Viernes 25 de septiembre, 2020

OPINIóN | 10-08-2020 16:24

Alberto, Cristina y la brújula de Durán Barba

Por qué el ex gurú de Macri cambió tanto su opinión sobre el actual gobierno. Cuando trabajaba con CFK.

Jaime Durán Barba, el hombre que inventó al Mauricio Macri de la no política y de los globos y la alegría  y le hizo ganar elección tras elección (excepto la última), ya no trabaja para su antiguo jefe. De hecho, cree que no tiene ninguna posibilidad de volver algún día al poder. Después de quince años al lado del ingeniero, el gurú ecuatoriano hoy prefiere hablar seguido con quien despunta como el nuevo líder de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta. Y además, hasta hace poco, venía elogiando con entusiasmo al presidente Alberto Fernández. “Macri ya fue”, llegó a decir el consultor.

Así como tiene olfato y apostó a que aquel Mauricio de mirada pétrea, bigote policíaco y dicción dificultosa que conoció en 2004 podía convertirse, con algunos retoques, en un candidato ganador, también vio en el Alberto de los primeros meses de gestión a alguien con futuro en el cargo. Le elogió su estilo de líder moderado, su propensión al diálogo, su discurso anti grieta. Habló maravillas de él, tanto que en el macrismo más duro llegaron a sospechar de alguna colaboración informal del gurú con el Presidente, tan clandestina como la que existió en la campaña presidencial de 2011, cuando Durán Barba asesoró en las sombras a Cristina Kirchner para su reelección con el plebiscitario 54 por ciento. Los consultores políticos, claro, intentan atraer clientes, no ahuyentarlos. Y no le deben exclusividad a ninguno.

Hace pocos días, sin embargo, Durán Barba dejó bien en claro que nada lo une a Alberto. Después de semanas de elogiarlo, acaba de despacharse con este duro análisis: “De a ratos no sé si hay Gobierno en la Argentina. Me inquieta, no entiendo lo que pasa. La línea que había impuesto Alberto Fernández era una postura de diálogo, y en la última época se ve un avance enorme de sectores que están haciendo tonterías. Creo que están jugando con fuego, sentados en una caja de dinamita. La crisis que se viene es descomunal, está recién empezando este lío”.

Lo que dice mete miedo. Y sintoniza con las protestas de cacerolas y bocinazos que merecieron algunas de las recientes movidas del Gobierno, como el intento de expropiar Vicentin o el anuncio de la reforma judicial. Esos “sectores que están haciendo tonterías”, no hace falta decirlo, responden a la vicepresidenta. Para el ecuatoriano, el arranque promisiorio de Alberto se vio afectado por la repentina irrupción de Cristina y su agenda anti establishment.

La CFK para la que trabajó él, en la campaña de 2011, estaba envuelta en un halo de moderación y buena onda y hasta replicaba estéticamente el modelo Mauricio (como en aquella foto en la que  se la veía inmersa en un pelotero, rodeada de colores). Para el ecuatoriano, era “la mujer más brillante de la historia argentina”. Pero los tiempos y las opiniones cambian.   

Si algo hay que reconocerle a Durán Barba es su perspicacia y oportunismo. Logró lo que en el ambiente de la política se consideraba imposible, que Macri llegase a Presidente. Ahora está avisándole a Alberto: no es por ahí. Su brújula pocas veces falla.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Franco Lindner

Franco Lindner

Editor de Política, columnista de Radio Perfil y autor de "Fernández & Fernández" (Planeta).

Comentarios