Wednesday 19 de June, 2024

OPINIóN | 08-12-2022 00:09

Descuidando al capital

Cuando la salida de empresas internacionales de Argentina es parte de una tendencia, llama a detectar patrones que puedan enriquecer el análisis.  ¿Qué incentivos le ofrece Argentina a una empresa extranjera?

¿Por qué se siguen yendo empresas multinacionales de Argentina?  Cada caso de una empresa que abandona el país es particular, y requiere un análisis acorde, como debería ser para entender la salida de Enel de Argentina, el último anuncio importante aparecido en los diarios hace unos días. Sin embargo, cuando la salida es parte de una tendencia, llama a detectar patrones que puedan enriquecer el análisis.  ¿Qué incentivos le ofrece Argentina a una empresa extranjera? 

Primero, les ofrece la presión impositiva sobre la rentabilidad más alta del mundo y que, computando los impuestos al trabajo, se lleva toda la rentabilidad y más, hay que poner plata para funcionar al incluir las contingencias laborales. Al menos esto surge de los estudios longitudinales comparativos del Banco Mundial.

Segundo, les ofrece un mecanismo de precios totalmente roto. La dirigencia política argentina no cree ni en la economía de mercado ni en el sistema de precios. Hoy existen tantos valores para el dólar, que no existe valor. Dado que el valor de esta moneda refleja los precios relativos de nuestros productos con el mundo, esto implica que no exista un sistema de precios, sino que el valor de las cosas depende de lo que determine el ministro de economía según sector y momento.

Tercero, les ofrece una arbitrariedad continua sobre el comercio. Volviendo al comercio exterior, se debe pedir permiso para realizar cualquier actividad. El supuesto implícito es que un burócrata en un ministerio es mejor asignando recursos que el mercado. No intento hacer un comentario dogmático ni mucho menos, tan sólo describo una situación concreta.

Si soy una empresaria de cualquier lugar del mundo desarrollado y quiero hacer negocios en argentina, no sólo debe evaluar cómo evitar pagar más del 100% de mi rentabilidad en impuestos, sino también figurar cómo determinar la asignación de recursos en un sistema sin precios y dependientes de lo que diga un burócrata sobre las cantidades.

En este marco, poco sorprende que tengamos las tasas de cantidad de empresas cada 1.000 habitantes de las más bajas del mundo (14 antes de la pandemia, cerca de 12 ahora). Argentina es un país que le da groseramente la espalda a la empresa. 

¿Por qué se van las empresas multinacionales de Argentina? La pregunta está mal hecha, la pregunta más interesante para hacerse es ¿por qué aún se quedan algunas?  Termino este post con un sentimiento agridulce, amargo al ver el monstruo económico que hemos construido en las últimas décadas, dulce porque el diagnóstico de nuestros desafíos ha madurado mucho en los últimos años y tengo la esperanza que, por fin, nos convirtamos en un país normal que asuma que necesita muchas empresas sanas para bajar la pobreza y desarrollarse. Sí, tengo esperanza y estos post son para movilizar el debate de los próximos meses.

 

Roberto Vassolo es Economista (UCA) y PhD. en Strategic Management de Purdue Universtity (EE.UU.). Es profesor titular del área de Política de Empresa del IAE Business School-Universidad Austral.

por Roberto Vassolo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios