Martes 27 de octubre, 2020

SOCIEDAD | 30-09-2020 18:45

Quino y su posición política: qué pensaba el creador de Mafalda

Se definía como socialista y lo obsesionaba la relación entre los débiles y los poderosos. Mala relación con Fidel Castro, rechazo al uso proselitista de sus personajes y su posición sobre el aborto.

Apenas se conoció la noticia de la muerte de Quino, las redes se llenaron de historietas y de imágenes de Mafalda, el personaje que lo consagró como uno de los artistas más populares de la Argentina. Sin embargo, aquella niña contestataria que se animaba a hacer todo tipo de preguntas no fue una creación aislada de Joaquín Lavado -su verdadero nombre-. A lo largo de toda su trayectoria, el dibujante llevó a su trabajo su mirada sobre el mundo. Y, según él mismo contó, uno de los temas que siempre lo obsesionó fue “la relación entre los débiles y los poderosos”.

Hijo de inmigrantes andaluces, Quino siempre contó que en su casa se respiraba política, hablaba de sus padres socialistas y de su abuela comunista. En una extensa entrevista que le dio Quino a Mónica Maristain en 2004, para Página/12, el dibujante habló acerca de sus acalorados debates con Héctor Oesterheld o con Caloi: “En ese caso nos divide la política, porque él es peronista fanático, pero llegamos a un acuerdo gracias a mi mujer, que puso límites y nos prohibió hablar de política. Nosotros respetamos ese acuerdo y nos llevamos muy bien”, contó.

A la hora de definirse, Quino se reconocía a sí mismo como socialista: “El capitalismo también se va a ir al carajo. Esto no puede continuar así. Yo lo que espero es que a la larga se intente otra forma de socialismo. No igual al que ya fue, pero para mí sigue siendo el mejor sistema de gobierno”, declaró en aquella ocasión. La última pregunta de la entrevista fue si “morirá siendo socialista”: “Sí, por supuesto. Esa es la mejor forma de gobierno que concibo, es el mejor sistema. Apenas tuvo 70 años para expresar y es probable que estuviera mal aplicado. Si pensamos que al cristianismo le llevó tres siglos imponerse, ¿por qué no podemos pensar que el socialismo regresará y finalmente podremos vivir en un sistema más justo y más humano para todos?”, respondió.

En aquel reportaje, además, habló de su mala relación con Fidel Castro. En dos tiras de Mafalda, Quino había hablado del líder cubano y, según supo, no le cayó muy bien y en una visita a la isla le pidieron explicaciones. “En una recepción oficial a la que fui invitado, yo me había tomado dos mojitos enormes antes de que llegara el Comandante. La cosa es que cuando llegó, luego de que él me preguntara el consabido '¿Chico, quién tú eres?', le dije: 'Comandante, me han dicho algunos colegas que en Cuba no se pueden hacer caricaturas sobre usted'. Fidel me contestó: '¿Yo he dicho eso? ¿Alguien me ha sentido alguna vez decir eso? Tú hazme todas las caricaturas que quieras'. Y pegándome con el dedo en el pecho, me aclaró: 'Siempre que no me hagas contrarrevolución porque si no te tengo que poner preso'. Claro, nunca entendí qué es hacer contrarrevolución".

En una entrevista con Rep, Quino contó que lo peor que le sucedió con sus dibujos fue durante la última dictadura militar. En marzo de 1976 decidió autoexiliarse y, meses más tarde, se produjo la llamada “Masacre de San Patricio”, en la que cinco religiosos palotinos fueron acribillados en una iglesia en el barrio de Belgrano. El grupo de tareas que los mató colocó al lado de uno de los cadáveres una de las viñetas más conocidas de Mafalda, en la que señala al bastón de un policía y afirma: “¿Ven? Este es el palito de abollar ideologías”.

Campañas. Quino no permitió que se utilizaran las imágenes de sus personajes para ningún tipo de mensaje comercial. Incluso, llegó a contar que rechazó un ofrecimiento de Shell, que quería imprimir libros de Mafalda para entregar en las estaciones de servicio o de la marca de caldos Maggi, que intentó negociar los derechos. “¿Cómo un personaje que vive despotricando contra las multinacionales se va a quemar de esa manera?”, dijo sobre su rechazo.

Sin embargo, no fueron solo las empresas privadas las que quisieron utilizar el nombre de Mafalda a su favor. En la campaña del 2005 para las elecciones legislativas, el entonces candidato a diputado por el Partido Justicialista de La Plata, Pablo Bruera, distribuyó volantes con el dibujo para criticar a la gestión del entonces intendente, Julio Alak. "Es indignante. No sólo porque se utiliza mi personaje sin pedir autorización, sino porque además puede que algunos de los vecinos de La Plata piensen que yo estoy apoyando a este señor, cuando ni siquiera lo conozco", declaró Quino.

En 1999, en Bariloche, un candidato a intendente de apellido crea utilizó a su personaje para hacer su campaña. La respuesta de Quino fue contundente: envió a los diarios del sur una caricatura de Mafalda que decía “No crea en Crea”.

Una de las últimas veces en las que el dibujante tuvo que despegarse de quienes utilizaban a sus personajes fue durante la campaña por la legalización del aborto. A mediados del 2018 se viralizó en redes una imagen de Mafalda con un pañuelo celeste. Quino entonces decidió sacar un comunicado.

“Se han difundido imágenes de Mafalda con el pañuelo azul que simboliza la oposición a la ley de interrupción voluntaria del embarazo. No la he autorizado, no refleja mi posición y solicito sea removida. Siempre he acompañado las causas de derechos humanos en general, y la de los derechos humanos de las mujeres en particular, a quienes les deseo suerte en sus reivindicaciones”, escribió.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios