Lunes 2 de agosto, 2021

SOCIEDAD | 11-07-2015 23:00

Las 100 personalidades más honestas

Nueva edición del sondeo exclusivo para NOTICIAS que revela las personalidades más transparentes. El 40% de los votados están muertos. Más políticos en un año electoral.

Es un gran misterio saber qué ocurre en la cabeza de un argentino cuando se le pregunta acerca del personaje más honesto. Pueden aparecer desde próceres, como José de San Martín o Manuel Belgrano, hasta celebridades tales como Susana Giménez o Lionel Messi. Tan jóvenes como el periodista Diego Leuco o tan antiguos como el mismísimo Jesucristo. Locales y extranjeros. Políticos, artistas y religiosos. Todos mezclados en el ranking de las 100 personas más honestas, confeccionado por Giacobbe & Asociados para NOTICIAS, sobre un universo de 2.000 personas encuestadas en todo el país. Un dato llamativo: el 40% de los personajes elegidos están muertos.

El top ten ya es casi una tradición. Tal cual sucedió en el 2014, de los primeros siete puestos, el Papa Francisco es el único con vida. Y se repiten casi las mismas caras, con dos excepciones: entraron el ex presidente Raúl Alfonsín (7º) y Margarita Barrientos (9º) y salieron Mahatma Gandhi y Nelson Mandela, que este año se ubican en los puestos 15 y 18, respectivamente. Algo parecido había sucedido también en el 2013 con este elenco estable de los más honestos.

El primer puesto es para el revalorizado Arturo Illia. El ex presidente, derrocado tras dos años de gobierno en 1966, tiene su reivindicación tres décadas después de su muerte. El médico René Favaloro, segundo en esta edición, es un abonado al podio. Su suicidio siempre se explicó en la impotencia de no poder manejar su honestidad en un mundo nada transparente. En el 2012 quedó tercero, quinto en el 2013 y en el 2014 trepó al segundo lugar.

Que Manuel Belgrano sea el tercero habilita a una pregunta. ¿Cuánto se sabe de su honestidad, o aquella se da por sentado por su calidad de prócer indiscutido? En la misma línea, aparecen José de San Martín (6º), Mariano Moreno (17º) y Juan Bautista Alberdi (75º).

Poder. Teniendo en cuenta que el 2015 es un año plagado de elecciones, no sorprende que el mayor ingreso a la lista fuese el de políticos en actividad: entraron 10 que el año pasado no estaban. Con respecto a los presidenciables con más chances, solo Mauricio Macri figura en la nómina, en el puesto 22º. Es llamativa la ausencia de Daniel Scioli y de Sergio Massa, quienes sí estaban en el 2014.

En sus últimos meses de mandato, la presidenta Cristina Fernández aparece en el puesto 63º. Al parecer, las causas de corrupción no la afectaron tanto como a su marido, Néstor Kirchner, quien ha egresado del ranking. Por otro lado, solo un funcionario del gobierno actual acompaña a la Presidenta y es, nada más y nada menos, que el caído en desgracia Florencio Randazzo, que aparece último, en el puesto número 100.

Sí han sido beneficiados con el manto de la honestidad aquellos que fueron centro de los ataques del aparato kirchnerista. El enemigo número uno, Jorge Lanata, se ubica en el puesto 10. Pero también tienen su lugar el longevo juez de la Corte Suprema, Carlos Fayt (24º) y el fiscal José María Campagnoli (25º). Hasta el controvertido fiscal Alberto Nisman cuya vida privada, tras su muerte, ocupó el centro de la escena mediática debido a sospechas de oscuros manejos con fondos públicos y a su apego a la vida nocturna con jóvenes modelos, obtuvo su lugar entre los más honestos, en el puesto 92º.

El podio de políticos mejor considerados lo conforman tres denunciadoras seriales contra el Gobierno K: Elisa Carrió (11º), Margarita Stolbizer (12º) y Graciela Ocaña (16º).

Seis ex presidentes tienen su lugar en el ranking. A los nombrados Illia, Alfonsín y Cristina Kirchner, se le suman Arturo Frondizi, en el puesto 34º; Hipólito Yrigoyen, en el 38º y Juan Domingo Perón, en el 99º.

Entre las 100 personas más honestas, no aparecen empresarios ni sindicalistas. Da la sensación de que en un país signado por recesiones, aquellos que se ocupan de las actividades económicas no se destacan, según el pensamiento general, por el atributo de la honradez.

Estrellas. De la tríada de máximas celebridades locales, habrá una que tendrá que replantear su imagen: Marcelo Tinelli, dueño absoluto de las noches de televisión, no aparece. Justo el año en que el conductor intenta conseguir la presidencia de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), una entidad manchada por la corrupción, le hubiese venido bien ser considerado honesto. Pero los electores, que en el 2014 lo habían llevado hasta el puesto 47º, esta vez le dieron la espalda. Sí, en cambio, figuran Mirtha Legrand, en el puesto 44º, y Susana Giménez, en el 60º.

El actor Ricardo Darín, quien tuvo fuertes declaraciones contra la dirigencia política, se estacionó en el peldaño 47º. Es probable que sus manifestaciones sobre el caso Nisman hayan calado hondo en la conciencia pública, ya que el año pasado no formaba parte de esta selecta nómina. El director Juan José Campanella tampoco tuvo reparos en criticar al gobierno kirchnerista y también ingresó a la lista, quedando en el puesto 87º.

Los deportistas consiguieron varios lugares en este seleccionado. El mejor ubicado es Lionel Messi, quien además de todas las copas que obtuvo con Barcelona, ahora podrá ostentar el título del deportista más honesto: quedó en el número 62º. Emanuel Ginóbili, el jugador de la NBA que acaba de renovar su contrato por un año más, es el segundo que más votos obtuvo en este dream team, y llegó al 76º de la general. El tercero es un ex futbolista que se ha destacado tanto por su incansable resistencia física como también por sus acciones solidarias fuera de la cancha: Javier Zanetti, ahora en el 79º, es un abonado a este ranking.

En el puesto 32º aparece Maradona. Pero no Diego Armando, sino Esteban Laureano, el médico rural y escritor, que pasó cinco décadas trabajando en un pueblo de Formosa. El jugador de fútbol estuvo en el 2014, pero este año los encuestados le cortaron las piernas.

La Grieta. Desde que impulsó la investigación sobre la “Ruta del dinero K”, Jorge Lanata se transformó en el líder de la oposición y, para una parte de la sociedad, en el gladiador contra la corrupción. Desde el año pasado se mantiene al límite del top ten en esta nómina de honestos.

De los diez periodistas más votados, nueve tienen una mirada muy crítica hacia el kirchnerismo y siete trabajan en el Grupo Clarín. Probablemente sea una señal del aprecio de la gente hacia aquellos que no se aliaron al Gobierno. No hay ningún periodista con mirada oficialista entre los 100 más votados. Ni Víctor Hugo Morales, quien estaba en el puesto 60º en el 2014, sobrevivió en esta nueva edición. El único apellido que se repite en el ranking es el de dos periodistas: los Leuco. Alfredo y Diego (padre e hijo) ingresaron juntos a la lista aunque se ubicaron muy lejos: 19º y 91º, respectivamente.

Al agrupar a los 100 personajes más honestos, algunas cuestiones llaman la atención. Por ejemplo, que haya un 10% de extranjeros en la lista. O que sólo el 60% estén vivos, lo cual da la pauta de cómo la muerte glorifica a las personas y su consideración en la gente. Puede verse una merma en cuanto a la cantidad de Organizaciones No Gubernamentales. En el 2013 había ocho; en el 2014, seis; en el 2015 apenas sobreviven dos: Cáritas (51º) y Médicos sin Fronteras (88º).

Además, en el año de “Ni una menos” y de masivas manifestaciones para defender al género femenino, también resulta llamativa la abrumadora cantidad de hombres que aparecen en el ranking. Solo un 20% son mujeres.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios