Monday 17 de June, 2024

OPINIóN | 18-05-2024 17:04

Engañoso superávit

Vuelve a darse por efectos de la utilización de la licuadora y motosierra que terminan empujando a muchos más argentinos a la pobreza.

Durante esta semana volvió a anunciarse un superávit fiscal de 0,2%, o lo que es lo mismo que $17.409 millones, para el pasado mes de abril. Y al verificar algunos datos volvemos a notar que el “llamado” superávit vuelve a darse, como en el primer trimestre del año, por efectos de la utilización de la licuadora y la motosierra que terminan empujando a muchos más argentinos a la pobreza e indigencia.

Solo para que entendamos, desde marzo 2024 hasta junio 2024, se entregan bonos no remunerativos a jubilados y pensionados por un valor de $70.000, lo que sería muy bueno en un país que no posee una hiperinflación autogenerada desde el 12 de diciembre de 2023 a abril de 2024 de 107% en tan solo 5 meses, mientras que la inflación 2023 de punta a punta (enero a diciembre) ascendió a 211%.  

El bono no remunerativo que otorga el ANSeS a sus beneficiarios de jubilaciones y pensiones ya en el mes de abril debería haberse también actualizado en la misma proporción que las pasividades llevándolo a cerca de $ 90.000, por lo cual al dejarlo estancado en su valor anterior, termina generando que las jubilaciones que deberían tener una suba de 27% total ,terminen subiendo 18%: pierden poder de compra en un 9% solo en abril sin llegar a recuperarse del 20.6% de enero 2024.

Esto quiere decir que  jubilados y pensionados solo en el mes de abril fueron los artífices del superávit fiscal del 0.2% y los $ 17.409 millones, puesto que de haberles actualizado sus beneficios previsionales, el déficit incurrido sería de $ 82 MM.

Siempre es mucho más fácil ser fuerte con los débiles ,y débil con los fuertes. Y se ve en la Ley de Bases y el Paquete Fiscal, que les genera regalos a quienes poseen elevados recursos económicos, como quienes pagan bienes personales o poseen bienes y sociedades en el exterior, bajándole los impuestos y otorgándoles beneficios impositivos.

Generando en forma conjunta una desfinanciación del país en todos sus aspectos y en la mayor parte de sus ingresos para después terminar diciendo como en la década del ´90,  “los servicios son de muy mala calidad por eso el estado no puede brindarlos y es necesario que lo hagan los privados”. La tragedia de Once en 2012 es un ejemplo de lo que sucede en manos privadas, incluso claro con funcionarios que la Justicia determinó culpables de corrupción.

Fabián Medina. Analista económico y tributarista.

por Fabián Medina

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios