PERSONAJES | 20-06-2021 00:09

Christina Sunae: “Soy única, busco diferenciarme”

En pandemia, la chef norteamericana de raíces filipinas que vive en Argentina, publicó su primer libro y abrió una cantina en Manila.

Christina Sunae tenía alrededor de siete años cuando llegó a Filipinas. Venía de una ciudad de Carolina del Sur en Estados Unidos, el país donde había nacido. Era muy chica pero ya había vivido cuatro años en Japón con su “primera” mamá, que es coreana, y su papá, un mecánico de aviones que trabajaba para el ejército norteamericano y que es, según cuenta, “bien gringo, de familia irlandesa, rubio de ojos celestes, de casi dos metros, tan blanco que nunca llega a broncearse y se pone todo rojo”. En Okinawa también nació uno de sus hermanos. No tiene muchos recuerdos de esa época, salvo por el mar y alguna playa. De regreso en Estados Unidos, sus padres se divorciaron y su papá volvería a casarse con su “mamá filipina” que fue quien la crió. Al poco tiempo, su papá pidió el traslado a la tierra de su esposa y allí Sunae, como la llaman su familia y amigos, pasó algunos de los años más felices de su vida. En la casa familiar aprendió a cocinar para muchos, porque “cada reunión en la casa de una familia filipina reúne muchísimas personas” y casi sin darse cuenta, se convirtió en cocinera. Algunas de estas historias, Sunae las cuenta en Kusinera Filipina, el libro que acaba de editar junto a Catapulta y donde comparte además de las recetas que alimentaron su vida familiar, su profunda conexión con esta tierra que adoptó como propia en un precioso libro lleno de colores y curiosidades. 

Noticias: ¿Cómo aprendió a cocinar?
Christina Sunae: Mis primeros recuerdos son con mi mamá, mi abuela, las amigas de mi mamá y mis primas, cuando tenía 7 más o menos. En Filipinas todos cocinan, compartir es la base de la cultura que es alrededor de la comida y donde la familia es muy importante. Hay un dicho en Filipinas que dice, “si te casás con una filipina, te casás con toda su familia”. Mi papá ahora entiende qué le querían decir. 

Noticias: ¿Cómo empezó su historia profesional con la cocina?
Sunae: Cuando llegué a Buenos Aires. Yo ya era cocinera pero no me había dado cuenta de que esa era mi profesión. Ya cocinaba, en las fiestas en la casa de mi papá, vienen entre 50 y 100 personas así que estoy muy acostumbrada a cocinar para mucha gente. Empecé como una necesidad de cocinar mi comida y cuando venían amigos y probaban la comida, no lo podían creer, se sorprendían, para mí era preparar la comida de mi casa pero a ellos les encantaba.

Noticias: Pero faltaban aún años para abrir Sunae Asian Cantina…
Sunae: Sí, como no tenía capital para abrir un restaurante a la calle hice un puertas cerradas en mi casa, empecé una noche, después dos, hasta que llegué a abrir 5 veces por semana. Luego abrí Sunae Asian Cantina, más tarde Apu Nena, un restaurante de tapas asiáticas y, el año pasado, en Manila, abrí la versión filipina de Cantina. 

Noticias: ¿Cómo fueron esos primeros meses de tener un restaurante propio?
Sunae: Me acuerdo uno de los primeros días que había servido un pescado entero y me pidieron que le saque la cabeza, no me gustó pero lo hice, tuve que acomodarme. También estaba el tema del picante, yo lo preparaba como me gusta comerlo a mí y al principio no lo aceptaban mucho pero el paladar argentino está cambiando y ahora me piden más picante o no se asustan con el picante que tiene un plato. Doce años después haber empezado a cocinar en Buenos Aires, la gastronomía, por suerte, ¡cambió mucho!

Noticias: ¿Cómo llegó a instalarse en Buenos Aires?
Sunae: Estaba viviendo en Nueva York, había terminado la facultad, trabajaba un montón y quería irme. Junté a mis amigos y nos fuimos a Sudamérica. Primero fui a Brasil pero es un país demasiado divertido, ¡mucha fiesta todo el tiempo! Así que decidí venir a Argentina. La idea era quedarme solo tres meses para estudiar español y luego volver pero conocí al papá de mis hijos y me quedé.

Noticias: ¿Estudió cocina?
Sunae: No, estudié Negocios, cuando terminé trabajé en una empresa de cosméticos haciendo marketing por todo Estados Unidos y México, y además trabajaba en un restaurante de noche donde hacía de todo.

Noticias: ¿Cómo es la cocina filipina?
Sunae: Filipinas es felicidad, sol, playa, mucha gente sonriendo, una cultura alegre que se refleja en la comida. Aunque hago platos de Vietnam y Tailandia, la base de mi cocina es lo que aprendí en la casa de mi mamá, con mi abuela y mi familia. Para nosotros es muy importante tocar, probar, escuchar, eso es lo que trato de enseñarle a todos los cocineros, muchos estudian, saben de cocina francesa, española, de técnicas pero no entienden la sensibilidad de la comida y eso trato de transmitirles.

Noticias: ¿Cuál es la base de esa cocina filipina hogareña?
Sunae: Arroz, vinagre, salsa de pescado, pasta de camarón, frutas, siempre hay frutas en la mesa, en la casa de mi abuela, en el almuerzo hay arroz, pescado frito, sopa, algunos vegetales, condimentos y alguna fruta como mango o banana cortada. No tenemos postres, ya está en la mesa. Los dulces en Filipinas se comen en la merienda o a media mañana, todo el mundo se levanta muy temprano, a las 5 o 6 de la mañana así que a media mañana ya tienen hambre. 

Noticias: ¿Qué es lo que más extraña?
Sunae: Creo que la comida, cuando voy como de todo todo el día. Hay una comida en particular que se llama Halo Halo que significa mezclar, mezclar, y ese postre me encanta, lo como en la merienda todos los días. 

Noticias: ¿Qué es lo que más le gusta de Argentina?
Sunae: Me encanta todo de Argentina, me gusta el clima, que haya otoño, no me gusta el frío pero el otoño es muy lindo. Me encantan los productos del mar, tienen sabores mucho más ricos, como los cerdos por ejemplo, la carne es más sabrosa, tierna, en cambio en Filipinas es más dura por eso la tenés que cocinar más tiempo y ponerle muchos condimentos, saben mucho mejor mis comidas acá que en Filipinas. 

Noticias: ¿Fantasea con volver a Estados Unidos?
Sunae: No, no quiero vivir en Estados Unidos, los primeros años de vivir acá extrañaba un montón pero ahora no tanto, me gusta mucho vivir en Buenos Aires, es muy lindo, acá viven mis hijos y tengo dos negocios. No me imagino viviendo en otro lugar, seis meses acá y seis en Filipinas sería lo ideal

Noticias: Grabó un programa que estrena pronto…
Sunae: ¡Sí! Este año hice un programa que se llama Maridajes y se estrena el Flow en julio. Cada capítulo junta un cocinero con un sommelier que tienen que cocinar en algún punto del país. A mí me tocó cocinar en Trevelin, Chubut, en Casa Yagüe con Ignacio Sac, el sommelier de Gran Danzón. Hice cocina filipina con productos patagónicos y los platos tenían que maridar con los vinos de la bodega. 

Noticias: ¿Qué le parecen los porteños?
Sunae: ¡No tuve mucha experiencia con novios argentinos! Pero son muy distintos de los hombres en Filipinas por ejemplo, que son muy tímidos, se casan muy temprano y viven en familia, como el divorcio está prohibido, nunca se separan. El hombre norteamericano tal vez sea un poco más seguro, pero una cosa que extraño es que cuando salíamos con mis amigas, los hombres en Estados Unidos siempre te pagan los tragos toda la noche, ¡acá no!

Noticias: ¿Fue una ventaja o una desventaja ser extranjera en Buenos Aires?
Sunae: Fue una ventaja, acá soy única, muy diferente al resto, no hay muchas cocineras que sean una mezcla de asiática con yanqui, y a través de mi trabajo puedo expresar cómo soy.

Noticias: ¿Y qué dicen sus platos de usted, cómo es?
Sunae: Son coloridos, picantes, sabrosos, complejos, con muchas texturas y capas que hay que descubrir. Mis platos reflejan mucho de mi personalidad. Yo quiero ser diferente, no me quiero parecer a nadie, eso busco siempre. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Silvina Reusmann

Silvina Reusmann

Periodista.

Comentarios