Viernes 9 de diciembre, 2022

PERSONAJES | 16-06-2022 15:00

Dasha Zakharova: "Lloro todo el tiempo por la guerra"

Nacida en la URSS y emigrada de Ucrania, es diseñadora de sombreros exclusivos. Récord en paracaidismo.

Nació en Evpatoria, una ciudad fundada por los griegos circa 500 a.C, que es puerto estratégico en la península de Crimea, sobre el Mar Negro. El escenario, hoy bélico, es de alerta máxima. Pero la vida de Dasha Zakharova —desde sus 16— transcurre aquí, en Buenos Aires, como rusa nacionalizada argentina. La joven emigró con su familia a nuestro país y su historia es ejemplo de resiliencia. Creativa, curiosa e intrépida, tiene récords en paracaidismo, vuela wingsuit, pinta, toca al piano temas de música clásica compuestos por Charly García —“mi profesor es el genio Mauro Kaseiri, quien transcribió al pentagrama toda la obra de Charly”— y fabrica sombreros a mano, en su taller de su casa de Palermo. Allí nos recibe, en un piso 24, donde la luz natural impacta tanto como las visuales.

NOTICIAS: Usted es rusa, más precisamente nacida en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. ¿Cómo era su vida de niña?
Dasha Zakharova: Una vida de infancia. Usaba un pañuelito rojo con una estrellita de Lenin y en el colegio nos hablaban de nuestro abuelo, el bueno de Lenin. Festejábamos su cumpleaños, teníamos poesías sobre él… No había variedad de productos, pero teníamos lo básico, pan, leche… Nunca nos faltó nada, ni ropa ni comida. Pero no había marcas. Iba a la playa, la tenía a tres cuadras, y jugaba por el barrio.

NOTICIAS: ¿Y su adolescencia?
Zakharova: Ahí me tocó la separación de la URSS (1991) y Crimea quedó dentro de Ucrania. A mis 11 años era preadolescente y con responsabilidades. Todo cambió. Las empresas se privatizaron. Nacieron las agrupaciones mafiosas. Si querías abrir un negocito, venía alguien a pedirte plata para defenderte.

NOTICIAS: ¿Por qué deciden emigrar a la Argentina?
Zakharova: Mamá tenía todo pre visto. Viajó con mi hermana a Kiev para hacer la documentación un año antes. Emigramos en 1997. Fue una odisea desprenderse de todo.

NOTICIAS: ¿Qué piensa de la guerra entre Rusia y Ucrania?
Zakharova: Es un desastre, son hermanos. Mi deseo es que acabe el conflicto, pero lo veo para largo. Nunca nadie va a saber con exactitud qué pasa. Esto empezó hace como diez años. A mí me ocurrió cuando en el colegio llegó un día la maestra y dijo, ahora no son más rusos y voy a dar clases en ucraniano. Yo soy ignorante, no sé de política ni me gusta, pero lo que llega tanto de Ucrania como de Rusia es falso. Llenan las cabezas de los pueblos con fake news. No estoy a favor de la guerra, lloro todo el tiempo. Al ver a las familias con los chicos revivo mi historia. Aunque soy una privilegiada porque emigramos voluntariamente.

Dasha Zakharova

NOTICIAS: ¿Qué hicieron al llegar?
Zakharova: Nos instalamos en Bernal en un departamento de 30 metros. Primero aprendimos castellano en una escuela pública. Luego revalidé mi título del secundario. ¡Papá estudió y revalidó también su secundario, su matrícula de médico y su especialidad! Empezó de cero. Mi hermana y yo trabajábamos. Yo vendía chipá en las estaciones del tren, subtes. Empecé a estudiar enfermería y a la noche trabajaba como promotora. También estudié pintura y producción de moda. Cursé medicina un año y medio y me casé. Tuve mis dos hijos, Naomi (17) y Thiago (15). Me divorcié después de 10 años y al año y medio conocí a mi novio.

NOTICIAS: Hace sombreros y la eligen estilistas tanto como clientas de élite. ¿Cuándo nació su vocación?
Zakharova: Todo empezó en Burning Man. Es una reunión de 80 mil artistas en el medio del desierto de Nevada (USA). Son los creativos más grandes del mundo. Se hace una vez al año. Levantan una ciudad con casas rodantes, carpas, gente que trae el auto y vive ahí. Es un lugar de puro arte. Quería llevar ropa acorde. En el lookeo, los sombreros eran imprescindibles y el estilo era steam punk, como en la película Mad Max.

NOTICIAS: El steam punk es un término del escritor de ciencia ficción K. W. Jeter, durante los ochenta. ¿Es un estilo retrofuturista?
Zakharova: Sí. Rebobina los tiempos victorianos, con trenes a vapor, tuercas, y lo mezcla con efectos futurísticos. Hice un curso con Araceli Pourcel para trabajar con cuero. Y con Flor Tellado aprendí la técnica del sombrero y estudié con Laura Noetinger que hizo sombreros para Máxima de Holanda. Una amiga me armó un Instagram como DACHICS. La dueña de la marca uruguaya Sisters Solnicki me pidió sombreros. Fueron furor.

NOTICIAS: Además de su pasión por los sombreros está volar.
Zakharova: En la luna de miel salté bungee jumping pero quedé embarazada. Pasaron 5 años y vi un videoclip en la que el cantante saltaba de un avión. Enloquecí y le dije a mi marido que lo hiciéramos. Me contestó ¡ni loco, andá y matate sola! (Risas) Y fui a Lobos y salté. ¡Hice el curso en Rosario y me separé! (Carcajadas).

NOTICIAS: ¿Y después?
Zakharova: Quise progresar, porque hay muchas disciplinas dentro del paracaidismo. No quería que solo fuese un hobby del domingo; quería hacerlo como deporte de competición. Y viajé a Perris, una ciudad en California, donde están los mejores coaches de paracaidismo. Entrené, vieron que vuelo bien, estable, no hago locuras, caigo bien a 200 km por hora… Y me invitaron a los récords. Primero fui al récord Latinoamericano, después a dos récords mundiales… Obtuve dos récords latinoamericanos y un récord mundial de mujer que se homologó como récord Guinness. En el medio, como mi novio Alejandro Montagna (52) volaba wingsuit, quise probar.

NOTICIAS: ¿Cómo es el wingsuit?
Zakharova: Usás un traje enterizo con cremalleras y alas, en tela de avión, que tiene unas toberas por donde entra el aire. El diseño está preparado para planear. El desplazamiento horizontal se incrementa mientras que el descenso vertical disminuye, si lo comparás con el paracaidismo tradicional en caída libre. Podés realizar maniobras espectaculares, como los pájaros. Ahora quiero aprender free fly. En el free, volás de cabeza o sentado, y hacés cualquier monería en el aire, pero la sabés controlar.

Galería de imágenes

En esta Nota

Sissi Ciosescu

Sissi Ciosescu

Periodista.

Comentarios