Martes 6 de diciembre, 2022

PERSONAJES | 13-11-2022 00:44

Paola Marzotto: “Hice mi camino con mi propio esfuerzo”

Fotógrafa artística y ambientalista. De familia empresaria y aristócrata, es la consuegra de Carolina de Mónaco.

Paola Marzotto es una italiana de carácter que vivió varias vidas en una. Nació en Venecia y comenzó su multifacética carrera profesional en el mundo del arte a los 18 años. Estudió antropología, psicología y actuación en la escuela de Lee Strasberg. Fue periodista en diversos medios italianos, incluida la Rai, autora y productora de televisión y fotoperiodista. Hizo fotos durante la filmación de “Apocalypse Now” de Francis Ford Coppola, en Filipinas. Fue diseñadora de modas, trabajó en política y fue candidata al Parlamento europeo.

Es hija de la condesa Marta Marzotto y nieta de Gaetano Marzotto, fundador de una de las empresas más poderosas de Italia. El grupo textil Marzotto fue dueño de Hugo Boss y de Valentino y fabricante para Gianfranco Ferré, entre otros.

Paola vivió intensamente el ambiente cultural de la Roma de los años setenta y su curiosidad la llevó por diferentes caminos. En la actualidad es fotógrafa artística, ambientalista y dueña de la galería Eye-V Gallery.

En estos días presenta su muestra “Antarctica, Melting Beauty”, en la Galería de los Atlantes del Palacio de la Legislatura de Buenos Aires. La exposición reúne una serie de fotografías que tomó en la Antártida Argentina a principios de 2020.
Vive entre su chacra cerca de Punta del Este, su piso de Buenos Aires y Europa, donde residen sus hijos y nietos. De su matrimonio con Carlo Borromeo tuvo a su hija Beatrice —casada con Pierre Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco— y a su hijo Carlo.

Noticias: Al revisar su biografía da la impresión de que es una persona curiosa, intensa y libre. 
Paola Marzotto: Absolutamente. Soy muy curiosa e inquieta, me gusta aprender. Y soy muy libre. No sé si es una suerte o una condena.

Noticias: ¿Le costó ser una persona libre? ¿Pagó algún precio?
Marzotto: Es mi carácter, está en mi naturaleza. No puedo pensar en haber hecho otro tipo de elecciones. 

Noticias: Usted se reconoce artista. ¿Qué es ser artista?
Marzotto: Es un estado del alma. Un estado de tormento también. Yo conozco artistas que se vuelven locos de noche y de día pensando en algo. No lo veo mucho en el día de hoy. Veo mucha gente muy lista que encuentra una fórmula y va por ahí.

Noticias: ¿En qué momento creativo está?
Marzotto: Estoy en una segunda etapa. Yo venía de lo analógico y desarrollé un ojo impresionante. Tuve que aprender a manejar lo digital, es complicado, me ha costado mucho la parte tecnológica, pero aprendí a manejarla y estoy contentísima. Mi cámara —Canon R5— me permite infinitas posibilidades. Juego con esto y me encanta lo que hago, pero no hago “fake” de la naturaleza para impresionar. Si pudiera pintar lo haría, pero no tengo tiempo. La fotografía es lo que más se acerca a la pintura. Ahora estoy trabajando en dos proyectos: My Giverny y Il Giardino del Edén, donde fotografío parques, árboles, fuentes, paisajes.

Noticias: ¿Qué importa en la fotografía: la técnica, el ojo o ambas cosas?
Marzotto: A mí me sirve el ojo y el buen gusto, el sentido estético, que ahora es casi una mala palabra. El sentido de la armonía, de la composición, de la belleza. Además, no podría hacer lo que hago si no fuera una atleta —nado y camino y fui esquiadora— porque esto es bravo. Todo el cuerpo trabaja cuando estás en búsqueda de algo. Ya me caí un par de veces y me lastimé una costilla. Después hay que tener mucho carácter, cuando las cosas no te salen de entrada tenés que meterle garra e insistir. 

Noticias: Usted dijo que su viaje a la Antártida en 2020, que derivó en la muestra de fotos, fue un viaje al abismo. ¿Por qué?
Marzotto: Fui en el barco National Geographic Explorer y muy shockeante lo que encontré. Me impresionó mucho la falta de vida, de animales, el paisaje desolado. Yo conocía bien Magallanes, había estado en los años ’70 y en los ’90. Y todo lo que vi no correspondía con lo que me había contado mi hijo que había estado en la Antártida siete años antes. Pensaba ver la película de Disney, con las ballenas flotando, no encontré nada de eso. Después de esto y con la pandemia tomé conciencia. Ahora tengo una mirada mística de la naturaleza, que tiene secretos y milagros impresionantes. Cada yuyo tiene un milagro. No corto más el pasto. Antes la naturaleza era algo ornamental para mí.

Noticias: Como parte de su toma de conciencia creó la Eye-V Gallery en 2021.
Marzotto: Sí, es fotografía artística de muy alto nivel, con una búsqueda profunda enfocada en la naturaleza. En este momento somos 15 fotógrafos internacionales. Organizo exposiciones en galerías, museos, bienales, ferias. Mi exposición de la Antártida también la presenté en la Bienal de Venecia 2021 y en la Escuela de Minas y Energía de Madrid.

Noticias: ¿El pertenecer a una familia aristocrática le facilitó las cosas, le abrió puertas, le jugó a favor?
Marzotto: Más que aristocrática, la nuestra fue siempre una familia empresarial antigua, sólida, seria. Marzotta era uno de los cuatro grupos grandes de Italia. Mi abuelo era también un mecenas, hizo la ciudad de la armonía en Valdagno. Mi abuela paterna sí era aristocrática. Por otro lado, tuve abuelos campesinos, mi mamá era una campesina que se convirtió en modelo porque era muy guapa. El venir de una familia importante me trajo problemas en mi trabajo periodístico y en la moda un poco menos. La gente pensaba que era super privilegiada, pero yo hice mi camino con mi propio esfuerzo y por varias razones me fue complicadísimo. No lo hice con la familia, todo me lo gané yo. 

Noticias: Usted tiene dos hijos. ¿Qué clase de madre ha sido?
Marzotto: Severísima. Muy estricta con los valores, con los estudios, la responsabilidad de cada uno. Mi madre ha sido lo mismo conmigo y ha funcionado mucho. Mis hijos han hecho la escuela pública, han sido súper independientes y cero malcriados. Han tenido muy pocos juguetes, vivíamos en el campo, iban a correr por allí hasta que venía la noche. Creo mucho en hacer funcionar la fantasía y no llenar a los niños de actividades que no le desarrollan la cabeza. Y ha funcionado perfecto. Los dos se han graduado y son profesionales buenísimos. Beatrice es documentalista y Carlo, diseñador industrial, y en cuanto a la visión ética compartimos los mismos valores.

Noticias: ¿Cómo era su madre? ¿Qué recuerdos tiene de ella?
Marzotto: Falleció hace poco y tengo millones de recuerdos. Mi madre era una persona muy interesante, muy talentosa, pero muy brava porque tenía un perfil narcisista. Yo he tenido mucha sintonía con ella, teníamos la misma cabeza, pero en algunas cosas no compartíamos los mismos valores. He nacido protegida, en una familia bien, en un clan familiar. Mi madre era hija de madre soltera, el padre era alcohólico, vivían en el campo. Era muy ambiciosa, yo no. Era una mujer muy vivaz, inquieta, inteligente. Logró un matrimonio importante y tuvo cinco hijos, pero ella estaba mal, le afectaba la vida de provincia en el Veneto. En un momento se enfermó y comenzó a ir a Roma para hacer la psicoterapia. Ahí conoció a Renato Gutusso, un gran pintor italiano veinte años mayor que ella, y comenzó una relación con él, que fue un gran amor, mientras seguía casada con mi padre. En esa época me introdujeron en el mundo de la Roma de los años setenta. 

Noticias: ¿Cómo era ese mundo?
Marzotto: Empecé a tener todo ese aluvión de artistas, de políticos, estaban los jóvenes pintores, la gente que rodeaba a Gutusso, más importante, mucha gente del cine. Lina Wertmüller era gran amiga de mi madre, Passolini comía con Gutusso casi todas las noches, yo me trataba con Melina Mercuri, Alberto Moravia, Gualterio Jacopetti, director del film Mondo Cane, y con el poeta ruso Yevtushenko. En Roma teníamos una pequeña casa toda rosa shocking y vivíamos las dos. Yo estudiaba y ella, con la excusa de cuidarme a mí, iba y venía desde Veneto. Éramos muy cómplices, nos divertíamos mucho. Una vida bohemia de alto nivel. 

Noticias: ¿Usted tuvo grandes amores?
Marzotto: Para mí son todos grandes amores, si no no pierdo el tiempo de intentarlo. He tenido páginas muy importantes, cada una ha tenido su peso. Y casi no tengo interrupción de relación con los hombres de mi vida. Sigo siendo super amiga de todos. Para mí toda esta gente se ha convertido en familia. Si puedo no pierdo ni una pieza, y sigo teniendo muy buenas relaciones con mis amigos de chica. No creo que el corazón de uno sea limitado. Yo los quiero a todos. 

Noticias: ¿Cómo es su relación con Carolina de Mónaco?
Marzotto: Prefiero no hablar de mis relaciones personales actuales. Por mi privacidad y la de los otros.

Noticias: Le pregunto entonces cómo es la Carolina que usted conoce.
Marzotto: Una gran mujer, una fantástica mujer que hace muchísimo más de lo que se sabe. Le tengo muchísimo respeto por el trabajo social que hace. 
 

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios