Martes 6 de diciembre, 2022

PERSONAJES | 08-10-2022 00:39

Lorena Meritano: “Siempre quise ser profeta en mi tierra”

Actriz y conductora, repasa sus inicios, el éxito de sus telenovelas y los momentos más duros de su vida. El desafío de “Tarde de chicas” (NET TV).

Una vida de montaña rusa con vértigo y adrenalina, donde como Ave Fénix resurge resiliente, con coraje y sabiduría. La mucha vida de esta mujer, vivida intensamente en pocos años  —una cincuentena— asombra con episodios de su realidad, superadores de las ficciones que protagonizó. Entrerriana, nacida en Concordia, fue Miss Pinamar a los 15 y modelo; hizo su carrera como actriz en las pantallas latinas, trabajó en culebrones vistos en medio mundo y presentó programas de tevé de distinto calibre. Superó varias rupturas, relaciones comprometidas, romances fugaces y un cáncer, que desarrolla en su libro Sobreviviente (Grijalbo). Habla a la velocidad del sonido aunque ya no de todo. Por eso, niega un amorío con Luis Miguel a pesar de haber dicho a los medios que “la piel de Micky es lo máximo (...) nunca había acariciado en 50 años las nalgas de un hombre así”. Curiosamente, aquí en su país, alcanzó mayor visibilidad cuando encarnó a la maldita de “Pasión de Gavilanes”. Linda, delgada y altísima, conduce “Tarde de chicas” (NET TV), un talk show enfocado al público femenino, acompañada por periodistas y panelistas especializados. “Nunca conduje un programa similar; fui presentadora de Gran Hermano del Pacífico que se hizo en Colombia y de “El gordo y la flaca” (Univisión). Pero me gustan los retos. Me levanto a las 7 de la mañana para estudiar el guión, hago las tareas de mi casa. Vamos de lunes a viernes, de 17 a 18 horas; nos ocupamos de la realidad, no de chismes”, cuenta.

Noticias: ¿Cómo fue su niñez entrerriana?    

Lorena Meritano: Mi niñez fue la etapa más feliz y sana de mi vida. Vivíamos con mamá, papá y mis hermanos en casa de mis abuelos. Íbamos a pescar los fines de semana a la orilla del río Uruguay. Fui a la escuela estatal y por la tarde a un instituto de artes.

Noticias: ¿Y su adolescencia?

Meritano: Más complicada. A los 15 me sacaron unas fotos en Concordia y me llevaron a los desfiles de Pinamar; me anotaron en un concurso y salí Miss Pinamar. Fui tapa de revistas y fui a Buenos Aires a trabajar de modelo. Con 15 años y 1.80 m era una nena que venía de otra realidad. Me encontré lejos de los míos, sin estar preparada ni física, ni mental ni emocionalmente para eso. Sufrí mucho, empecé a aumentar de peso, me decían que estaba gorda. Con 17, me largué a llorar y volví a Concordia. 

Noticias: Y decide irse a México 

Meritano: Me junté unos pesos y partí. No quería regresar a Buenos Aires porque esta ciudad significaba burla, dolor, la había pasado muy mal. Críticas sobre cómo caminaba o hablaba con acento entrerriano. Al irme a México di un salto cuántico para crecer como mujer y profesional. Llegué en 1992, trabajé un año de promotora, después hice un casting multitudinario para Televisa y gané una beca de 3 años en actuación.

Noticias: ¿Allí comenzó su carrera actoral?

Meritano: Allí me formé y comenzó mi carrera internacional. Con mi profesora de teatro y de acento neutro, Adriana Barraza, lo primero que hice fue teatro. Enseguida la telenovela “Prisionera de amor” con la que ganaría el premio Palmas de Oro como Revelación. Después, por un tema del corazón, me fui de Televisa a Madrid. Compraba un atado de cigarrillos y una lata de atún y la mitad era para mi perra. Un día, mi compadre José Pérez, asistente de Luis Miguel, me invitó a Acapulco a pasar unas Fiestas. Y fui a bailar al Baby’ O (la disco preferida de Luismi) y ahí estaba la presidenta de Azteca Digital, Elisa Salinas. Con ella firmé un contrato de exclusividad con Televisión Azteca, la competencia de Televisa, para hacer “Rivales por accidente”. 

Noticias: ¿Cómo llegó a Perú?

Meritano: Me seleccionaron para la telenovela “Escándalo”, el proyecto más exitoso de mi vida. En ese tiempo mamá enfermó de cáncer y no me dejaban viajar. En Lima me propusieron hacer ”La mujer de mi vida” en Miami. Fue récord de audiencia, obtuve el premio Ace en Nueva York y el Mara de oro. Después de esos días de trajín, terminé una relación y estaba triste. Volví a México, filmé tres películas, viajé a la Argentina y me encontré con Pablo Lapiduz, un chico de Concordia. Enamorada, dejé todo, me casé y me fui a vivir al campo. En el 2000 me embaracé, lamentablemente fue un embarazo extrauterino y la vida me hizo un crack. Empecé a estudiar psicología social y, en 2001, me llamaron para hacer “Ecomoda”, secuela de “Betty, la fea”. Y así, con un matrimonio en crisis y habiéndome retirado, volví al ruedo. Me divorcié y al tiempo formé pareja con Juan Maldonado, productor y director colombiano, por casi 6 años. Aunque siempre quise ser profeta en mi tierra…

Noticias: Es que parecía más colombiana o mexicana que argentina, con un constante ir y venir.

Meritano: Sí, me la pasé yendo y viniendo, como una gitana. El tic tac de mi corazón latía desdoblado. Pero me separé de Juan y compré mi primer departamentito en Yatay y Sarmiento para instalarme aquí. Y justo me ofrecen “Amas de casa desesperadas”, versión colombiana.

Noticias: ¿Cómo conoció a Ernesto Calzadilla?

Meritano: A Ernesto (actor, modelo, presentador y ex Míster Venezuela '98, radicado en Colombia) lo conocí en un pasillo de RCN (canal colombiano de televisión abierta). Un tiempo después comenzó a seguirme en Twitter y empezamos a salir. Construimos una relación muy linda hasta 2016.

Noticias: ¿Intentaron tener un hijo? 

Meritano: Sí. El proceso in vitro había empezado en Bogotá. Siempre tuve mi obra social acá, por eso vinimos a Buenos Aires, hice mis chequeos de rutina y dieron bien. De vuelta en Bogotá, un día me toqué una bolita y fui volando al médico. Era cáncer. Ipso facto volví a la Argentina y comenzaron las cirugías. Primero el seno derecho y los ganglios. Después, un tratamiento muy largo de quimio y el seno izquierdo. Pronto me sugieren extirpar trompas y ovarios… Fue un año tremendo el 2016. 

Noticias: Durante los noventa transitó una relación con Yolanda Andrade, la actriz y conductora mexicana.

Meritano: Mientras cursaba mi beca en Televisa, Yolanda me mandaba cartas y flores y tuvimos un vínculo. Lo vivimos con absoluta tranquilidad y libertad. Me empezó a gustar un chico, a Yolanda le molestó, nos peleamos y me fui a España. Esa relación queda en mi recuerdo como algo lindo que no escondo. 

Noticias: ¿Cómo se autopercibe?

Meritano: Como una mujer congruente, que piensa, siente, dice y hace en congruencia. Me costó lograrlo. Estoy abocada a no cumplirle las expectativas a nadie, a seguir saliendo de la zona de confort. Por eso empiezo en octubre una serie de Star+ que me gané por un casting. Se llama “La voz ausente”. Soy una profesional vehemente, honesta, sencilla. Estoy enfocada al disfrute porque me toca disfrutar.

Noticias: ¿Qué le provoca la realidad argentina?

Meritano: Me atraviesa, me duele, me preocupa, me ocupa. Por mi madre jubilada, mis sobrinos, los jóvenes, por mí. Por la desigualdad, la corrupción y el machismo. Por la violencia, la falta de respeto, de educación y de valores. Los sistemas de justicia, educación y salud no funcionan. ¡Hay que salir a laburar y dejar de pelear! 

Galería de imágenes

En esta Nota

Sissi Ciosescu

Sissi Ciosescu

Periodista.

Comentarios