Jueves 15 de abril, 2021

MUNDO | 08-03-2021 14:44

La princesa saudí y un eterno pedido de ayuda

Seguidores de Basmah han pedido al Gobierno del Reino Unido que exija su liberación.

Este lunes 1 de marzo seguidores de la princesa saudí Basmah bint Saud, encarcelada junto a su hija hace casi dos años en Arabia Saudita, han solicitado la ayuda del Reino Unido para exigir su inmediata liberación, ya que ambas también poseen nacionalidad de la Commonwealth británica. La princesa Basmah es una conocida miembro del ala reformista dentro de la casa real saudí, y activista por los derechos humanos (DD.HH). Estas detenciones de la princesa Basmah y de su hija producidas sin cargos formales de la justicia de ese país, han sido denunciadas como acciones despóticas ordenadas por el príncipe heredero Mohamed bin Salmán. El pedido internacional de liberación de Basmah, pareciera abrir un nuevo capítulo de presiones diplomáticas internacionales por la violación de los DD. HH en Arabia Saudita.

Prisión sorpresiva

En marzo del 2019 la princesa Basmah junto a su hija Souhoud Al-Sharif se dirigieron a tomar un vuelo en el aeropuerto de la ciudad saudí de Yeda, el avión se encontraba listo para despegar a Suiza. Destino donde Basmah buscaba realizarse un tratamiento médico por el problema cardiaco que sufre desde hace años. Pero al llegar al aeropuerto madre e hija fueron detenidas en el lugar mientras que al mismo tiempo hombres armados registraban su casa en Yeda. Basmah y Souhoud fueron llevadas a la prisión de máxima seguridad de Al Ha’ir, lugar denunciado internacionalmente por practicar métodos de tortura sobre sus reclusos.

Al llegar al aeropuerto, madre e hija fueron detenidas.

La detención de Basmah se filtro afuera de Arabia Saudita a fines del 2019, sin embargo, el gobierno saudí mantuvo silencio como suele ser en estas situaciones. Pero el caso volvió a tomar relevancia en abril de 2020, cuando se publicó mediante las redes sociales de Basmah el pedido de revisión de su caso, debido a que se encontraba en un estado de salud “muy grave” y corría el riesgo de morir en prisión. Posteriormente el régimen saudí acuso a Basmah de haber intentado abandonar el país ilegalmente y a su hija Souhoud de haber atacado a un agente durante el arresto. Dichas acusaciones fueron desmentidas por la asesora legal de la familia Lucy Rae que declaro “todas las acusaciones son falsas. No existe en estos momentos una acusación formal. Ni era cierto que falsificaran sus pasaportes. De hecho, a la hija se la detuvo simplemente por intentar evitar que detuvieran a su madre”.

Pedidos de ayuda reales

Este lunes 1 de marzo, día del cumpleaños 57 de la princesa Basmah sus partidarios enviaron dos cartas, una al ministro de Exteriores del Reino Unido Dominic Raab, y la otra a la secretaria general de la Commonwealth (Comunidad de Naciones), Patricia Scotland. Dicha carta dice: “la princesa Basmah y su hija Souhoud residieron muchos y felices años en el Reino Unido, y tuvieron un papel activo en la sociedad civil británica. En esa condición pedimos su ayuda”. La representante legal pidió al gobierno británico que utilicen “todas la herramientas diplomáticas y legales a su disposición para forzar el cambio”. Ya que, según la propia ley saudí tanto Basmah como Souhoud deberían estar actualmente libres, debido a que nunca recibieron una fecha de juicio dentro del periodo máximo de detención de 180 días en 2019.

Pidió al Gobierno británico que utilicen “todas la herramientas diplomáticas y legales".

La princesa Basmah posee una trayectoria como una reformista dentro de la familia real saudí, ha escrito el libro The Fourth Way ("El cuarto camino"), donde señala las 4 claves para promover los DD. HH en su país: seguridad, libertad, igualdad y educación. Tal vez lo que genera más tensión con la familia real es su lucha por la emancipación de las mujeres, habiéndose rebelado contra la Mutawa la policía religiosa sudí que hace cumplir la ley islámica. A su vez se ha mostrado a favor que Arabia Saudita se transforme en una monarquía constitucional, lo que le sacaría una gran cuota poder a la corona, he incluso criticó algunas de las acciones del gobierno saudí en la guerra contra Yemen. Esta militancia política reformista de Basmah se ha ganado la antipatía del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, quien se dice maneja los hilos del poder desde 2017.

Así, a partir del 2017 otros miembros de la familia real han sido retenidos por orden de Salmán como el príncipe Ahmed bin Abdelaziz y el sobrino del rey, el príncipe Mohammed bin Nayef. Este último, era un aliado cercano de la princesa Basmah que ya veía su influencia en la corte menguada. Mas allá de las intrigas reales, el pedido al Reino Unido suma más presión sobre Salmán, a pocos días que los EE. UU haya publicado un informe donde demuestra su responsabilidad directa en el asesinato y descuartizamiento del periodista saudí Yamal Jashogyi. A pesar de las múltiples denuncias  internacionales contra el heredero de la corona saudí, aún queda por ver si el gobierno del premier Boris Johnson se sumara a las presiones diplomática sobre un régimen que también es un importante aliado.

 

 

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Ignacio Ramundo

Ignacio Ramundo

Comentarios