Martes 17 de mayo, 2022

OPINIóN | 30-06-2021 17:27

No soy el DT, soy el verdadero Toto Berisso

Después de la derrota de la selección paraguaya, mi apellido se volvió tendencia Paraguay: creyeron que era el técnico de la Albiroja. De insultos y amenazas a convertirme en el “Berisso Bueno”.

En el abecedario, sólo siete letras separan a dos consonantes que para algunos pueden sonar similar pero que se escriben diferente: la “s” y la “z”. Dos letras fáciles de identificar y diferenciar, salvo en el salvaje mundo de Twitter, donde el encono ciega a los tuiteros.  

Fue justamente por la fonética de mi apellido, “Berisso”, que hace varios años, compañeros de trabajo empezaran a llamarme “Toto Berisso”, en clara referencia al ex jugador de fútbol y actual técnico de la selección de Paraguay: Eduardo “Toto” Berizzo”. Pero jamás imaginé que, lo que empezó como un chiste y se convirtió en un apodo, el pasado martes 29 de julio (24 horas después de que Paraguay cayera 0-1 ante Uruguay) se convertiría en un caos.

De la nada misma, los alertas hicieron estallar mi celular. “¿Qué pasó?”, me pregunté. Entré a Twitter y, sorpresa: insultos, amenazas, reclamos y hasta pedidos de renuncia. Todos haciendo referencia a nombres que no reconocía haber mencionado en ninguna nota periodística. No entendía que pasaba hasta que vi que, en realidad, hermanos paraguayos, enfurecidos, mencionaban mi usuario pensando que se trataba del técnico de su selección.

Al principio intenté advertirles que estaban equivocados, que yo no era el técnico. Creo que lo entendieron dos tuiteros nomás, el resto seguía insultando e incluso afirmando que en realidad era el técnico que había cambiado las “zz” de su apellido por “ss” para despistarlos. Creo que ni la CIA  se le hubiera ocurrido una teoría conspirativa de tal tamaño. Así que opté por relajarme.

“Lo bueno de la #CopaAmérica es que está trayéndome muchos nuevos seguidores, en su mayoría paraguayos y paraguayas Lo malo es que me siguen para putearme porque piensan que soy el técnico de su selección. Y NO SOY ÉL”, tuitié. Para entonces, mi apellido ya era tendencia en Twitter en Paraguay. Pensé: "Qué díficil debe ser vivir con miles de personas insultádote sin parar". Por eso decidí tomármelo a broma y empezar a responder con chistes y sarcasmo.

Los posteo comenzaron a recibir risas y hasta me llegaron mensajes directos de apoyo, lo que me provocó seguir por ese camino para dar vuelta la historia y afronté la idea de aclarar que “yo soy le verdadero Toto Berisso”. para entonces, la confusión ya había llegado a algunos medios de Paraguay; “Confunden a periodista argentino con el DT de la Albiroja”, tituló La Nación de Paraguay. Y de a poco, todo empezó a cambiar.

Lo que eran insultos empezaron a convertirse en risas y hasta mensajes de apoyo. Al punto de que algunos comenzaron una campaña nombrándome “Berisso El Bueno”. Y no faltó el que me stalkeó en Instagram y encontró una foto de hace unos años junto al DT, sacada en 2018 en la puerta del Enjoy Puntal del Este, en Uruguay, para mostrarle a otros tuiteros que no éramos la misma persona.

Está claro, el verdadero “Toto Berisso” soy yo y la confusión se generó porque en Twitter el enojo vuelve ciero a los tuiteros. Pero siempre hay maneras de revertirlo, salvo algunas escasas excepciones. Al punto de que hasta me animo a decir que en Paraguay debo ser el único Berisso aceptado. Aunque, igualmente, para poder visitar  Asunción ya me mandé a hacer una remera que diga: “Yo soy el Toto Berisso, y no el que odian”.

Galería de imágenes

Pablo Berisso

Pablo Berisso

Redactor especial.

Comentarios