PERSONAJES | 23-06-2021 15:00

Diego Ripoll: “La radio estimula la imaginación”

El locutor y conductor repasa sus veinticinco años en radio, sus referentes, la deconstrucción y el final desprolijo de “Basta de todo”.

“Pasaron 25 años desde que me recibí de locutor profesional, aunque ya tenía mi recorrida en radios de baja potencia”, dice Diego Ripoll, satisfecho. Hace poco más de un mes se sumó al programa “Hola que tal”, que va de lunes a viernes a las 13 por la FM Nacional Rock 93.7, y el nuevo desafío lo tiene muy entusiasmado. “Trabajé en AM, FM, televisión abierta, cable, streaming y me faltaba un medio público. Siento que me dieron la camiseta de la selección”, cuenta. De chico pasaba horas escuchando radio, en la casa familiar, y la curiosidad lo llevó a debutar en una emisora barrial de Zona Oeste, donde nació y creció. Acompañó a Fernando Peña, y estuvo a la altura, y durante los últimos diez años hizo “Basta de todo”, en La Metro, junto a Matías Martin. Sus caminos se separaron y hoy Diego está con Calu Bonfante y Natalia Carulias — “Dos amigas que me recibieron muy cálidamente y estoy encantado de trabajar ahí”, asegura—. En esta nueva etapa también hace los podcast sobre la historia del Equipo de Antropología Forense. Y pronto se sumará a un canal de Youtube que produce Mario Pergolini, con la infraestructura de Vorterix. Además será parte de un streaming para la FIFA sobre fútbol y misterio, y hace transmisiones de la Copa Libertadores para Facebook Watch, —”Cada partido lo ve un millón y medio de personas en toda Latinoamérica”, aclara—. Y agrega: “Siempre me gustó hacer cosas nuevas”. 

Ripoll también se sacó el gusto de trabajar en televisión e hizo “Ran 15”, con Mariana Fabbiani y Maju Lozano; “Arde Troya” y “Teikirisi”, con Matías Martin; “Zapping” con el Pelado López; y varias series de Gastón Portal, compartiendo escenas con Norman Briski y Martina Guzmán. “A pesar de la autoestima y auto exigencia, me eligieron, me pusieron en la cancha y creo que lo hice más o menos bien”, especula. 

Noticias: ¿Cómo se sintió sumándose a un equipo de trabajo que funciona bien desde hace más de un año?

Diego Ripoll: Con Natalia y Calu nos conocemos hace más de veinte años, y ellas me pidieron que ocupara el rol del conductor, que para mí no implica jerarquía sino que es un trabajo más. Me recibieron súper bien, me dieron un lugar hermoso para poder jugar, aunque claro que también hay información en la dosis necesaria para atravesar la pandemia. Pero además es crucial relajarnos un poco y desconectarnos de esas cifras que nos alarman. La radio tiene 60 emisoras en todas las provincias de nuestro país, hasta en la Antártida, y nuestra búsqueda es comunicarnos con todos. Estoy invirtiendo el desafío porque antes hacíamos un programa muy urbano, muy para Capital y gran Buenos Aires, y ahora le hablo a todo el país y no me preocupa tanto lo que sucede exclusivamente en la ciudad. Nos llegan mensajes de todas partes, y estoy encantadísimo de hablar con personas que tienen otras realidades. 

Noticias: Es locutor, conductor, columnista, a veces aporta humor, hace personajes, ¿cuál es el rol que mejor le queda?

Ripoll: Me gusta sumar. Mi laburo con Fernando Peña me ayudó a correr el ego al costado para hacer que el programa brille, y la persona que está al lado mío también, y no importa si es el conductor, un invitado o un columnista. Me gusta tener esa funcionalidad. No sé si hago bien todo lo que me propongo pero lo intento. Me gusta el rol formal de la conducción pero también jugar un poquito, inventar una realidad que lleve al absurdo todo lo que estamos viviendo. Puedo actuar un poco, me gustan los sketches, meter algún personaje para salir de mi voz habitual. La radio que me gusta hacer es con sonido y no con imagen

Noticias: La radio solamente con audio conserva la magia…

Ripoll: ¡Claro! Me gusta también hacer tele y poner la cara, pero es otro medio. Hacer radio es jugar con lo que cree el oyente que está sucediendo, con el estímulo de la imaginación que también tiene leer un libro, por ejemplo. Es uno de los ingredientes esenciales de la radio, que te puede dar la libertad de estar manejando sin atención visual y darle significado a esas palabras que escuchas con tu subjetividad. 

Noticias: ¿A quién escuchaba de chico?

Ripoll: Escuchaba a Alejandro Dolina, a Lalo Mir con Bobby Flores y Douglas Vinci en Radio Bangkok. Me gustaban los personajes que hacía Fernando Peña, fue él quien me dio la libertad de poder jugar con lo que puedo dar al aire. Fue quien me dijo: “sos locutor pero podes hacer un montón de otras cosas”. Ese fue el desafío, el probarme que la locución es un oficio de amplio espectro y podes ser conductor, locutor publicitario, actor, doblajista. De chico tenía ese prejuicio porque es una carrera terciaria y en mi familia todos son universitarios.

Noticias: ¿Escuchar a Dolina, Lalo Mir o Fernando Peña lo estimuló para ser locutor?

Ripoll: Desde muy chico me interesó la radio. A los quince años hice mi primer programa en una radio de Morón con unos compañeros del colegio. Como les gustó mi voz, me pidieron que grabara todos los separadores artísticos. Mientras hacía eso, un amigo de mi padre que era el vicepresidente de la Asociación de Radios Privadas Argentinas y había sido también director de Continental y Del Plata, me dijo que era bueno y que tenía que estudiar locución. Y me prometió darme una mano para que, título en mano, pudiese encontrar trabajo. Así que me anoté en el COSAL, cursaba de noche y trabajaba de día. Y él cumplió con su palabra y yo, además, me conseguí trabajo por las mías.

Noticias: ¿Por qué después de diez años se terminó “Basta de todo” y la dupla con Matías Martín? 

Ripoll: Como grabo locuciones, por suerte trabajo siempre hubo. Pero no voy a negar la abstinencia de la radio en esos cuatro meses que estuve afuera. Eso genera angustia e incertidumbre. Me hubiera gustado un cierre más prolijo y digno para esos diez años que compartimos al aire. Hubiera querido que todo fuera más claro, a pesar de que con Matías ya había acordado una salida a mitad del año pasado porque ya veíamos que la dupla se estaba desgastando. Con las dificultades de una pandemia se enturbiaron algunas decisiones. Andy (Kusnetsoff) también se fue a Urbana Play sin sus co-conductores más antiguos y quizás seamos más caros y necesitaban acotar el presupuesto. No lo sé, pero puedo entenderlo, cada uno cuida su negocio. Desde que terminamos el programa no volvimos a hablar con Matías y no nos cruzamos pero hay un respeto y un cariño por todo lo hermoso que vivimos en estos diez años. Y justamente por eso nos merecíamos un final más decoroso. De todas maneras, con Matías teníamos una relación al aire, pero fuera del aire nos vimos contadas veces. 

Noticias: ¿Por qué no se quedó en Metro?

Ripoll: Porque cuando se fue el director artístico, Andrés Pandiella, hablé de mi continuidad con los gerentes artísticos y de finanzas de la radio pero faltaba la cabeza que diseñara una programación. Ellos me aprobaron un proyecto para seguir, y cuando llegó Quique Prosen armó algo diferente y lo que me propusieron no era lo que yo quería, decidí no seguir y preferí esperar un proyecto que me sedujera más. Y Nacional es un lugar hermoso, con potencial, trabajo cómodo y rodeado de mujeres; me gusta el cambio, disfruto interactuar con compañeras.

Noticias: Siempre tuvo perfil bajo y poco se sabe de su vida privada, ¿tiene pareja? 

Ripoll: Disfruto de la relación sexo afectiva con una mujer heterosexual. 

Noticias: ¡Qué manera moderna de contar que no está solo!

Ripoll: Son tiempos modernos. Me fui deconstruyendo y eso no es solo una cuestión de género sino también de las estructuras que uno trae, de cómo vivieron las relaciones nuestros padres, de la monogamia y todo eso que no es tan necesario. Lo importante es que tengas amor en tu vida, y lo tengo. Por supuesto que me costó, porque venía con mandatos familiares y sociales, y con el correr de los años fui ampliando mi panorama y abriendo mi cabeza y aceptando que cada quien vive su sexualidad y amor a su manera. No hace falta casarme y tener hijos, puedo ser feliz igual

Noticias: ¿Qué le gusta hacer cuando no trabaja?

Ripoll: El amor siempre estuvo y disfruto de la relación que tengo. Y me gusta juntarme con amigos aunque ahora no se pueden hacer juntadas pero si pinta terracita o parque, ahí vamos. Me gusta viajar, es una de mis grandes pasiones. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Liliana Podestá

Liliana Podestá

Periodista.

Comentarios