pocos meses a su oferta de servicios a Amazon Prime Video.

Consultado sobre la cantidad de usuarios que ya adoptaron el sistema, Rubino, de Movistar, describe: “Si sumamos actualmente todos nuestros productos de TV estamos cerca de 500.000 clientes. En el caso de Movistar TV, su despliegue está asociado a la fibra donde tenemos una fuerte pisada en el conurbano bonaerense y en parte de Capital. En el caso de Movistar Play, la distribución se encuentra en todo el territorio”.

Del satélite al streaming. DirectTV ha sido otra de las empresas en subirse en forma reciente a la batalla por el streaming local. En tal sentido, Laura Pereira, directora de marketing digital de DirecTV Latin America, explica por qué una empresa de televisión satelital tuvo que mutar radicalmente y orientar sus cañones hacia un mercado nuevo y completamente diferente: “Desde hace varios años la movilidad y el consumo de contenidos on demand generaron cambios en los hábitos de los consumidores, quienes adaptaron su rutina a las nuevas ofertas de entretenimiento y viceversa. El acceso a Internet, la proliferación de empresas productoras de series y películas y el desarrollo de dispositivos móviles y pantallas marcaron un antes y un después en nuestros clientes”.

El desembarco se produjo en 2019, cuando la empresa comenzó a ofrecer a sus clientes en formato prepago y pospago el acceso de manera gratuita a través de la plataforma de streaming DirecTV Go, que combina programación lineal, en vivo y on demand, incluyendo series, documentales, películas, deportes y programación premium.

Consultada sobre los desafios que implica dar un servicio como el streamimg en el mercado argentino, Pereira, de DirecTV, considera que “la piratería es la principal problemática que enfrenta la industria del entretenimiento y el mayor competidor, tanto para las empresas de TV tradicional como para los servicios de streaming”.

La ejecutiva señala que las cifras son alarmantes: “El 27% de hogares consume servicios piratas en la región y se pierden aproximadamente 1.000 millones de dólares por el uso de piratería”.

Según datos de la Alianza contra la Piratería de Televisión Paga, un grupo que reúne a los principales operadores de TV en Latinoamérica, sobre un universo de aproximadamente 89 millones de hogares en la región y el Caribe, la piratería sobre señales de TV supera el 25%.

En relación al mundo online las estimaciones de piratería apuntan a unos 110 millones de usuarios, es decir, la mitad de quienes tienen acceso a Internet en la región, según datos de la consultora británica Netnames.

Al respecto, Pereira opina: “Tenemos que trabajar juntos, el sector privado y el público para combatir este flagelo ya que la piratería genera a los gobiernos una gran pérdida en la recaudación de impuestos y, a su vez, de empleos ya que la industria deja de generar unos 50.000 nuevos puestos al año en la región”. 

por Martín Parrado

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario