Lunes 28 de septiembre, 2020

OPINIóN | 25-08-2020 15:25

“Golpegate”: qué une a Eduardo Duhalde y Alberto Fernández

La relación entre el Presidente y su ex padrino político, quien agita el fantasma 2001. El día que Kirchner unió sus caminos.   

Antes de ser K, Alberto Fernández fue duhaldista. Por eso lo afecta doblemente la frase que acaba de lanzar su antiguo padrino político sobre un supuesto golpe de Estado en ciernes, advertencia que fue condenada y desmentida por el grueso de la dirigencia argentina, tanto Gobierno como oposición. ¿Por qué Duhalde dijo lo que dijo si hasta hace poco elogiaba a su pupilo convertido en Presidente? Parece difícil meterse en la cabeza de un hombre de 78 años al que las redes sociales acaban de convertir en tendencia con el malicioso apelativo de “gagá”.

Algo es seguro. Por su breve experiencia presidencial post diciembre 2001, Duhalde es especialmente sensible a los movimientos subterráneos que pueden sacudir a una democracia en bancarrota como la que él tuvo que administrar en su momento. ¿Habrá tenido un déjà vu? Aquellos fueron días en los que también se hablaba de “golpe” –por entonces, quien más insistía con el término era Lilita Carrió– y en los que los servicios de Inteligencia del Gobierno investigaban supuestas conspiraciones civiles y militares que finalmente nunca se concretaron. El reclamo ciudadano del “que se vayan todos” tenía al poder en vilo. Y Duhalde temía que su mandato se interrumpiera de la noche a la mañana. Si de hecho tuvo que anticipar las elecciones tras la muerte de los piqueteros Kosteki y Santillán a manos de la policía.

Fue en ese momento de salida anticipada del poder cuando Alberto Fernández y Duhalde volvieron a cruzar sus caminos. El porteño venía de ser su cajero en la campaña de 1999 que el bonaerense perdió contra De la Rúa, y además había trabajado bajo su paraguas en el Grupo BAPRO. Duhalde confiaba en Alberto. Y Alberto, sabiendo que el presidente interino necesitaba un candidato para impedir el regreso de su archirrival Menem, le ofreció la solución: se llamaba Néstor Kirchner y de a poco estaba levantando en las encuestas.

Sí, Alberto lo hizo. Consiguió el apoyo del aparato duhaldista para la candidatura de su nuevo superior, y tras las elecciones se convirtió en su jefe de Gabinete.

Hablar de Alberto y de los Kirchner es imposible sin dimensionar el papel de Duhalde. Por eso sus palabras, aunque equivocadas, resuenan tanto en los oídos del hoy Presidente.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Franco Lindner

Franco Lindner

Editor de Política, columnista de Radio Perfil y autor de "Fernández & Fernández" (Planeta).

Comentarios