Martes 1 de diciembre, 2020

EMPRESAS | 22-11-2020 00:42

Mercado de motos: acelerando en cuarentena

Las restricciones por el Covid y nuevos hábitos de traslado impulsan la venta de motos.

Una moto cuesta lo mismo que una bicicleta. Si comparan precios, los consumidores argentinos se encuentran con un panorama llamativo: las unidades de baja cilindrada compiten mano a mano con los valores de las mountain bike. Quizá, ésta sea una de las razones del crecimiento de las ventas que se evidencia en el mercado de las motos. "Pasamos de 20.000 a 30.000 unidades comercializadas al mes”, confirma Lino Stefanuto, presidente de Cámara Argentina de Fabricantes de Motovehículos (CAFAM).

El sector se mueve al ritmo de la demanda, no por la oferta, con una particularidad: poco producto de alta gama para elegir versus amplia variedad de unidades de baja cilindrada. "El 95% de los patentamientos son de motos menores a los 250cc", explica Carlos Movio, Director Institucional de Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). "La tendencia del mercado en general es positiva y en crecimiento. Es lo mismo que sucede en nuestra empresa. Nosotros vamos a terminar para arriba. Si antes éramos optimistas, hoy lo somos el doble", indica Juan Carlos Más, Gerente comercial del Grupo Simpa.

ARRANCA. Así es como esta industria acelera en tiempos de coronavirus. El fenómeno es más acentuado en el interior, donde la moto gana protagonismo, por el hecho de que existen menos medios de locomoción. "La moto es una salida clave para la clase media-baja", subraya Movio.

Las proyecciones indican que, este 2020, el mercado terminará en las 280.000 unidades, contra las 320.000 de 2019. "Quedar un 12% abajo aproximado no está tan mal, teniendo en cuenta el contexto", señala el directivo. ¿Qué piensan para 2021? "Las perspectivas son buenas. Calculo que estaremos un 20% arriba de este año. Es complicado comparar con este año, por todo lo que pasó, ya que estuvimos abril y mayo sin actividad. Contar con financiación, estabilidad de tasas y la posibilidad de aumentar la producción nacional de motos serán claves", se explaya Movio.

Las perspectivas de Stefanuto son similares. “Desde junio cambió el panorama. Habíamos arrancado el 2020 con los mismos números de 2019, que fue muy malo”, afirma. Aunque suene paradójico, el aislamiento social obligatorio fue una de las claves, desde su óptica: las empresas empezaron a ver cómo el stock se les empezó a consumir, por lo que se inició el proceso virtuoso. "La demanda comenzó a mitad de año, cuando no estaba prevista. Los fabricantes vendieron el stock y después se reactivó la producción", aclara Stefanuto.

En ascenso. El entusiasmo del sector tiene sustento en los números de ventas de octubre. La División Motovehículos de ACARA informó que las unidades patentadas durante el mes pasado fueron 28.828 motovehículos, un 22,6% por encima de las registradas en el mismo mes de 2019 (23.520). De esta forma, el acumulado de los diez meses transcurridos del año ascendió a 218.968, un 23,4% menos que las 285.774 unidades del mismo lapso de 2019.

Este crecimiento de las ventas tiene un impacto directo en el mundo de las empresas. El Grupo Simpa es un caso. División Rodados es representante exclusivo en la Argentina de las marcas KTM, Husqvarna Motorcyles, Can-Am, Royal Enfield, CF-Moto, Piaggio, Vespa, Aprilia y Moto Guzzi. "Tenemos una planta de 5.000 metros cuadrados en Campana, en la que trabajan 60 personas. Los planes son sumar otras 100 en los próximos cuatro meses", destaca Juan Carlos Más. Y anticipa un plan de inversiones “ambicioso”, que contempla que “todas las motos de menos de 400cc de nuestras marcas serán producidas en la Argentina".

En voz baja, los actores de este sector ponen en la mira la rentabilidad de toda la cadena. La ecuación que muestra el despegue del segundo semestre de este 2020 es la siguiente: mucho volumen, poco margen. “Como en toda industria, los productos premium son los que dejan mayor ganancia. Y la realidad muestra que hay una gran demanda de motos de bajo precio”, confiesa un conocedor de los números. Actualmente, un concesionario tiene una rentabilidad estimada del 6 al 8% sobre ventas, mientras que la de las empresas puede llegar al 10%.

Por eso, la industria necesita adquirir una escala mayor. Lejos de soñar con las 800.000 unidades de años atrás que llegó a tocar un récord histórico de ventas, aspira a llegar a una cifra más realista: 400.000 motos por año. Como en otros aspectos de la vida en sociedad, también la pandemia produjo cambios que difícilmente desaparecerán en una nueva normalidad.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Tristán Rodríguez Loredo

Tristán Rodríguez Loredo

Comentarios