Viernes 3 de diciembre, 2021

OPINIóN | 14-11-2021 12:21

Alberto Fernández y la promesa vacía de no hacer cambios

Santiago Cafiero negaba previo a las PASO que se fuese a reemplazar ministros. Hoy el presidente siguió sus pasos.

A pesar de haber sido desplazado de la Jefatura de Gabinete a la Cancillería (en una movida por la cual aún está ofendido Felipe Solá), Santiago Cafiero vende su imagen de hombre fuerte del Gobierno. Cuenta a los periodistas que almuerza" dos o tres veces por semana con Alberto Fernández" y continúa yendo a la quinta de Olivos los sábados y domingos. Que sus conversaciones con el presidente se extienden mucho más allá de los vínculos internacionales.

Explica que el vínculo entre su antecesor, Felipe Solá, y el Presidente estaba quebrado. Y que con él, el Ministerio de Relaciones Exteriores tiene una agenda más visible: le tocó acompañar al presidente en el G20 en Italia, y en la COP26, la cumbre del cambio climático donde se hicieron anuncios de inversiones en hidrógeno verde por 8400 millones de dólares.

Buena noticia que articuló con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dos que sobrevivieron a la purga y que lo visitan en el Palacio San Martín, donde lo secunda la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, una de las pocas figuras del albertismo festejadas por Cristina Kirchner que sin embargo no se salvó del vendaval post PASO, cuando carta mediante, la jefa del espacio pidió cambios. 

"Cristina no nos pide casi nada. Quiere definir los candidatos a diputados, pero no se mete en el armado del gabinete", confiaba el nieto de Antonio Cafiero en el 2019 cuando la candidatura de Alberto Fernández recién se confirmaba: mediante un hecho inédito, un video de la actual vicepresidenta, Cristina Kirchner. 

Santiago Cafiero, que llegaba entonces como un librero sanisidrense al que Mauricio Macri había hecho quebrar (más o menos sus palabras), pecaba entonces de ingenuo. Cristina pediría posiciones claves en el gabinete y acrentaría subsecuentemente su poder desde su llegada al poder, con la inclusión de propios en remplazo de albertistas, como Martín Soria por Marcela Losardo, y Jorge Ferraresi por Fernanda Raverta, entre otros. 

Sin embargo, Cafiero declaraba en la previa a las PASO de septiembre que el Gobierno no haría cambios de gabinete. "El Presidente está muy conforme con el Gabinete. Así se lo indica a cada uno de sus allegados en cada una de las reuniones que tiene", afirmaba la mano derecha del presidente en diálogo con Radio Mitre. Días después rodarían las cabezas del propio Cafiero y del vocero presidencial Juan Pablo Biondi, señalado por Cristina Kirchner en su carta como el responsable de las operaciones mediáticas en su contra. 

Hoy el presidente Alberto Fernández repetía las palabras de Cafiero ante la requisitoria de los periodistas tras votar en Puerto Madero: "No tengo previstos cambios de Gabinete. Mañana la Argentina continúa y hay que seguir trabajando". Una vez más, la decisión no será exclusiva de su potestad.

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios