Viernes 14 de agosto, 2020

PERSONAJES | 04-07-2020 07:00

Pamela Villar: “Le tenía miedo a la popularidad”

Pastelera, sacó su segundo libro y es jurado de “Bake Off”. La popularidad de la TV de aire y reinventarse en pandemia.

Cuando Pamela Villar terminó el colegio, se anotó para estudiar traductorado de inglés. Pero un año más tarde abandonó tras darse cuenta de que no se imaginaba trabajando de eso, sentada frente a una computadora todo el día. Y en una charla con su mamá, la sorprendió que le preguntara “¿por qué no hacés lo que siempre hiciste?”, sin saber bien a qué se refería. Cocinera autodidacta desde chica, con miles de galletitas y tortas en su haber para deleite de familia y amigos, la cocina era algo tan omnipresente en su vida que ni siquiera lo tomó como un camino posible. Aunque bastó que su madre lo mencionara para comenzar a ver la luz del asunto, y así se anotó en una de las únicas tres escuelas de cocina que existían en aquel momento. “Empecé a cursar y me gustó, pero no fue hasta que tuve pastelería que me di cuenta de que me encantaba”, relata hoy, convertida en una de las pasteleras más reconocidas del país, dueña del restaurante Yeite, autora de “Postres para alegrar la vida” y el flamante “Dulce 24 hs” y jueza de “Bake off”, el reality de pastelería que reúne multitudes cada noche de domingo. 

Noticias: ¿Qué cocinaba en esos primeros años?

Pamela Villar: Siempre me gustó comer dulce, entonces llegaba el fin de semana y hacía galletitas, bizcochuelo, budines. Agarraba alguna revista o libro y me ponía a seguir recetas. Después me empecé a sentar frente a la tele y anotaba las recetas de los cocineros. Todo dulce; recién después, cuando empecé a estudiar cocina, me animé con lo salado. 

Noticias: ¿Se ha descontracturado la pastelería de los últimos años o sigue siendo la alquimia perfecta?

Villar: Creo que se descontracturó porque hay más oferta, más acceso. La gente, al poder ver a alguien por redes o en la TV, va perdiendo el miedo y lo ve más cotidiano. Es verdad que hay que seguir recetas y respetar tiempos, pero está más relajado. En estos meses de cuarentena muchos se animaron a probar con la pastelería, no solo porque ahora hay más tiempo para cocinar sino porque son momentos en los que necesitamos gratificarnos con algo, premiarnos con alguna preparación dulce y rica. 

Noticias: ¿Por dónde le gusta innovar en su cocina?

Villar: Trato de apuntar cada vez más a un mejor producto, y de acuerdo a esa materia prima volcarlo a algún postre o preparación. Así me sucede con las frutas de estación: si aparecen membrillos, empiezo a crear y probar con eso. Voy un poco por la búsqueda de buenos productos y cosas distintas. 

Noticias: ¿Le interesan las tendencias o prefiere seguir un camino propio?

Villar: Me interesan para ver. Me gusta saber qué está pasando y qué ingrediente, técnica o decoración se está usando, pero creería que cada vez voy formando más mi estilo. Soy bastante simple, no me identifico tanto con la pastelería francesa. No soy tan métrica, aunque no pierdo la prolijidad y exactitud.

Pamela Villar

Noticias: Yeite lleva seis años de vida, ¿qué balance hace después de haberse instalado en un barrio tan distinto, a pasos de la cancha de Atlanta?

Villar: Sí, fue una decisión jugada, pero el balance es absolutamente positivo. Empecé sin saber demasiado; era la primera vez que montaba un negocio. Pero fue un aprendizaje y una escuela increíble. Me siento súper contenta y definitivamente voy a seguir por este lado de ser independiente y dueña. Además, me sentí cómoda en el rol de cocinera y no solo como pastelera. El lugar me encanta, aunque de pensar en otro, quizás me gustaría llevarlo a alguna zona con más movimiento. Me doy cuenta de que a veces me falta el cliente que pasa caminando y se tienta, acá todo el mundo llega específicamente. ¡Pero seguiría sin irme a Palermo! 

Noticias: Empezó a hacer delivery, ¿cómo le resultó?

Villar: Teníamos un poco de miedo, pero la gente se adaptó y pide. Nosotros no hacíamos delivery antes, así que fue todo muy nuevo. Empezamos con pedidos, cajas con pastelería, menúes especiales y tratando de que todo llegue en buenas condiciones. No es un negoción, pero es la forma de mantenernos activos.

Noticias: ¿Y cómo ve que lo están llevando sus colegas?

Villar: Estamos todos igual, reinventándonos. Manteniéndonos abiertos y sosteniendo la estructura. También ayudándonos mucho, pasándonos datos. Seguimos porque nos gusta cocinar, ninguno está haciendo una gran diferencia. Muchos vamos a seguir haciéndolo, pero extrañamos el contacto con el cliente, la energía diaria. 

Noticias: En paralelo, lanzó su nuevo libro. ¿Cómo fue el recibimiento?

Villar: Estoy feliz con el libro. Salió en un momento inesperado, no sabíamos qué iba a pasar en este contexto, pero finalmente me parece que es ideal, porque la gente está en su casa y aparecieron de vuelta las ganas y el gusto por la cocina. Este libro es un reflejo mío, transmite mi idea de cocinar en todo momento y para cualquier ocasión. Porque yo lo hago en mi restaurante pero también en casa, y me gusta pensar que siempre se puede preparar algo dulce y rico desde el desayuno a la noche, sea una granola o una torta. El libro anterior iba más por momentos o situaciones concretas. Este es para todo el día. 

Noticias: ¿Cómo se lleva con el auge de la cocina y pastelería saludable?

Villar: Me gusta, pero más en la comida que en la pastelería. En mi vida cotidiana me gusta comer de todo y bien, pero tengo mis permitidos en la pastelería. El brownie con manteca no lo como todos los días, pero cuando sí, me gusta que sea con buenos ingredientes. Me piden mucho que haga postres light, pero no me gusta. Prefiero una rica fruta fresca o hacer un budín de zanahoria con azúcar mascabo y harina integral, me parece que es mejor reemplazar algunos ingredientes con otros más saludables. 

Noticias: ¿Y qué la pierde a usted?

Villar: En lo dulce me pierde la pastelería más sequita, como un budín, o lo que tenga fruta, como una tarta de manzana. También los lácteos, como un flan o una tarta de ricota. En lo salado muero por las harinas en general: el pan, las pastas, las masas… 

Noticias: Ya había estado en TV cuando le llegó la propuesta de “Bake Off”, pero se trataba de algo de mucha más exposición en TV abierta. ¿Le costó decir que sí?

Villar: Cuando hace unos años me convocaron en elgourmet.com no lo podía creer. Me costaron mucho los primeros programas, hoy me miro y me quiero morir. En el casting no me salía la voz, me acuerdo de que hice una receta de biscotti y no podía hablar. Pero como todo, cuando uno va practicando, se va soltando y va adquiriendo el timing. Aunque cuando me llamaron para “Bake Off”, del que veía la versión inglesa con mis hijas, tampoco lo podía creer. Todavía hoy me cuesta exponerme, soy bastante tímida. 

Pamela Villar

Noticias: Cada juez tiene su voz y perfil, ¿cómo fue encontrar su lugar?

Villar: Siendo la mujer, ya arrancaba con una diferencia clara. Después, se sabía que por mi personalidad iba a ser un poco la que diera las devoluciones de mejor manera. No me sale ser mala. Puedo decir que te salió mal, pero primero te cuento lo que sí hiciste bien. Y cada uno encontró su lugar, no fue pautado. Ya Christophe era una figura muy fuerte y estricta, así que definitivamente iba a ir por ese lado. La ventaja es que tanto con él como con Damián somos muy amigos, Christophe de hecho fue mi profesor cuando comencé a estudiar y después trabajé con él en su bistró de Palermo.  

Noticias: Les está yendo muy bien en un momento en el que muchos otros programas se cancelan. ¿Cómo lo vive?

Villar: Pasó un poco con la primera temporada, pero en esta se acentuó: es un programa de competencia, divertido, en el que no se agrede al participante y todo es un juego. Además es pastelería, que está de moda. Por algo la rompe hasta entre adolescentes… Entonces el formato es lindo, la competencia es divertida y ahora con la cuarentena se transformó en un plan en sí mismo. Después de tanta noticia, es un buen escape

Noticias: ¿Y cómo lleva el aumento de la popularidad?

Villar: Le tenía mucho miedo, porque no es lo mismo estar en aire que en cable. Fue muy buena la respuesta de la gente y aún así no es ninguna locura, sigo con mi vida normal, solo me reconocen un poco más. Sí me subieron mucho los seguidores y me empezaron a hacer más comentarios, pero lo sentí manejable y lo llevo bien.

Noticias: De hecho, el otro día en su Instagram todos se volvieron locos porque no podían creer sus brazos marcados. Preguntaban si era de batir… 

Villar: Hablé de ese posteo en el chat de mi familia. ¡No puedo creer lo que se generó! Es mi genética y contextura, porque como dulce todos los días y soy así. No me mato en el gimnasio ni dejo de comer, son 25 años de amasar y batir…

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios