Viernes 9 de diciembre, 2022

OPINIóN | 14-11-2022 09:00

El modelo que impulsa la agilidad de las organizaciones

Cómo optimizar la gestión financiera, priorizar gasto y manejar el talento.

Con el vértigo de la economía actual, factores como la inflación, las consecuencias de guerra y los impactos en el consumo a escala global, se hace cada vez más necesario que cada plan de negocios sea dinámico, flexible y con presupuestos que puedan ajustarse rápidamente. A esto se suma, con un gran peso, que managers y empleados estén alineados con equipos compuestos por personas que colaboren más y mejor, todos orientados a entregar valor.

Una de las opciones que tenemos para abordar el nivel de incertidumbre del mercado actual, es cambiar el modo en el que las organizaciones planifican y financian su portafolio de iniciativas utilizando un enfoque "Lean" lo que es conocido como Lean Portfolio Management, que agiliza el flujo de valor y optimiza el uso de las capacidades ágiles; es una de las piezas claves de la Agilidad a escala. Está orientado a organizaciones que buscan en la capacidad de adaptación a los cambios en el mercado una ventaja competitiva, lo anterior, sumado a equipos multidisciplinarios que trabajen con una visión end to end, será la clave de las compañías del futuro.

La asignación presupuestaria es uno de los mayores obstáculos en el escalado ágil de toda la organización. En Latinoamérica prácticamente no se ha  cambiado la forma de presupuestar. Según un estudio de NTT Data de la Agilidad, en Latam solo el 8% de las compañías han adoptado conceptos Lean en gestión de sus iniciativas. Por eso, es clave la capacidad de rediseñar la asignación de presupuestos y capacidades con base a la promesa de captura de valor, una de las prácticas que deben emprender las compañías desde que inician el camino ágil.

Gracias a este nuevo modelo, las organizaciones pueden optimizar su gestión financiera, priorizar sus decisiones de gasto y contemplar factores relacionados con la gestión del talento. Para implementar ese rediseño, utilizan marcos ágiles como Lean Portfolio Management. Se ha comprobado que las startups, tan reconocidas por su rápida reacción en contraposición con las empresas tradicionales, son las que más acuden a este tipo de enfoques.

Aplicando estos principios, los gestores de portfolios son capaces de priorizar las inversiones, optimizar el uso de recursos y determinar cómo medimos el valor aportado por una iniciativa. Esto supone pasar de la planificación anual y ciclos de presupuestación complejos (enfoque tradicional) a una planificación más fluida y flexible, con un flujo de trabajo más continuo.

Con este nuevo enfoque en la gestión de portafolios, la clave es impulsar la evolución de las transformaciones hacia el desarrollo de capacidades adaptativas a nivel estratégico, para así poder obtener más valor de los beneficios de tener un enfoque Lean-Agile. Son muchos los beneficios que aporta este nuevo enfoque, que además permite que los equipos puedan cambiar de rumbo según las variaciones de exigencias del mercado y de los clientes para alcanzar las metas con éxito.

Se debe tener en cuenta que para poder empezar a aplicar "Agilidad" es necesario hacer un cambio de mindset y entender a estos cambios como una oportunidad de crecimiento; saber que este camino requiere de capacidades, conocimientos y experiencias de aquellos que van a participar; ver a la experimentación como una parte más del proceso; entender que este producto es un elemento que complementa la agilidad a escala; y por último, llevar adelante este proceso de forma que el resultado sea simple, corto y útil.

*Head of Agile NTT DATA LATAM

por Víctor León Marambio*

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios