Domingo 27 de noviembre, 2022

PERSONAJES | 17-06-2022 00:44

Juan Carlos Kreimer: "Vinimos a hacer un mundo mejor"

Periodista contracultural, escritor, editor y docente. Estudios sobre la creatividad, punk y espiritualidad.

Si esta nota fuera interactiva, bastaría con clickear el nombre de Juan Carlos Kreimer para ver su vida desplegada como pergamino: primer biógrafo del punk en habla hispana, creador de la revista espiritual “Uno mismo”, autor de culto en más de diez países con el imprescindible “Bici zen”, editor durante décadas de los 132 volúmenes, mitad cómic mitad texto de la serie “para principiantes”, en los ’80 seguidor de maestros de Oriente como Krishnamurti Thich Nhat Hanh, y anticipador de cuanta corriente contracultural y espiritual sobrevino de este lado del mundo.

A los 77 años, Kreimer es mucho más que un sobreviviente: es, a esta altura, un hombre sabio. Tan sabio que puso palabras a un fenómeno, hasta ahora, impenetrable: el de la creatividad. No reunió tips y recetas para ser creativo. Para él, hubiese sido pan comido. No, señor. Lo que hizo fue hacerse preguntas vitales: ¿de dónde viene la inspiración artística o, también, la aspiración espiritual? ¿Cómo es que hay gente que la creatividad se la da más fácil que a otras? ¿Por qué Bob Dylan componía como un anciano a sus 17 años? Y reunió sus conclusiones en “El artista como buscador espiritual”, un ensayo que, en lugar de apelar a la neurociencia para determinar dónde sucede el chisporroteo creativo en la mente, volcó su propia y vasta vivencia, y convocó a creativos de la poesía, el arte y la astrología para echar luz al misterio. Podríamos decir más cosas, pero aquí lo tenemos a Kreimer, camisa de jean, pelo batido, biblioteca amplia de punta a punta de la pared, con mirada mañanera, y gafas redondas a la Lennon, sol y arboleda amarilla y otoñal derramadas sobre el hombro, música de fondo de pájaros con frío. Mejor no hacerlo esperar.

NOTICIAS: Después de tanto reflexionar sobre la creatividad, ¿qué conclusiones sacó?
Juan Carlos Kreimer: La creatividad está ligada a una actitud: la expresividad. Muchas veces no nos permitimos expresar lo que queremos. Nos impiden decirnos a nosotros mismos lo que percibimos. La creatividad hace mover elementos que estaban dispersos. La expresividad tiene que ver con lo que recibimos y lo que tenemos grabado en las células, y con sacarlo afuera. El Ser con mayúsculas busca quien lo exprese. Mucha gente creativa tiene el rasgo en común que se permite esos espacios de libertad expresiva. En mi libro menciono dos conceptos. El de la inspiración que significa etimológicamente influencia del espíritu. Es esa ráfaga misteriosa que introduce al hombre racional en el campo de lo desconocido. Y el de la aspiración: la respuesta del hombre sensible al llamado de conectarse con los aspectos más profundos y elevados de sí mismo.

NOTICIAS: ¿La inspiración es propia del artista y la aspiración propia de un místico?
Kreimer: Así es. La inspiración es al artista lo que la aspiración al buscador espiritual: una vía de ser tocado por lo velado. Al artista le amplía el repertorio de ideas. Y al buscador lo ayuda a completar esa comprensión de sí mismo más allá de sí mismo.

NOTICIAS: ¿Qué similitudes creativas ha detectado al entrevistar para su libro a un poeta ex sacerdote, a un artista y hasta un astrólogo?
Kreimer: Ninguno de ellos le teme al no saber. Están familiarizados con esa zona de ignorancia, ese cielo abierto que es campo fértil para la creatividad. Y por otro lado, ellos no quieren encontrar. Lo que disfrutan es la búsqueda. No es que

el pintor quiera lograr un cuadro. Ama pintar.

NOTICIAS: ¿Se puede enseñar a ser creativo?
Kreimer: Si acompañas a que la gente aprenda a soltarse, a expresarse, se puede enseñar. Pero no son recetas. Lo más importante es salir del pensamiento lineal, causaefecto. En el proceso creativo, todo lo habitualmente descartable puede querer manifestarnos algo. En todo lo que no vemos cuando miramos hay aspectos simbólicos queriendo manifestarse. Toda permisividad mental que nos saque de nuestros razonamientos habituales puede arrojar una señal.

NOTICIAS: ¿Por qué existe el bloqueo creativo?
Kreimer: Vienen de los miedos. Se trata fundamentalmente del miedo a exponernos y decir lo que realmente percibimos. En esta vida es más cómodo caretear, que ser auténtico. Por otro lado, hay que recordar que los seres humanos estamos diseñados para “protegernos” de cualquier exceso de información que pueda desestabilizar nuestras creencias. Para que se produzca un mayor registro en la sensibilidad, algo se nos tiene que desorganizar y desestabilizar nuestro componente racional. Los artistas, al igual que los místicos, se permiten bajar las defensas que los protegen y acceden así a nuevas comprensiones de lo que ya comprendían.

NOTICIAS: En su libro habla de una membrana capaz de captar lo imperceptible. ¿Cómo es eso?
Kreimer: En la condición humana tenemos las partes conocidas: mente y cuerpo. Sin embargo, hay una energía que sabemos que existe pero no a través de la razón. Entre ambas, hay un punto de contacto. Algunos lo llaman alma. Otros consciencia. Esta función que conecta ambos mundos es como una membrana donde imprime sus mensajes la naturaleza divina. Para acceder a eso, se requiere mucha receptividad. Escuchar esa voz te hace más creativo. En el camino espiritual, se le dice: “el llamado”. Es casi un hacer sin hacer, wu wei para la filosofía taoísta y el Zen. Gracias a esa membrana, brotan palabras que cargan significados más profundos que nos trascienden. No es verdad que el artista cree de la nada. Es un médium entre lo que percibe y lo que expresa. Un puente entre mundos.

NOTICIAS: ¿Quién fue la persona más creativa que conoció en su vida?
Kreimer: Muchos. A Thich Nhat Hanh, el monje zen, quien no sólo conocí sino que edité sus libros. Fui su primer editor al español. A Krishnamurti lo ví una vez en California y me impresionó. Puedo nombrar también a Claudio Naranjo, que me ayudó a conectar lo psicológico con lo espiritual. Luis Alberto Spinetta, Patti Smith, Marina Abramovich, John Berger. Todos tenían esa membrana activa.

NOTICIAS: ¿Los punks a quienes conoció de primera mano escribiendo su historia en Londres, eran creativos o meramente reaccionarios?
Kreimer: Por un lado estaban reaccionando y también eran creativos.

Una de las premisas en mi libro es reemplazar la “o” y ponerle la “y”. La parte fantástica y la sombra. Seguridad e inseguridad. Esa inclusión abre los poros de la membrana.

NOTICIAS: ¿En el futuro las máquinas serán más creativas que nosotros?
Kreimer: El ser humano siempre va a ser más creativo que una máquina. Pues la máquina no puede expresar la fuerza del alma. Tiene algoritmos muy actualizados pero no conocen la imprevisibilidad. No saben los algoritmos qué va a pasar después de la muerte. Yo tuve dos muertes súbitas. Ningún algoritmo podría haber dicho que iba a seguir vivo y escribiendo libros.

NOTICIAS: ¿Extraña los días dirigiendo Uno mismo, la primera revista de espiritualidad en habla hispana?
Kreimer: “Uno mismo” fue una escuela. Yo venía de la cultura punk y la contracultura, pero luego descubrí que si no cambiábamos la vida cotidiana, estábamos repitiendo viejas maneras de ser pero en nuevos contextos. Empecé a cambiar mi relación con todo. Había perdido el miedo. Aprendí ahí a escribir, a editar, a tomar lo mejor de otros. Pero extrañar esa época, no la extraño.

NOTICIAS: En el futuro que viene, ¿si no somos creativos no sobrevivimos?
Kreimer: Si no nos adaptamos con creatividad, sin miedo, con confianza, con conciencia de que no somos el centro del universo, vamos a estar en problemas. Por otro lado, probablemente las respuestas que tenemos hoy no nos sirvan para el mundo que viene. Debemos preguntarnos: de dónde venimos, a dónde vamos, quiénes somos. Y la potencia de estas preguntas fundamentales huye despavorida de las respuestas racionales. ¿Para qué nos pusieron sobre la tierra? ¿Estamos para pasarla bien y nada más? ¿O para generar una energía sutil de amor y confianza? Yo estoy convencido de algo: vinimos aquí a hacer de este un mundo mejor. Y eso lo lograremos siendo cada día más creativos.

 

Por Emilio Cicco.

por Emilio Cicco

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios