Jueves 3 de diciembre, 2020

SOCIEDAD | 20-11-2020 14:17

Violencia de género: cuáles son las expresiones más usadas contra las mujeres

Un equipo de lingüistas de la aplicación Babbel analizó qué frases aparecen con más frecuencia en la violencia verbal machista.

En los últimos años, la visibilización de la violencia de género puso sobre la mesa que, detrás de los femicidios, se esconde una serie de micromachismos que son los primeros signos de una relación abusiva. 

Entre ellas, uno de los que más aparece es el modo de usar el lenguaje. En ese sentido, para visibilizar los peligros de la violencia verbal, un equipo de lingüistas de la aplicación Babbel, utilizada para aprender idiomas, realizó un análisis para conocer cuáles son las expresiones más comunes utilizadas por los hombres violentos hacia sus parejas.

El estudio contó con testimonios recogidos en Argentina y alrededor del mundo, y clasificaron las expresiones en cuatro grupos, según en qué aspecto afectan a las mujeres.

Los resultados

En primer lugar encontraron distintas expresiones que designan a la mujer como un objeto o posesión, y que intentar pasar como amor o halagos cuando en realidad tienen la intención de tener control sobre la otra persona. Las que destacan como más frecuentes son: “Sos mía, de nadie más”, “Si no estás conmigo, no estás con nadie” y “Calladita te ves más bonita” o similares, que buscan silenciar a las mujeres. 

Por otra parte, agruparon frases que degradan la autoestima de la mujer y/o le impiden creer que puede valerse por sí misma, dificultando aún más que pueda salir de la relación. Entre ellas están:  “Nadie te va a creer”, que muchas veces incrementa el miedo a denunciar,  “Acá se hace lo que digo yo”,  “Yo te voy a cuidar” y “Con ese carácter, nadie te va a aguantar”.

En un sentido similar, aparecen expresiones que ubican a la víctima como responsable del maltrato y borran los actos del agresor. Las más frecuentes son: “Mirá cómo me ponés”, “Vos te lo buscaste”, “Se lo buscó por andar vestida así”,  “¿Por qué no contestabas el celular?”. Tienen la intención de justificar el accionar del hombre violento, culpabilizando a la mujer.

Por último, surgen las amenazas como “Si me dejás, me/te mato” o “No voy a permitir que estés con otra persona”. El miedo a morir o para proteger a sus seres queridos, son algunos de los motivos más frecuentes por los cuales muchas mujeres evitan denunciar a sus agresores.

La doctora en Lingüística Rita Santoyo Venegas, experta del departamento de Didáctica de Babbel, explica: “La palabra tiene un gran poder, y lamentablemente hay muchas expresiones cotidianas que confirman el sesgo subconsciente de que los hombres son intelectual, física y moralmente superiores a las mujeres, imponiéndoles a ellas reglas y erosionando su libertad y autoconfianza”.

Problemática mundial

En todos los países que participaron del estudio se encontraron muchas similitudes en cómo los hombres violentos hablan a sus parejas. Pero también palabras o expresiones que aparecen en otros ámbitos de la cotidianeidad, muchas veces refuerzan prejuicios y estereotipos, justifican comportamientos agresivos o pueden humillar a las mujeres.

En ese sentido, según estadísticas del primer trimestre de 2020 de la Oficina de Violencia Doméstica, las violencias más observadas dentro de las denuncias que recibieron fueron de tipo psicológica (98%), que está fuertemente vinculada a lo verbal.

Además, en Argentina, distintas encuestas indican que el 100% de las mujeres sufrió acoso callejero al menos una vez en su vida. Asimismo, el 70% recibió comentarios sobre su apariencia.

Frente a esto, desde Babbel invitan a que, durante el mes de noviembre, las mujeres compartan en redes sociales las frases machistas de las que hayan sido testigos con el hashtag #LaViolenciaEmpiezaEnLasPalabras. 

“La violencia empieza en las palabras. Es tiempo de dirigir nuestra atención hacia el discurso que refuerza muchas veces los prejuicios de una sociedad patriarcal. Expresiones como las manifestadas son los primeros signos que determinan una relación abusiva y deben encender una luz de alerta en las personas para prevenir hechos más graves”, concluye Santoyo Venegas.

por R.N.

Galería de imágenes

Comentarios