jueves, octubre 24, 2019

EN LA MIRA DE NOTICIAS | 08-10-2019 11:55

Consenso argentino: huir todos a Uruguay

Mientras Alberto Fernández se inspira en “salidas a la uruguaya”, muchos anti K sueñan con saltar el charco.

Hay un síntoma cada vez más claro de la incertidumbre que acecha a los argentinos: cada vez que asoma un problema nacional, lo primero que se nos ocurre es mirar a Uruguay. Y en esa fuga hacia utopías orientales, coinciden todos los bandos, más allá de la grieta.

Alberto Fernández acaba de aclarar que cuando habló de un incremento en el impuesto a los bienes personales, estaba pensando en realidad en la fórmula impositiva uruguaya. También piensa en la experiencia del país vecino como un modelo viable para implementar su propio reperfilamiento de la deuda argentina, con descuentos potables para los acreedores.

(Te puede interesar: Justicia Legítima y Alberto Fernández coinciden en la “doctrina 0 km”)

Tampoco es casual que una de las primeras visitas internacionales que hizo el candidato del Frente de Todos fue a Pepe Mujica, cuya casa se convirtió en centro de peregrinación para otras figuras del kirchnerismo.

Pero del otro lado de la grieta también crece la fascinación por una salida a la uruguaya. En muchos votantes macristas, aterrados con las probabilidades de una derrota electoral definitiva, la opción por una salida uruguaya es literal: ya están averiguando cómo sería una vida en Montevideo, Punta del Este, Colonia o Carmelo. Y los expertos en finanzas y comercio exterior cuentan que cada vez más argentinos eligen la plaza uruguaya para sortear cepos cambiarios e impositivos actuales y por venir.

(Te puede interesar: Vuelven los viajes relámpago a Uruguay para esquivar cepos y sabuesos)

Hay una salida uruguaya que, paradójicamente, queda en duda para el verano 2020: el turismo argentino. Un escenario de dólar aún más alto que el actual podría disuadir a muchos turistas de saltar el charco al menos en esta temporada. A esa restricción cambiaria se le suma la ideológica. Los ex funcionarios macristas serían mal vistos si, como en otros años, se los pesca paseando por José Ignacio o La Barra después de haber dejado un caos económico en su patria de origen. Tampoco tiene buenos recuerdos el kirchnerismo, con aquel duro escrache a la familia Kicillof cuando viajaba en el ferry a la costa oriental.

(Te puede interesar: Exclusivo: el refugio de Kicillof en Uruguay)

Pero nunca se sabe: quizá la patética grieta nacional se empiece a resolver, no tanto en el escenario televisado del debate presidencial que viene, sino en la cubierta de un Buquebus.

 

Silvio Santamarina

Silvio Santamarina

Editor Ejecutivo y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Música

A tres días de las elecciones

El resumen de una jornada cargada de noticias.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario