Menú
Sociedad / 3 de septiembre de 2019

La serie de Tévez: Fuerte Apache en vivo

Netflix produjo la biopic del jugador con los vecinos del barrio como actores. La trastienda del casting y la convivencia en el set.

Por

Tevez
grabación. Carlos Tévez produjo la serie y participó en las filmaciones. Balthazar Murillo fue el elegido para interpretarlo y tuvo el visto bueno del jugador.

Hace siete años, cuando jugaba en el Manchester City, Carlos Tévez demostró algo: iba a llevar su barrio como bandera al lugar que fuera. Después de marcar un gol se sacó la camiseta del equipo inglés para exhibir un remera que decía “Fuerte Apache”. Ese laberinto de pasillos con torres fue esencial en la producción de la biopic que tiene al jugador como protagonista. Y no sólo como locación.

Los vecinos fueron una parte más de la megaproducción que llevaron a cabo Torneos, con Leonardo de Pinto a la cabeza; Israel Adrián Caetano –guionista y director–, y Netflix. Durante casi cinco meses, la gente del Barrio Ejército de los Andes les abrió la puerta a cámaras, actores y equipos de trabajo y se sumergió entre ellos para contar “Apache” con la mayor fidelidad posible. “Todo el tiempo teníamos contacto con los vecinos, ellos fueron parte. Estaban pendientes de lo que hacíamos, miraban las escenas, nos ayudaban, colaboraban. No tengo palabras para agradecerle a la gente de Fuerte Apache”, señaló a NOTICIAS Leonardo Di Pinto, productor de la serie.

Convivencia. Grabaciones de lunes a viernes, en horarios fluctuantes y jornadas extensas. De la mano de la familia de Tévez, se acordó que la serie se iba a rodar en “El Fuerte” y cámaras, luces y una multitud de personas pasarían a ser parte de la cotidianidad durante un largo tiempo. “Necesitabas un balde, te lo traían. Faltaba uno de los chicos que nos acompañaban a todos lados y venía un nene y te decía: ‘Yo los llevo, sé dónde es’”, recuerda Di Pinto. En las horas de rodaje surgían mates, charlas, asados y anécdotas entre los vecinos del barrio y los realizadores de la serie.

(Te puede interesar: Dos mujeres excluidas de la biopic de Monzón: amores en secreto)

“Nos costó más irnos del Fuerte que llegar. Los vínculos que se forman en el ambiente televisivo son intensos y a la vez breves, circunstanciales. La experiencia del Fuerte Apache fue muy linda”, cuenta a NOTICIAS Caetano. En ese ida y vuelta, Di Pinto terminó incluso en reuniones de consorcio del barrio: como agradecimiento se refaccionaron casas, canchas, ascensores y bombas de agua.

Tevez

Tampoco era nuestra misión ir a solucionar la vida del Fuerte Apache porque hay mucho por hacer. Pero dentro de lo que estaba a nuestro alcance tratábamos de colaborar. La principal mano que dimos fue el laburo. Muchos extras salieron de ahí. Cuando alquilábamos una locación la teníamos que devolver de la mejor forma posible y los contratábamos a ellos mismos para que hagan los arreglos”, explica Di Pinto.

Códigos. A mediados de 2018, la familia de Tévez planteó en el barrio que se grabaría una serie y no hubo conflictos pero sí advertencias: sólo podrían moverse dentro de la zona del Nudo 1, que es donde ellos viven. El hermano del jugador armó un equipo de seguridad con vecinos del lugar para que acompañen a actores y técnicos y el rodaje se desarrollara con tranquilidad.

(Te puede interesar: Sebastián Ortega, el dueño de la ficción en TV)

“Sucedieron cosas normales que pasan ahí adentro y que no porque estábamos rodando iban a dejar de pasar. Terminábamos temprano los viernes porque a la tarde empiezan determinadas situaciones. Se dieron cuestiones de códigos del lugar: a una escena con balas de fogeo que hacíamos nosotros, a los diez minutos nos respondían de muy lejos con tiros de verdad, como marca de territorio”, señala Di Pinto. Aunque ellos se adapataron a los códigos y formas del barrio, los vecinos los “adoptaron” a ellos, según contaron Balthazar Murillo –quien interpreta a Tévez– y Alberto Ajaka –que hace su padre–.

Tevez
ESTRELLA. Balthazar Murillo fue elegido por su parecido con Tévez y su talento para interpretarlo.

De cara al mundial ‘78, los habitantes de las villas de Retiro fueron expulsados y albergados pero también abandonados ahí. Ese origen, de desterrados, marca una particularidad muy clara en Fuerte Apache: no llegan por motu proprio, es una promesa de futuro a medias. Los dejan y que se arreglen. Y así se arreglaron: solos, forjando sus propias leyes y reglas de esa comunidad”, señala Caetano.

Rodaje. Los habitantes no sólo participaron abriendo las puertas de su casa, sino que también varios actuaron para la serie. Verónica Souto, jefa de casting, recorrió el barrio y escuelas para conocer a chicos que quisieran actuar. La primera de las tres veces que casteó en el Fuerte hubo 50 chicos. Con la ayuda de la directora de la escuela media N° 7 y un referente del vecindario, se acercaron más.

(Te puede interesar: Los increíbles socios de Daniel Hadad: de la basura a Netflix)

“Fueron muy generosos. Necesitaba el boca a boca de los que son referentes en el barrio para que los pibes confiaran y se acercaran. Al principio costaba que vengan, pero después todos querían actuar. Cuando empezaron a filmar estaban re entusiasmados”, cuenta Souto a NOTICIAS.

El nexo, una vez finalizadas las grabaciones, siguió siendo la familia de Tévez: a través de ellos, los productores recibieron agradecimientos de la gente del barrio. Di Pinto piensa en volver, pero por ahora sólo para saludar: “Es muy prematuro hablar de segunda temporada todavía”, concluye.