domingo, noviembre 17, 2019

SOCIEDAD | 21-10-2019 13:35

Comedia de denuncia: el fenómeno del stand up villero

Pioneros de un movimiento artístico que nació en el conurbano y habla de los sectores vulnerables.

"Que mejor arma que un micrófono y en manos de un villero”, reflexiona Damián Quilici, comediante que hace stand up villero. Junto a Germán Matías y Sebastián Ruiz fueron los pioneros de este movimiento que, por haber nacido en el conurbano y hablar de la cotidianeidad en los barrios humildes, fue tildado como “villero”. A ellos, ese mote les es indiferente: “Nosotros hacemos humor autorreferencial entonces, por decantación, cambia del stand up tradicional. Hay chistes a los que gente de otras clases no van a llegar porque por ahí nunca tuvieron las necesidades que nosotros contamos”, explica Ruiz. Tiempo atrás incursionaron en ese género que estaba tan de moda -el stand up- y lo volvieron propio: querían mostrar cómo vivían, de una manera graciosa y sin dramatizar.

Los guiones que se hacían en los shows tradicionales no tenían nada que ver con su realidad. Hasta ese entonces, los comediantes solían ser de clase media y los problemas que volvían chistes eran más superficiales: se burlaban, por ejemplo, de que iban a poder viajar a Miami una sola semana y no dos. A Damián, Sebastián y Germán eso no los interpelaba y empezaron a reírse de temas que sí los atravesaban.

(Te puede interesar: Talentos 2018: star system renovado)

Justamente eso fue lo que llevó a Jorge Croce, guionista y director, a querer hacer una película con su historia: “Ese tipo de humor clase mediero, que era lo que más o menos se veía en el stand up, ellos lo destruían y hablaban de paredes sin revocar, de que el albañil cobra la semana el viernes y se la gasta toda en vino o un montón de cosas que pintaban un mundo del conurbano profundo de otra manera que la que se suele hacer, más de expectación, tanto de derecha como de izquierda. Para mí eso era una mina de oro”, señala a NOTICIAS.

Así, el documental “Stand up villero. Humor del conurbano profundo”, aparece como el broche de un camino que trazaron desde el barrio y que les significó un cambio trascendental en sus vidas.  Quilici llegó a “Comedy Central”, el máximo canal de comedia, y vive del stand up y la escritura. Matías sigue su trabajo en fábricas, pero también se dedica al stand-up e incursionó en el teatro. Y Ruiz estudió la carrera de producción y operación en medios, trabaja en una radio y sigue haciendo shows.

(Te puede interesar: Las plataformas son la nueva tele)

Género de opinión. “Levante la mano quién viene de la villa”, pregunta Matías en uno de sus shows y, después de que varios alzan su brazo, remata: “Mamá, cuántos planes sociales que hay acá eh”. “Usamos el stand up para visibilizar problemas, la mayoría de nuestros textos no existirían si no fuera porque la educación no es buena, porque no todos los pibes tienen oportunidades y demás. Todos los chistes que hacemos son en base a que algo falta. A partir de ahí nace la crítica”, cuenta Ruiz.

En sus guiones, se burlan de sí mismos y aprovechan lo que instala el sentido común (que quienes son de clase baja no quieren trabajar, tienen hijos por planes, roban o se drogan) para hacer una denuncia. “Antes los shows eran todos de Capital y no se hablaba de la delincuencia y la pobreza, no se hacían chistes de eso. Hoy se abrió mucho el panorama. Yo me levanto y hay pibes en la esquina con armas: bueno, con eso hay que hacer humor también. Hay que contar la realidad, tratar de hacer humor con eso y que a partir de ahí se analice”, observa Quilici. En ese sentido, Ruiz encuentra una función más al stand up villero: “Siempre dejo un espacio para que se ría el que no tiene de qué reírse. Por ahí es un chiste de algo que para un pibe es realmente una tragedia, pero por ahí se ríe y eso ya es un punto para mí, más allá de la denuncia y la exposición de los problemas”.

(Te puede interesar: La increíble historia del actor de “El Marginal” que salió de una villa)

Giro 360°. A los tres ex empleados de fábricas, desde que empezaron a hacer stand up, su vida les cambió completamente. Quilici y Ruiz se mudaron a Capital, dejaron sus trabajos y se fueron de los barrios. Matías sigue en su trabajo de siempre pero empezó a hacer teatro, donde denuncia las ausencias del Estado. “El stand up me llevó a cosas muy grandes. Me generó mucha satisfacción, me dio cierta personalidad. Llegué a la tele, hago teatro, hice una temporada en Mar del Plata y nos vinimos con un premio. Le debo todo al stand up, tanto en lo laboral como en lo artístico, que me dio mucho. No es una parte más en mi vida, es algo trascendental”, señaló a NOTICIAS.

Para Quilici también significó algo fundamental en su historia. Precursor de este movimiento, logró hacer de su pasión un trabajo y además, “descubrió algo que no sabía que tenía”: la escritura. Ahora, además de shows de stand up, escribe poemas que publica en “El freud de la villa”, el pseudónimo que empezó a usar para dar a conocer en las redes sus escritos.

(Te puede interesar: La serie de Tévez: Fuerte Apache en vivo)

“A mí antes me costaba mucho relacionarme con gente que no era de mi clase social porque tenía un prejuicio. El stand up me despojó de todo eso. Hizo que me desenvolviera, que me superara a mi mismo. Me sirvió para deconstruirme también porque cuando arranqué hacía un humor muy Nito Artaza, chistes con las travestis, unos chistes horribles. Después me arrepentí, digo: ¿qué onda con esto? Pero bueno, son etapas. También agarré los libros, empecé a leer de filosofía, política y eso me ayudó un montón”, cuenta.

Los tres comediantes celebran las oportunidades que les dieron los shows pero sin dejar de reivindicar el lugar de donde vienen. Porque, además de las posibilidades materiales que surgieron, el stand up fue la mejor herramienta que tuvieron para decir cosas que nadie escucharía.

Galería de imágenes

Delfina Tremouilleres

Delfina Tremouilleres

Periodista de Información General.

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario