Friday 12 de April, 2024

SOCIEDAD | 01-04-2024 07:29

Final archivado: el misterio Natacha Jaitt 

Pese a que se archivó la causa que investigaba si fue asesinada, siguen las dudas. Sus increíbles predicciones.

Como si fuera una Nostradamus contemporánea, Natacha Jaitt en sus últimos años fue anticipando uno por uno, muchos de los escándalos que sacudieron a la opinión pública argentina. Su cuenta de Twitter era un verdadero juzgado virtual donde ella denunciaba y casi nadie creía. Escribió sobre la red de pedofilia que salpicaba a Telefe y muchos años después se descubrió el caso de Marcelo Corazza; mencionó los desfalcos que hacían Martín Insaurralde y Jéssica Cirio y hasta profetizó su propia muerte el 5 de abril de 2018 con un recordado tuit que decía, “no me voy a suicidar, no me voy a pasar de merca…”.

Meses después, más precisamente el 23 de febrero de 2019, la modelo apareció muerta, luego de una reunión laboral a la que asistió junto a su amigo Raúl Velaztiqui Duarte con el empresario Gonzalo Rigoni, a quienes ambos conocieron esa misma noche en el salón de fiestas Xanadú, de la localidad bonaerense de Villa La Ñata, Tigre.

Tras su muerte, se comenzó una investigación que llegó hasta la semana pasada cuando la Justicia de San Isidro, a través de los fiscales Martín Otero y Lida Osores Soler decidieron archivar la causa por asegurar que no existió intervención de un tercero. El resultado de la autopsia detallaba que la modelo de 41 años murió por una "falla multiorgánica” que derivó en un colapso cardiorrespiratorio. El análisis también informó que su cuerpo no presentaba signos de agresión, ni defensa, como tampoco rasgos de violación. Se identificaron rastros de cocaína en sus fosas nasales aunque la hipótesis de una sobredosis fue descartada.

Natacha Jaitt

Indignación 

Consultado por NOTICIAS, su hermano Ulises Jaitt expresó su enojo por el accionar de la Fiscalía General de San Isidro: “El informe de la médica legista dice que no condice los estudios de la autopsia donde informa que su corazón tiene cardiopatías crónicas con estudios suyos de 90 días antes, en los que no figuraba ninguna cardiopatía. Ese estudio está firmado por un cardiólogo del hospital de Tornú, o sea que es oficial”. Profundizando en el área científica, agregó: “La misma médica dice que se le encontró abundante cocaína en las fosas nasales, compatible con una inhalación involuntaria, es decir, una vez inconsciente le pusieron más para que al respirar continúe inhalando hasta morir. Pero la autopsia dice que ´es poco verosímil que a Jaitt le hayan puesto cocaína en un estado de inconsciencia´. Mientras mi médica dice que la cantidad encontrada solo pudo ser puesta”.

Todas las miradas del caso apuntan a la figura de Gonzalo Rigoni, el hombre que vio por última vez con vida a Natacha Jaitt. Raúl Velaztiqui Duarte, quien presenció la reunión con el empresario en cuestión habló con NOTICIAS: “No hubo un complot para matar a Natacha porque nosotros fuimos a una reunión con una persona a la que no conocíamos. Pero allí nos enteramos que en ese lugar justo antes se había realizado una fiesta con actos de proxenitismo y drogas, delitos federales que la Justicia nunca se dignó a investigar”. Sobre este blanco judicial, el ex abogado de Natacha, Alejandro Cipolla, en comunicación con NOTICIAS afirma: “Nunca entendí por qué Rigoni no quedó imputado. Todo estuvo mal en esa causa, desde las pericias del lugar que fueron posteriormente modificadas hasta ignorar la participación de varios de los presentes en el hecho”.

Rigoni

Apuntado

Según los cercanos a la mediática, la Justicia desistió investigar a Gonzalo Rigoni y poner la lupa en el propio Velaztiqui Duarte por falso testimonio pero fue rápidamente absuelto. El propio Velaztiqui recuerda: “Yo estuve ahí esperando a la Policía y a la ambulancia unos cuantos minutos. Lo extraño fue que primero llegó la Policía, la revisaron y una vez que uno de los oficiales dijo por handy “está óbito”, inmediatamente llega la ambulancia. ¿Se entiende lo que quiero decir?”. Por su parte, Ulises Jaitt es directo con su creencia: “Con mis abogados pedimos que investiguen a Rigoni y nada. Yo estoy convencido de que fue él, pero a la Justicia no le generó ni una sospecha. Alteró la escena del crimen llevándose la botella de la habitación y se llevó tres copas cuando ellos eran dos. Entonces qué había en la tercera copa”.

Gonzalo Rigoni (50) es empresario, dueño del salón de eventos Xanadú y tiene una empresa llamada Conoflex que provee al Estado argentino conos flexibles amarillos. Sobre su persona apuntan todos los cañones del hermano de Natacha: “Junto a mi abogado Yamil Castro Bianchi vamos a armar un equipo de abogados porque estamos peleando contra fantasmas y reabriremos la causa en otra jurisdicción porque sino sería volver a la boca del lobo. Rigoni es muy peligroso, tiene contactos en todo el país y por lo visto los utilizó porque es ilógico que ni siquiera lo hayan investigado. Lo que pasa es que si lo detienen y habla tiene que contar quién fue el autor intelectual y ahí sí se pudre todo”. Cabe destacar que tras declarar durante esa fatídica noche del deceso de la mediática en la UFI de Benavidez a cargo del doctor Sebastián Fittipaldi, Rigoni quedó libre de culpa y cargo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Mariano Casas Di Nardo

Mariano Casas Di Nardo

Comentarios