Martes 17 de mayo, 2022

SOCIEDAD | 12-06-2020 19:57

El represor Sánchez Zinny acusó por falso testimonio a una testigo clave en su causa

Se trata de Bárbara García, quien lo identificó en una rueda de reconocimiento como el secuestrador de su madre. La Justicia rechazó dos veces su pedido pero él insiste.

"Basta mamá, ¿cuándo te van a dejar en paz? ¿Nunca vas a poder vivir tranquila?", le preguntó a Bárbara García uno de sus hijos al enterarse de la nueva disputa judicial que está viviendo. Martín Sánchez Zinny, un represor partícipe de la dictadura de 1976 al que ella denunció como responsable de la desaparición de su madre, la acusa de falso testimonio.

Ella también siente el hartazgo. A los nueve años vio cómo un grupo integrado por efectivos del Regimiento de Infantería N° 6 de Mercedes se llevaban a su mamá, Rocío Ángela Martínez Borbolla -quien continúa desaparecida-. Durante cuarenta años luchó por encontrarla y en 2018 identificó en una rueda de reconocimiento al responsable de la desaparición de su madre. Entre 500 fotos, eligió tres: todas eran de Sánchez Zinny, quien está detenido en la acusado de formar parte de un grupo de tareas responsable de 37 desapariciones.

Ahora el ex militar, bajo representación de los abogados Ricardo Saint Jean y María Laura Olea, quiere imputarla por falso testimonio. Luego de que el juez Rodolfo Canicoba Corral rechazara la acusación, apelaron y la petición se elevó a la Cámara Federal, que también dictó el sobreseimiento de García. El viernes 5 de junio llegó a Casación Penal. Allí tienen que fijar una fecha de audiencia y tomar una decisión. Si vuelven a confirmar el sobreseimiento de García, Saint Jean y Olea acudirán a la Corte Suprema.

“El otro día por primera vez, porque a mí siempre me dicen que soy re fuerte, y que cómo hago, me quebré, lloré, me temblaban las piernas. Sigo llorando. Pienso: basta, ¿qué es lo que quiere lograr este tipo? ¿Hacerme que me arrepienta? No, no me arrepiento”, cuenta Bárbara García a NOTICIAS. En la última semana pasó sus días angustiada por tener que sobrellevar otro trajín judicial, en el que la acusan. “Me preocupa que esta gente siempre se movió en un lobby jurídico importante, poderoso”, agrega.

Pablo Llonto, abogado de García, explica: “Se sabía hacía varios años que Sánchez Zinny había sido miembro de los grupos de tarea del regimiento de Mercedes por declaraciones de conscriptos. El nombre estaba difundido, entonces ellos objetan eso: que ya se sabía el nombre antes del reconocimiento de fotos. Pero en el reconocimiento no aparecen con nombre las fotografías”. Saint Jean habló con esta revista para explicar el motivo de la denuncia de Sánchez Zinny. “Nosotros entendemos que está absolutamente probado el falso testimonio de Bárbara García. Ella y su hermano Camilo confesaron extrajudicialmente que ya sabían quién era Sánchez Zinny”, señala.

La pelea judicial. Aunque en general las causas por falso testimonio aparecen una vez que hay una sentencia y alguno de los jueces del tribunal duda sobre las declaraciones, en este caso surgió la objeción durante la investigación. Si bien esto no pospone el juicio oral que dictaminará la culpabilidad o no de Sánchez Zinny, y en el que faltan pocas cuestiones para determinar una fecha -es probable que sea en el segundo semestre del 2020 o a comienzos del 2021-, Llonto cree que hay una intención de amedrentar y silenciar a los sobrevivientes.

“Están decididos a ponerla nerviosa, en una situación terrible, porque es una típica maniobra de las que se busca muchas veces en las causas, mucho más en las de lesa humanidad. La palabra de las víctimas es decisiva. En el Juicio a las Juntas la Cámara Federal dijo que en estos juicios el valor central de la prueba era la palabra del testigo, así que hace 40 años estamos acostumbrados a trabajar con la voz de los sobrevivientes”, señala a NOTICIAS.

No es la primera vez que García se siente así. Meses después de que reconoció a Sánchez Zinny en los tribunales, le otorgaron la prisión preventiva al ex militar. Durante dos años se la pasó mudándose por el miedo. Saint Jean insiste en poner en duda la palabra de García, y considera que “hay un plan sostenido por organizaciones de derechos humanos para acusar a Sánchez Zinny”. Pero, ¿por qué lo elegirían a él y no a cualquier otro? Saint Jean responde: “Esa es la gran duda que tenemos. No sabemos el motivo. Si es porque él es un escritor, y lo han visto y han seguido los libros de él y por eso lo han imputado. No lo sabemos exactamente, hay un propósito, desde ya. Pero ahí está escondido, en las organizaciones querellantes de DDHH”.

Apoyo. Desde que se conoció la denuncia a García, se contactaron con ella desde varios lugares y organizaciones para acompañarla. Analía Kalinec, hija de un represor, escribió un comunicado para solidarizarse por la “persecución judicial que está padeciendo”. “Un patrón de conducta de los represores son los métodos de manipulación emocional y tergiversación  que hacen de la verdad como beneficio personal. La denuncia por falso testimonio que el represor Sánchez Zinny interpone frente a Bárbara puede ser pensada como modo de victimización del propio represor -por más ridículo y absurdo que parezca-”, relató.

Desde hace una semana, García está con apoyo psicológico brindado por el Centro Ulloa, un centro de ayuda a víctimas de crímenes de lesa humanidad. “No hay un solo día de mi vida que yo no piense en que todavía no se hizo justicia por mi madre, no hay un solo día que no piense en ella, no hay un solo día que no mire sus fotos. No existe ese día en que me haya olvidado. Mi lucha es diaria y llevo más de 44 años esperando para poder hacer justicia, para poder saber dónde está su cuerpo enterrado”, concluye.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Delfina Tremouilleres

Delfina Tremouilleres

Periodista de Información General.

Comentarios