Saturday 20 de April, 2024

SOCIEDAD | 24-03-2024 07:42

Kate Middleton: el desenlace menos esperado

La princesa de Gales confirmó que tiene cáncer y está recibiendo quimioterapia.

Si todo lo que le sucede a la realeza británica en la realidad estuviese concentrado en un solo guion cinematográfico, sin duda el director en cuestión prescindiría de los servicios del guionista por exagerado.

Un mismo capítulo no puede tener al rey con cáncer, a la esposa del heredero de la Corona desaparecida por más de 60 días tras una operación abdominal y al otro príncipe junto a su esposa viviendo en Estados Unidos. Y a pesar de que es demasiado, hay que agregarle un mundo de especulaciones que gira en torno a dos amantes claves en sus roles, un suicidio y hasta desinteligencias artificiales. Aunque parezca el spin off de “The Crow”, lo cierto que la biopic en tiempo real de Kate Middleton supera lo imaginado. Sobre todo si al final de la historia, “el continuará”, es con un video de la propia protagonista confirmando que tiene cáncer y que inició un tratamiento preventivo con quimioterapia. Triste y doloroso.

Cronología. Todo comenzó a principios de enero cuando el anuncio oficial comunicó que la princesa Kate Middleton (42) suspendía sus actividades de invierno para someterse a una cirugía abdominal. Así, la Corona informaba que la esposa de William sería internada el 16 de enero en la exclusiva The London Clinic, que al día siguiente se le realizaría la intervención quirúrgica y que recién el 17 de abril, luego del festejo de Pascuas, volvería a mostrarse en público. Hasta aquí, todos datos fríos que no hacían vender ni un periódico de más.

Por ello fue que todo tipo de rumores comenzaron a circular basados en la nula información que había sobre la recuperación de Kate, sobre todo luego que el 5 de febrero se revelara públicamente que el rey Carlos III padecía cáncer. Como si fuese un virus, las teorías conspirativas emergieron de las redes, donde se dijo que la princesa también padecía esa enfermedad y que habían querido instalar el concepto para que no fuera tan brutal la información cuando saliese a la luz. Hoy esta conjetura fue la que más se aproximó a la realidad. Sin embargo, los más extremistas decían que había fallecido o que le habían quitado el útero, incluso que su desaparición física de los medios se debía a que no tenía pelo o estaba hinchada. Y como remate a tanta voracidad mediática, el 18 de febrero, William asistió a los premios BAFTA de cine en soledad, aumentando las sospechas de que se mostraba solo porque así será su destino ya sin la bella Kate.

Una voz autorizada sobre el sofisticado mundo de la realeza es la del periodista Rodolfo Vera Calderón, quien describía el cuadro de situación en base a su experiencia: “Kate no es una jefa de Estado ni la heredera del trono, por lo tanto su salud no suponía la obligación de ser informada por parte de la Casa Real. Igualmente, tampoco tienen la obligación de dar información de ninguno de sus integrantes por más jerarquía que tengan. Si no deberíamos remontarnos a Isabel II, de quien nunca se supo de qué murió”.

Estrategia fallida. Para acallar las voces, la Corona aprovechó el Día de la Madre en el Reino Unido, el 10 de marzo, para publicar una foto de la propia Kate Middleton junto a sus tres hijos. Con tal imagen, saludaban a las madres de la región y mostraban el saludable estado de la princesa. Sin embargo, la foto fue inspeccionada con lupa y en la web concluyeron en que había sido editada y que no mostraba la realidad, ya que, entre los errores de edición, a Kate se la veía sin su anillo de boda, y no porque quisiera comunicarse que estaba separada.

Vera Calderón aclara: "Todas las fotos de la realeza son editadas. En la tarjeta de Navidad de los Reyes de España del 2005, todos los niños fueron incluidos con Photoshop. Y desde los años 50, las fotos oficiales son editadas. Aquí el problema fue que las agencias no pudieron hacer caja con la foto porque salió publicada en el sitio oficial. Si se la hubiesen dado a la agencia de prensa, nada de esto hubiese generado impacto”.

Ante una opinión pública convulsionada, la misma Kate, Catalina para los de habla hispana, salió a explicar que la edición la hizo ella misma y, al no ser una experta, tuvo equivocaciones, como recortar una manga, quitar una cremallera o superponer pelo.

“El error fue que Kate rompió un código basal de la reina Isabel II que decía 'Never complain, never explain' (nunca te quejes, nunca expliques). Y Kate hizo todo lo contrario, salió a explicar por qué lo hizo y se quejó de que era una mala editora. Ahí cayó en la trampa que los medios le pusieron, habló. Entonces todos se preguntan: por qué responde a esto y no sobre su salud”. reflexiona Vera Calderón.

Las idas y vueltas de conjeturas no terminaron ahí. En los últimos días volvieron a tomar fuerza los rumores de las respectivas infidelidades entre Kate y William. Mientras al príncipe se lo continúa vinculando con Rose Hambury, marquesa de Cholmondeley y amiga íntima de la pareja real, a Kate la unieron a Thomas Kingston, marido de Lady Gabriella Windsor, quien fue hallado muerto el 25 de febrero, a los 45 años, con un disparo en la cabeza. A pesar de que la Casa Real no reconoció el suicidio, las especulaciones sobre una depresión a causa de la imposibilidad de concretar su amor por Kate salieron a relucir en todas las redes sociales.

Luego de semanas de vértigo real, apareció un video de Kate y William volviendo de comprar alimentos de un local de comida. Vera Calderón concluía: “Es un video dudoso. Si fuera verdadero, las personas que están alrededor estarían sorprendidas por ver a la pareja más buscada del momento pero lo cierto es que están todos en la suya. No digo que sea falso, pero es viejo o es actuado. Y si es actuado, está mal actuado”.

Terminadas las teorías conspirativas y las especulaciones mediáticas, Kate reapareció en persona para dar la peor noticia, que tiene cáncer y está recibiendo quimioterapia para revertir su enfermedad. Ahora habrá que esperar si los medios del mundo la dejan tranquila o comienza un asedio que le agregará más nerviosismo a su pesar.

Galería de imágenes

En esta Nota

Mariano Casas Di Nardo

Mariano Casas Di Nardo

Comentarios