Martes 4 de octubre, 2022

OPINIóN | 27-08-2022 00:10

Cristina Kirchner sólo exige justicia

Ni la vicepresidenta ni el Frente de Todos nos profugamos, ni buscamos indultos.

El martes 23 de agosto quedó claro por qué Cristina Fernández de Kirchner había solicitado ampliar su declaración de frente a los jueces y al fiscal del tribunal oral. También, por qué no se lo permitieron, a pesar de ser un derecho que le asiste el artículo 380 del Código Procesal Penal de la Nación. No iban a poder sostenerle la mirada ante la demostración de la verdad que quieren ocultar: el teléfono de José López (el de los bolsos con US$ 9.000.000, los cuales exigimos se investiguen) demuestra que la asociación de este era con Nicolás Caputo, el “hermano” de Mauricio Macri. Con Nicky se registraron 109 mensajes, y con Eduardo Gutiérrez, dueño del grupo Farallón, 177. Gutiérrez es además el propietario de la casa donde vivía López al momento del revoleo de bolsos. La matemática es implacable. Nadie puede explicar cómo un fiscal federal, teniendo las pruebas en su poder, no avanzó en investigar a todas esas personas. Los mensajes son claros. Evidencian que al final la corrupción no era K sino M.

A Cristina Fernández de Kirchner la denunciaron 534 veces. Es por lejos la dirigente política más denunciada en la historia argentina. Quien encabezaba ese podio era ni más ni menos que Juan Domingo Perón, con 120 denuncias en su contra. Todas esas denuncias contra la vicepresidenta llenan tapas y tapas de diarios y revistas y a posteriori horas y horas de aire en radio y TV, pero luego terminan en la nada. De todas formas, mal que le pese a la oposición, la aparición de las fotos de estos jueces y fiscales jugando al futbol en la casa de Mauricio Macri generó una reacción en la ciudadanía argentina y en la comunidad internacional. Los presidentes más prestigiosos de América Latina, como Andrés Manuel López Obrador de Méjico, Xiomara Castro de Honduras, Gustavo Petro de Colombia, Luis Arce de Bolivia, junto a ex presidentes como Dilma Rousseff, Evo Morales, Ernesto Samper, Vinicio Cerezo, Rafael Correa y Fernando Lugo, y al Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, alzan y seguirán alzando su voz cada vez que se intente en la región eliminar el Estado de Derecho con la persecución y proscripción de líderes políticos. Por eso ni Cristina ni el Frente de Todos nos profugamos, ni buscamos indultos: exigimos Justicia.

 

*Por Eduardo Valdés, diputado nacional del Frente de Todos.

por Eduardo Valdés

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios