Martes 29 de septiembre, 2020

SOCIEDAD | 08-09-2020 12:04

María Soledad Morales: La herida que no cierra

En un nuevo aniversario de su muerte, los actos que la recuerdan. Por qué es un símbolo de los femicidios en aumento.

Treinta años después del asesinato de María Soledad Morales, su muerte es un símbolo de la larga lista de femicidios que conmueven al país. Hoy, en las redes sociales, organizaciones de derechos humanos y en contra de la violencia de género, recordaron el aniversario y consideraron a este crimen como un caso ejemplar de la constante amenaza que pesa sobre las mujeres en la Argentina, sin encontrar acciones efectivas para enfrentarla.

La agrupación Periodistas Argentinas impulsa para hoy una acción en las escalinatas de Tribunales: encender una vela por la memoria de María Soledad y todas las víctimas de femicidios y travesticidios con las frases “No las olvidamos, no los perdonamos. El Poder Judicial es cómplice. El Estado es responsable”, como leiv motiv.

Durante todo la semana, en Catamarca, se sucederán eventos que reflexionarán sobre el asesinato, empezando por una misa en memoria de María Soledad.

La red Infancia Robada, que coordina la hermana Marta Pelloni, presentará el documental “El camino del silencio”.

El jueves 10 de septiembre, esta misma red, debatirá sobre la violencia de género en el panel "30 Años del Femicidio de María Soledad Morales: Jornada de sensibilización y fortalecimiento institucional frente a la prevención de la violencia de género, abuso sexual de niños/as y adolescentes", del que participarán María Leonor Acuña y Lourdes Molina, Coordinadora Nacional de la Red Infancia Robada.

Las cifras de femicidios durante la pandemia son escalofriantes. Según el Observatorio “Lucía Pérez” de Violencia Patriarcal, se han cometido 192 asesinatos de mujeres en lo que va del 2020, al que se le suman 62 travesticidios.

Ana Rizzardo, la madre de María Soledad Morales, declaró hace pocos días: “Todos los que la lastimaron, la violaron, la golpearon, tendrían que haber pagado, pero no lo hicieron”. El cruel asesinato que tuvo lugar hace 30 años prueba que, cuando no hay justicia plena, el crimen se multiplica, se repite y es una herida abierta que nunca cierra.

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios