PERSONAJES | 20-10-2021 14:50

Blanca Oteyza: "Tengo algo pendiente con Argentina"

La actriz, directora y empresaria española habla sobre sus pasiones y dolores. Proyectos y puentes con Argentina.

Blanca García de Oteyza tiene un modo suave de hablar. Su voz suena delicada a través de la pantalla. Sin embargo, se la intuye una mujer firme, decidida, de carácter. Es de noche en Madrid cuando sucede la charla con NOTICIAS. Es domingo y ella se toma un respiro de su intensa actividad. 

Actriz, directora, empresaria, tiene un ritmo de vida abrumador. Hace poco abrió su estudio de teatro y junto con su equipo dan clases de interpretación en otros tres espacios de Madrid. Además, actúa y dirige la obra teatral “Cuidados Intensivos”. Tiene su propio grupo artístico —Joven Compañía Oteyza— y en diciembre empieza a ensayar la obra “Buenas noches, madre” en su rol de directora. Y tiene dos proyectos teatrales para hacer en Argentina el año próximo. “Mi vida es el teatro”, dice para que no quepa ninguna duda. 

Por otro lado, es una madre orgullosa y compañera de sus hijas —María (25) y Cayetana (20), de su matrimonio con Miguel Ángel Solá, de quien se separó en 2011— una hija que extraña terriblemente a su mamá, Maruja, y una mujer que declara un enorme respeto al amor y que espera encontrar un compañero para compartir la vida.

Noticias: ¿Si tuviera que presentarse qué diría? ¿Qué características la definen?

Blanca Oteyza: Soy amante de la vida, amante del amor. Con una energía exagerada muchas veces, necesito estar en continuo movimiento. Soy cabezota, hay un punto en que no doy marcha atrás. Tengo paciencia, pero si me dañas con malicia, no doy marcha atrás. Mi vida es el teatro. Y echo mucho de menos a mi madre.

Noticias: Con su madre tenía una relación muy estrecha. ¿Verdad? 

Oteyza: Muchísimo. Fue mi compañera de vida. Me dio amor incondicional en el día a día, porque tuve la posibilidad de vivir con ella hasta que se fue, hace cuatro años. Fíjate que crió conmigo a mis hijas. Ocupaba mucho de mi día. Era muy confidente, ha sido la persona con la que más me he reído en la vida, con la que mejor he viajado. La echo terriblemente de menos.  

Noticias: ¿Y qué clase de madre es usted?

Oteyza: Lo intento hacer lo mejor que puedo. Me confundo, me he confundido en muchas cosas, pero yo estoy ahí para lo que necesitan mis hijas. Es el lugar al que siempre van a poder volver porque siempre voy a estar. Me preocupo, las llamo, sé mucho de ellas. Me siento muy orgullosa. La pequeña vive conmigo y desde hace un par de meses la mayor se ha mudado a compartir un piso con tres amigas.

Noticias: ¿Cómo son ellas?

Oteyza: Son divinas. Son muy artistas, lo llevan en la sangre. Lo que más me llama la atención es cómo se posicionan arriba del escenario, están como por su casa, tienen un manejo increíble. Son buenas, mujeres con carácter, con decisión. María es actriz, escribe y hace música y ahora también es meritoria como creativa en una agencia de publicidad y Cayetana está arriba del escenario desde los 17 años. Están muy bien, son sanas. Nos gusta mucho estar juntas, tenemos aficiones en común, irnos de cervezas, a comer, al cine.  Y me gusta mucho ir a verlas trabajar, a sus ensayos, a sus estrenos, seguirlas. Nos buscamos y estamos en contacto todos los días.

Noticias: ¿Por qué decidió ser actriz?

Oteyza: No lo sé. La primera vez que me transporté arriba de un escenario fue en el colegio siendo muy pequeña, cuando nos llevaron una obra de teatro y yo me quedé absolutamente obnubilada porque quería estar ahí arriba. Además, tuve padres muy cinéfilos, capaces de ver 40 películas en un mes, pasaban a Francia para ver las que estaban censuradas aquí. La vocación es lo que no puedes dejar de perseguir, lo que no puedes dejar de querer.

Noticias: Pero antes de dedicarse a la actuación estudió Sociología y Ciencias Políticas 

Oteyza: Sí, esa fue una invitación, entre comillas de mi madre. Yo perdí a mi padre cuando tenía doce años, soy la más pequeña de cuatro hermanos, y eso también me ha marcado mucho. Incluso en mi relación con los hombres, hay ahí una carencia. Entonces, cuando dije en mi casa que me quería dedicar a la interpretación, dio mucho susto, no me comprendieron. Mi madre lo pasó mal y me dijo: “No, la elección que te dejo es ir a la universidad pública o a la privada”. Y yo, como venía de una familia más bien tradicional, viviendo en un lugar muy privilegiado de Madrid y en un colegio muy privilegiado y privado, dije que quería ir a la pública. Empecé Sociología, me gustó mucho, y luego me metí en Ciencias Políticas y llegué hasta la especialidad de Antropología. Simultáneamente empecé a estudiar interpretación y luego me fui de la universidad, teniendo muy claro que allí no iba a poder hacer lo que quería.

Noticias: ¿Y cómo fue el camino hasta llegar hasta este presente?

Oteyza: Yo no me quedo con las cosas malas. Las olvido, les doy la vuelta, me cuento mis cuentitos. Me suelo quedar con la parte amable de la vida. Entonces, cómo me voy a quejar. Soy una privilegiada en todos los ámbitos de mi vida. La familia en que nací, todas las oportunidades que se me han dado. No puedo parar de agradecer. Yo soy creyente y agradezco a Dios tener a los míos sanos, que nunca me haya faltado….no me gusta quejarme, no me gusta ser víctima de nada. Me han pasado cosas horribles, pero incluso esas cosas me han llevado a enseñarme cosas muy buenas, a superarlas. Nunca he sido desgraciada.

Noticias: ¿Qué cosas horribles le pasaron?

Oteyza: Por ejemplo, siempre conocí a mi padre muy enfermo, un padre al que amaba locamente, con una enfermedad que por momentos era muy desagradable. Primero tuvo tuberculosis y luego un cáncer que no podía comer, era complicado. A mí con doce años me gustaba ayudar a cambiarle. El día antes de morir nos pidió que lo ayudásemos a pasar el trance de la vida a la muerte y con mi mamá y mis hermanos nos juntamos con él las manos y rezamos y le ayudamos a irse. Luego tuve un accidente de moto brutal que estuve cuatro meses hospitalizada con seis operaciones brutales. Muchas cosas, pero es la vida. Según como las vivas, las puedes vivir de una manera desgraciada o tratando de sacar lo positivo. Yo soy muy luchadora. La fuerza de voluntad es fundamental, el esfuerzo, la dedicación, el trabajo. No digo sacrificio, porque en ese término no creo, no me gusta para nada.

Noticias: ¿Cómo es este momento de su vida?

Oteyza: No me puedo quejar para nada. Es verdad que todo lo hago con riesgo y, sobre todo, lo hago inconscientemente. No sabes el estudio que he abierto ahora, es una inconsciencia, pero yo lo vi como una oportunidad. Aproveché que había muchos locales a muy buen precio para ser alquilados, hay muchos que todavía están cerrados, y el Estado dio la posibilidad de unos préstamos con muy buenas condiciones. Se dieron varias cosas, era ahora o nunca, y lo hice. Además quería hacer el puente Argentina-España con este estudio, donde tengo un equipo maravilloso de argentinos y españoles. Lo estoy viviendo sin parar. Yo no paré en la pandemia de hacer proyectos, no paré de trabajar y ahora no estoy parando. Para mí es sano. Me da salud el no parar. 

Noticias: ¿Es una adicción?

Oteyza: Sí, amo lo que hago. No considero que sea bueno porque también te quita de muchas cosas. A lo mejor me estoy haciendo un mal, los míos se preocupan por mi salud, porque no tengo descanso, no tengo un veraneo, pero es una elección. 

Noticias: ¿Cómo es el puente laboral que quiere hacer con Argentina?

Oteyza: Siempre tengo la sensación de que tengo algo pendiente con Argentina. Se me ha querido mucho en Argentina, he aprendido mucho, me habéis dado muchísimas cosas. Claro que también me he llevado mis palos y he estado diez años alejada. Pero en marzo pasado, me fui para allá porque me seguían llegando proyectos y también porque la echaba de menos. Ha sido mi país por elección durante ocho años.

Noticias: ¿Y qué Argentina encontró después de diez años?

Oteyza: Me dolió verlo tan triste. Lo vi golpeado por las circunstancias, vi a mis amigos y a gente que quiero mucho pasándolo muy mal. Pero siempre con ese amor, con ese respeto, con esas ganas, con ese proyecto. Yo quiero ir a trabajar allí, quiero volver, quiero poner mi grano de arena, quiero contagiar, poder hacer cosas buenas con mi talento y con la gente que conozco. Fui allí también a hacer un corto en Maipú, provincia de Buenos Aires, una experiencia que me encantó. Conocí otra Argentina, me monté en el tren con el director Javier Demaría y su familia, que me trataron tan generosamente. Lo mismo la televisión local, fueron todos estupendos conmigo. Nos volvimos en el tren a la una de la mañana, había un mogollón de gente, viví cosas que no había vivido antes estando en el país. La gente empezó a preguntarme cómo veía yo si viniesen a España, qué podían hacer. Yo en el corralito, cuando todavía estaba casada con Solá, tenía una casa grande. Mis casas siempre tienen lugar para recibir gente. De hecho, nosotros pudimos traer a nuestra compañía entera de “El diario de Adán y Eva” a que se quedasen en casa. Y yo pude darles la nacionalidad y los permisos de trabajo. Ahora lo que quiero es que los argentinos que están llegando aquí tengan un lugar donde dar un curso, una charla, una masterclass. Darles un espacio laboral.

Noticias: Por eso lo del puente

Oteyza: Exacto, y todo eso hacerlo en mi estudio. De hecho, Pablo Razuk viene a dar un seminario en noviembre y Dennis Smith dará uno de comedia musical. Tengo a Pablo Silva trabajando conmigo, un productor fantástico, y a Alechu Alberdi, mi mano derecha, y a Joy, llevándome las redes sociales desde Buenos Aires. Todos argentinos y luego tengo mi gente española.

Noticias: En este contexto y con su adicción al trabajo ¿qué espacio le queda para un compañero de vida?

Oteyza: Es un temita. En el amor yo sé lo que quiero, no estoy cerrada a nada, he tenido relaciones que me han querido mucho y yo también los he querido. Me gustaría mucho tener un compañero, que pudiésemos compartir esta pasión.

Noticias: ¿No lo encuentra o no se da ese permiso?

Oteyza: Me cuesta confiar al cien por cien, porque cuando confío lo hago sin reservas. Además, una cosa es ver desde afuera a la actriz, la directora, la empresaria, es muy bonito, pero luego hay que acompañar eso. Encima, yo soy muy activa e independiente. Soy una enamorada del amor y he pasado por mucho para conformarme, le tengo mucho respeto al amor, para mí es lo más serio que hay en la vida. 

Noticias: ¿Tiene algún diálogo o contacto con Solá?

Oteyza: No.

Noticias: ¿No lo han tenido en estos años de separados?

Oteyza: Los que hemos tenido no han sido positivos.

Noticias: ¿Cómo repercutió esto en usted?

Oteyza: Yo lo vivo muy mal. Es un fracaso enorme de dos adultos que no hemos sabido hacerlo bien. No digo el separarse porque le puede pasar a cualquiera, pero lo hemos hecho muy mal. Fueron 17 años de un amor brutal, de algo tremendo. Cuando nos separamos fue una presión de gentes, de cartas. “Nunca más voy a creer en el amor si ustedes se separan”, decían. Fue muy bruto realmente lo que nos pasó a la hora de cortar. Cayó todo, cayó una compañía artística, un proyecto, un rubro artístico maravilloso y luego lo que vino después fue tremendo.  

Noticias: ¿Él tiene contacto con sus hijas?

Oteyza: Eso no te lo puedo decir. Es duro.

Noticias: ¿Y qué recuerdo le queda de esa historia?

Oteyza: ¿Qué recuerdo me queda? Nunca lo había pensado. Nos tuvimos un amor brutal, fuimos una piña, pero el recuerdo más innegable que puedo tener fue la dupla artística que formamos. Yo arriba del escenario o delante de una cámara o haciendo radio nunca me he llevado tan bien con un compañero de trabajo como con él. Nunca jamás. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios