Saturday 20 de April, 2024

MUNDO | 14-06-2023 10:13

Cuál es el único restaurante del mundo que ofrece carne cultivada

La proteína creada en laboratorio es uno de los componentes más caros en procesar. En la actualidad, solo un chef en todo el planeta ofrece ese ingrediente en el menú.

La frase “parece pollo, huele a pollo y sabe a pollo, pero no es pollo”, recobra sentido cuando hablamos del fenómeno de la carne cultivada. Desde que se presentó en Londres en 2013, la primera hamburguesa cultivada en laboratorio, decenas de compañías de todo el mundo se han unido a la carrera para comercializar carne cultivada a precios razonables.

En ese momento, la creación del emparedado costó nada menos que 330.000 de dólares. Por ese motivo, se están invirtiendo miles de millones de dólares en mejorar y afianzar esta industria pero, pasado una década de aquella presentación, hay grandes interrogantes sobre su viabilidad a largo plazo.

Por otro lado, solo existe un espacio gastronómico en todo el planeta que ofrece un plato con esas características: Huber's Butchery and Bistro en Singapur.  El local asiático es el único restaurante en el mundo que ofrece "carne cultivada" en el menú.

Huber's Butchery and Bistro en Singapur.

A diferencia de los sustitutos a base de plantas, la carne cultivada es literalmente carne. El proceso consiste en extraer células de un animal, que luego se alimentan con nutrientes como proteínas, azúcares y grasas en laboratorio. Posteriormente, se permite que las células se dividan y crezcan, antes de colocarlas en un gran biorreactor de acero, que actúa como un tanque de fermentación. Tras semanas, el material se “cosecha” del biorreactor y se le añade proteína vegetal. Luego se moldea, se cuece para darle la forma y textura necesarias.

El proveedor y creador de la carne, la empresa Eat Just, con sede en California, asegura que su producto logra ser ético, limpio y ecológico, sin sacrificar el sabor. “La carne cultivada es carne real, pero no tienes que sacrificar un animal”, afirmo Josh Tetrick, director ejecutivo de Eat Just, quien habló con la BBC desde San Francisco y agregó: “Esta forma de comer tiene sentido para el futuro”. En ese aspecto, los comentarios de los clientes han sido “fenomenales”, aseguró el dueño del restaurante oriental.

Eat Just

Hasta ahora, solo Eat Just ha logrado que su producto sea aprobado para la venta al público luego de que los reguladores en Singapur, el único país del mundo que permite la venta de carne cultivada en laboratorio, dieran luz verde a su pollo en diciembre de 2020. Esa asociación se mantuvo por meses y este año Huber's comenzó a ofrecer un sándwich de pollo y un plato de pasta con pollo al público en general, aunque solo una vez a la semana.

“Es carne, ¡es perfecta!”, comentó, al portal británico, una estudiante italiana que probó el pollo cultivado. Su única objeción fue que se sirva el pollo con pasta, lo que normalmente no sucede en Italia. Otro comensal de Singapur dijo sentirse sorprendido de que el pollo cultivado se pareciera tanto a la carne real. “Es legítimo”, afirmó y añadió: “No sabría de dónde vino. Mi única preocupación sería el costo”.

El plato de pasta con pollo tiene un costo de casi 13 dólares, pero no se relaciona con el costo de producir este tipo de carne. Eat Just no confirmó cuánto gasta en hacer su pollo cultivado al medio europeo, pero en este momento la capacidad de producción de la compañía es de 3 kg por semana para Singapur. Cuando se compara eso con los 4.000 a 5.000 kg de pollo convencional que se vende en el mismo restaurante, se tiene una idea de la escala de la tarea que la empresa debe llevar por delante.

Huber's Butchery and Bistro en Singapur.

“Hacer carne de esta manera es necesario y muy incierto”, sostuvo el directivo de Eat Just y aclaró: “No es sencillo. Es complicado. Es algo que no está garantizado y es posible que no funcione. Pero la otra opción para nosotros sería no hacer nada. Así que decidimos apostar e intentarlo”. Muchos inversores han decidido hacer esa misma apuesta. Se estima que en lo que va de este año se invirtieron 2.800 millones de dólares en el desarrollo de carne cultivada.

Sin embargo, si tratar que la carne cultivada se convierta en algo más que una alternativa de nicho para los ricos en el mundo desarrollado, va a depender de las inversiones de empresas privadas, puede que no sea suficiente. Los gobiernos, señaló Tetrick, necesitarán invertir “una cantidad significativa de dinero público” en la carne cultivada para que pueda competir con la carne convencional. Por el momento, ningún país fuera de Singapur ha autorizado la venta de carne cultivada, y mucho menos se han comprometido con inversiones importantes.

por R.N.

Galería de imágenes

Comentarios