ECONOMíA | 15-02-2019 17:50

Martín Redrado: "No era tan fácil bajar la inflación"

El ex presidente del Banco Central dispara en esta columna de opinión para NOTICIAS.

Muchos se sorprendieron con las dificultades que enfrenta el programa de emergencia con el FMI, para quebrar la inercia de aumento de precios en el que está sumergida nuestra economía. Sin embargo, la falta de un programa antiinflacionario integral, es decir que permita una convergencia de todas las variables macro, pone de relieve la dificultad de llegar a niveles de precios más normales.

Las experiencias anteriores de fuertes devaluaciones adelantan que el impacto en precios se extiende durante, al menos, seis meses. Por ejemplo, tras el shock de diciembre de 2015, la economía tardó un semestre en mostrar un registro de inflación menor al 3% mensual. En aquella ocasión la devaluación fue del 61,2% entre diciembre y febrero, mientras en el 2018 el deslizamiento superó el 100%. De este modo, desde Fundación Capital prevemos una inflación núcleo que no descenderá del 2,5% mensual en el primer cuatrimestre del año.

(Leer también: El futuro del programa con el FMI: ¿esta vez va a ser diferente?)

En el detalle del dato de enero (2,9% mensual), la inflación subyacente subió un 3% mensual, frente al 2,7% registrado en diciembre. Se destacó el fuerte aumento de los precios de los alimentos y bebidas, que se incrementaron un 3,4% en el mes, explicando más de un tercio del dato de enero. En particular, fueron los precios de las carnes, panificados y lácteos los que impulsaron el rubro.

Por su parte, los precios regulados mostraron un aumento de 3,4% mensual, adicionando 0,8 puntos al nivel general. Resaltaron el ajuste en las tarifas de agua y transporte público que en los dos casos fue desdoblado para disminuir su impacto. Además, el rubro comunicaciones mostró un fuerte incremento del 7,4% mensual, por el alza en los abonos de la telefonía móvil.

En consecuencia, la inflación núcleo se sostendrá por encima del 2,5% mensual promedio en el primer semestre. No obstante, el componente de los precios regulados también será clave en 2019. La actualización de las tarifas de servicios públicos le sumará alrededor de dos puntos a la inflación de los próximos tres meses.

(Leer también: El rojo fiscal y de divisas: sin sustento no hay paraíso)

El cuarto mes del año todavía plantea incógnitas en términos de regulados. Si bien en diciembre el gobierno proyectó un alza del 35% para el gas (+0,28 p.p.), en la práctica habrá que esperar a la audiencia pública, convocada para el 26 de febrero. Como en anteriores ocasiones, se tratará, por un lado, la actualización de los márgenes para el transporte y la distribución y, por el otro, el precio mayorista del mismo. Respecto del primer punto, en octubre del 2018 el Enargas resolvió cambiar el cálculo de actualización para moderar la suba, pasando de considerar únicamente la variación del índice de precios mayoristas (IPIM), a tomar un promedio del IPIM, los costos de la construcción y el índice de variación salarial (Resolución 34.915 del Enargas).

En caso de replicarse esta metodología, la suba se ubicaría en torno al 23%. Respecto del precio mayorista del gas, entre el jueves y el viernes pasado se llevó a cabo una subasta para que las productoras ofrezcan el producto directamente a las distribuidoras. La expectativa oficial es que esto ayude a moderar el aumento para los usuarios, y que permita un alza final entorno al 30%. Sin embargo, esta forma de determinación de los precios sigue planteando dudas hacia adelante, principalmente porque el precio sigue nominado en dólares.

(Leer también: Cómo será la economía 2019, según una de las analistas que más acierta)

De esta forma, los próximos meses lucen complicados en términos de inflación. En el acumulado enero-abril el índice de precios al consumidor exhibirá un alza del 11,8%, superando los registros de igual período de 2017 y 2018 (9% y 9,6%, respectivamente). Desde mayo, la inflación podría reanudar el sendero de desaceleración interrumpida en enero, aunque probablemente sea más lenta de lo anteriormente previsto. En términos interanuales, la moderación se observaría a partir de junio, al compararse con los meses más elevados del año pasado.

En definitiva, terminaremos 2019 sin resolver nuestro problema inflacionario. Quedará para el próximo gobierno salir del programa de emergencia, para ingresar en un plan de estabilización que permita superar esta dificultad endémica.

El autor es director de la Fundación Capital.

por Martín Redrado

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario