Wednesday 24 de April, 2024

MUNDO | 26-02-2023 08:34

Un pantano de sangre

A un año del comienzo de la guerra en Ucrania, el conflicto está estancado, es cada vez más cruento y no tiene un final a la vista.

Los soldados avanzan como zombis y caen abatidos por los ucranianos. Si intentan volver sobre sus pasos para ponerse a salvo, son abatidos por los oficiales rusos que los mandan a morir en esos asaltos suicidas a las líneas enemigas. El ejército ruso reclutó a cientos de miles de jóvenes en los rincones más remotos de Siberia y del Cáucaso. Puede mandar oleadas interminables de soldados a caer bajo las balas y los obuses de los ucranianos que defienden aldeas y ciudades.

También le sobra “carne de cañón” al Grupo Wagner, porque Vladimir Putin le permitió hacer batallones multitudinarios de convictos que aceptan ir a combatir a Ucrania a cambio de la excarcelación.
Masas humanas que avanzan entre ráfagas de balas y cañonazos, cayendo como moscas, una curiosa táctica de avance desguarnecido en campo abierto, que se vio claramente el Vuhledar, estratégico centro minero al sureste de Donetsk donde, como en otras comarcas que rodean a Bajmut, cayeron abatidos batallones completos. ¿Son tan obtusos los generales rusos y los jefes del ejército de mercenarios? No. El objetivo de usar como blanco a miles de reclutas y de reos rusos, es hacer que los ucranianos agoten sus municiones. Y en buena medida, se logra?

Fotogaleria Mykola Berezyk, de 28 años, capellán de la 95ª Brigada de Asalto Aéreo del Ejército Ucraniano, también conocido como Padre Mykola, dirige una oración por los militares ucranianos que regresaron del frente

Kiev está reclamando municiones para mantener su resistencia en Donetsk. Escasean las balas y los proyectiles de artillería, porque en Soledar, en Vuhledar y en otras aldeas que rodean a Bajmut, las usan masivamente contra las olas humanas lanzadas por los generales rusos y por el condotiero de Wagner. La diferencia entre Pirro y Vladimir Putin, es que el rey de la antigua Epira pagó un precio en vidas demasiado alto para vencer a los centuriones romanos, sin que la muerte masiva de sus soldados fuese, en sí misma, la estrategia para la victoria, sino el efecto no deseado. En cambio la victoria “pírrica” que busca el jefe del Kremlin tiene entre sus tácticas apuntadas a agotar las municiones del enemigo enviándole blancos móviles para que disparen sin interrupción.

Putin llegó al año de la guerra bombardeando civiles ucranianos y usando carne de cañón a gran escala, o sea provocando masivas muertes propias y ajenas. Seguramente no imaginó que sería así. El cálculo que gatilló su decisión de invadir Ucrania surgió de una estimación diferente de lo que encontró. Falsa información de inteligencia, el Kremlin lanzó la invasión convencido de que los generales ucranianos los recibirían con los brazos abiertos y derrocando a Volodímir Zelenski.

Ese paseo militar que ingresaría desde Bielorrusia y tendría una entrada triunfal en Kiev, tenía que implantar en Kiev una suerte de “Vichy ucraniano”. Pero lejos de encontrar lo que esperaban, encontraron una resistencia que diezmó la caravana de blindados y camiones con soldados que marchaba hacia Kiev. Rusia tuvo que resetear la operación y, resignando su plan inicial por lo menos en el corto y mediano plazo, concentró su esfuerzo en la conquista del Este, donde tenía apoyos locales firmes.

Fotogaleria Miembros de la tripulación de un tanque ucraniano preparan su tanque para la operación en la región de Donetsk, en medio de la invasión militar de Rusia sobre Ucrania

Esa primera etapa del conflicto resultó exitosa para Ucrania porque su ejército había recibido de Estados Unidos las armas que se necesitaban para repeler una invasión como la que ingresó desde territorio bielorruso: los proyectiles antitanques Jabelin y los proyectiles antiaéreos portátiles Stinger. Con el repliegue ruso sobre la región del Donbas, el ejército ucraniano necesitó otros armamentos, y los recibió: los lanzacohetes Himars y los obuses de 155 mm que jugaron roles claves para las fuerzas ucranianas que defendieron con éxito Jarkiv y reconquistaron el resto de ese oblast y otros territorios del noreste.

La primera gran victoria rusa le costó toneladas de bombas sobre Mariupol y, en particular, sobre su gigantesca planta siderúrgica. Y cuando finalmente doblegó la resistencia local, dejó a Ucrania sin costa sobre el Mar de Azov. Pero no pudo repetir ese éxito en la costa del Mar Negro. En Mikolaiv los ucranianos detuvieron el avance que pretendía llegar hasta Odessa y extender la ocupación alcanzando la frontera con Transdniester, el territorio que la minoría rusa separó de Moldavia, llama Transnitria y tiene la protección de Moscú.

Sin embargo, tampoco el ejército ucraniano pudo mantener el avance y recuperar más territorios. En la costa occidental del río Dnieper, ambas fuerzas se empantanaron en una guerra que se parece a las peleas de box entre mastodónticos pesos pesados, que se tambalean sin caer mientras lanzan puñetazos que cada vez tienen menos potencia. El conflicto cumple un año en una etapa en la que Ucrania necesita tanques y aviones de combate para superar el empantanamiento. La energía política y diplomática que gastó para lograr que Rishi Sunak le enviara los pesados tanques británicos Challenger, Estados Unidos un puñado de sofisticados M1-Abrams, Francia algunas decenas de Leclerc y Alemania superara la pesadilla de los Pánzers del ejército nazi invadiendo la Rusia soviética aceptando, por fin, enviarle a los ucranianos los tan reclamados tanques Leopard.

Fotogaleria El presidente Joe Biden firma en el libro de visitas durante una reunión con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en el Palacio Mariinsky de Kiev

Si Rusia no consigue que su anunciada ofensiva logre avanzar de manera menos pasmosa que hasta ahora, las divisiones de tanques que va a formar Ucrania podrían volver a inclinar la balanza en favor de Kiev.
Aún así, la OTAN sabe que debe convencer a Zelenski que deje de soñar con la recuperación total del territorio. Eso no ocurrirá sin que Putin tire del mantel nuclear y les haga pagar a sus vencedores un precio apocalíptico por su derrota.

La posibilidad de que Ucrania pueda recuperar la totalidad los territorios hoy ocupados por Rusia, sólo sobrevendría si una intriga palaciega o una conspiración de poderosos “oligarcas” y altos mandos militares, derrocaran o asesinaran a Vladimir Putin.  No se sabe si el primer tramo del segundo año de guerra entre hermanos eslavos mostrará el avance a paso redoblado que promete el Kremlin, reconquistas significativas de los ucranianos, o la continuidad del empantanamiento. Pero la afirmación de que “todo marcha según los planes”, que Putin repite como disco rayado, suena cada vez más absurda.

Lo desmiente el protagonismo adquirido por el Grupo Wagner y la atribución de fanfarronear en los campos de batalla y criticar al generalato ruso que se ha tomado Yevgueni Prigozhin, el dueño de ese criminal ejército privado. También lo desmiente que, para agotar las municiones de los ucranianos, además de los ex convictos que Wagner manda en oleadas, también el ejército ruso manda oleadas de reclutas inexpertos a morir en esos asaltos suicidas.

Galería de imágenes

En esta Nota

Claudio Fantini

Claudio Fantini

Comentarios