Domingo 4 de diciembre, 2022

PERSONAJES | 20-10-2022 13:10

Leonardo Sbaraglia: “Me encantaría hacer otro villano”

El actor argentino que trascendió fronteras se enfrenta a un nuevo rol. Comienzos y colegas.

Leonardo Sbaraglia es como un compañero de colegio al que uno se alegra de que le haya ido bien en la vida.

De sonrisa entrañable, tiene la habilidad de hacer sentir cómodo a su interlocutor desde un primer momento. Predispone en forma inmediata para la charla, sin necesidad de prólogos ni precalientamientos. El diálogo empieza a fluir inclusive antes de que se lleve a cabo la ceremonia de encender el grabador.

Desde su debut en “La noche de los lápices” (1986), supo construir una trayectoria cinematográfica envidiable. Besó a Antonio Banderas bajo las órdenes de Pedro Almodóvar en “Dolor y gloria”, compartió protagónicos con figuras del cine nacional como Héctor Alterio, China Zorrilla y Ricardo Darín, y es el único actor argentino que cuando mira “Taxi Driver” puede afirmar que trabajó con dos de sus intérpretes.

Su segundo nombre es Máximo. Esa imposición ejercida desde la cuna lo llevó a buscar ser el mejor en todo lo que hace. Desde hace algunos años viene conectando con su paternidad en títulos como “Acusada”, “Errante corazón” y “Hoy se arregla el mundo”.

El estreno de la película ”El gerente” para Paramount+ sirve de excusa para el encuentro. Un mediodía porteño en una idílica esquina de Belgrano, ajena a las tribulaciones cotidianas, sirve de refugio para que Sbaraglia cargue el teléfono antes de emprender un viaje que representa una linda oportunidad laboral, se permita tomar algo fresco para apaciguar el calor primaveral e inicie la conversación con NOTICIAS.

Noticias: La película se llama “El gerente” y el gerente es usted. Cuéntenos un poco su visión acerca de Álvaro, el personaje tan particular que encarna. 

Leonardo Sbaraglia: En principio fue muy interesante porque me presentó la peli Winograd, yo había hecho “Hoy se arregla el mundo” con él y a partir de ahí quedamos en muy buena relación, nos llevamos genial, nos entendimos muy bien. La posibilidad de hacer “El gerente” llegó de manera casi repentina y no lo dudé, porque me gustó mucho el guión, era muy atractivo, bien escrito, muy gracioso y además tenía cierta épica. Para mí, como desafío actoral, implicaba algo interesante que era parecer más grande, más vencido y creo que con muy poco logramos una linda transformación. Álvaro es un hombre con bigotes, un poquito engordé y además me pusieron una panza, ya es un tipo que peina sus entradas y todo eso está muy bien logrado porque además ayudó a encontrar el carácter del personaje. La película apuesta mucho al desenvolvimiento de ese hombre en la vida, habla de una segunda oportunidad. De un tipo que logra de alguna manera abrir el corazón y eso es algo fundamental en el guión que está escrito con mucho oficio por Patricio Vega, el guionista de Los Simuladores. Tiene muchas líneas de juego, por un lado está la historia épica del que arriesga y gana, pero en el medio surgen cuestiones más subterráneas.

Noticias: ¿Qué cuestiones?

Sbaraglia: Hay una historia de padre e hijo muy interesante. Álvaro es un tipo que vive a la sombra, está hace 35 años en la misma empresa, aburguesado. Su pareja y su familia se aburrieron de él, entonces se da cuenta de que le queda la última bala, y si no mete esa sabe que no le van a quedar muchas más oportunidades. 

Noticias: Usted trabajó desde muy chico como actor, nunca tuvo otro trabajo. ¿Cómo es meterse en la piel de otro laburante?, ¿hay que investigarlo o con el guión alcanza?

Sbaraglia: En este caso es una persona que arrancó en una empresa y fue ascendiendo hasta la gerencia a lo largo de su vida, entonces hay que empaparse de cómo es el funcionamiento de una empresa, qué funciones cumple un gerente, eso es indispensable. Yo conocí a Marcelo, el gerente verdadero, y conversamos bastante. 

Noticias: Trabajó con gran cantidad de directores. ¿Qué le brinda Ariel Winograd para que haya decidido hacer dos películas casi en continuado junto a él?

Sbaraglia: Ariel tiene mucho oficio, ha rodado muchas películas y quiere mucho al actor. Tiene una manera de trabajar que te hace sentir muy libre y cómodo, es muy exigente, pero te genera un espacio de búsqueda donde consigue lo que quiere sin hacértelo sentir. Está todo el tiempo trabajando y mejorando tu laburo en el set, le gusta rodar mucho. Así que eso te lleva a probar, a arriesgar y él es un enamorado de la actuación, te hace sentir muy querido y contenido.

Noticias: Cecilia Dopazo interpreta a su ex. ¿Cómo llevó eso?

Sbaraglia: Es un comeback (se ríe). Fue hermoso, ya “Wino” nos había buscado hace más de diez años para otra película que no pudimos concretar y que se rodó con otros actores, la idea del reencuentro ya estaba y se dio ahora. Es lindo porque trabajamos en “Clave de sol” hasta el 91 y ahí fuimos novios durante un par de años. Después coincidimos en “Tango feroz” donde ya no éramos pareja, en “Los 90 son nuestros” con Carlos Gandolfo y también en “Caballos salvajes” que fue lo último. Uf, pasaron casi 30 años, ¡es tremendo! (piensa y se ríe), pero es interesantísimo volverte a cruzar con compañeros que no veías desde hace tiempo porque el reencuentro te agarra desde un lugar más maduro, adulto y tranquilo, menos pretencioso. ¿Sabés qué? Tendríamos que volver a juntarnos con Pablo Rago también, casi coincide con nosotros en “Hoy se arregla el mundo”, pero no se dio. Hay que encontrase con Pablito y con Fernán Mirás, sería lindo, la próxima se nos da.

Noticias: Ya que hablamos de Dopazo, es imposible no pensar en el director Marcelo Piñeyro. Me extrañó que usted no formara parte de “El Reino”.

Sbaraglia: Me llamó, pero no pude sumarme, siempre que ve la posibilidad de hacer algo juntos me llama, lo que pasó es que “El Reino” coincidía con que estaba en tres trabajos distintos, pero tenemos una relación en la que siempre estamos buscando oportunidades para laburar juntos, con nadie filmé tanto, ¡hicimos cinco películas! Es un gran director.

Noticias: A “El gerente”, le cambia un par de letras y es “El garante”. ¿Qué recuerdos tiene de ese gran programa?

Sbaraglia: ¿Sabés que a veces cuando hablo me confundo los títulos? (se ríe). Tengo recuerdos hermosos, no solo de Sebastián Borensztein que sigue haciendo cosas bárbaras, sino sobre todo de Lito Cruz. Él fue uno de los mejores compañeros que uno se puede encontrar en la vida. Aprendí mucho con él. Aparte de haber tenido hermosos maestros como Agustín Alezzo, Augusto Fernándes o Joy Morris.

Noticias: Hoy nos convoca una película de Paramount+ y el anuncio fuerte de la plataforma fue la película de “Los Simuladores”. Usted trabajó con Szifrón en “Relatos salvajes”. ¿Lo llamaron? Lo veo para algún villano…

Sbaraglia: ¡Ah, bueno! Si suena el teléfono, bienvenido, me encantaría. Szifrón me parece un genio, es un director y una persona brillante, no lo digo yo solo. Es erudito, delicado, fino, elegante y sobre todo sabio a pesar de ser muy joven, es un portento que tenemos en este país. ¡Ojalá! Me encantaría ser el villano, aunque también están los villanos clásicos, no les quiero quitar el trabajo, pero si aparece alguno nuevo podría ser.

Noticias: Recientemente se cumplió un nuevo aniversario de “La noche de los lápices”, ¿conversaron sobre la película con su hija adolescente?

Sbaraglia: ¿Sabés que mi hija no vio la película todavía? El otro día estábamos hablando de eso porque hizo un precioso trabajo en conjunto sobre el tema en el colegio y le dije que tenía que verla. Lo que pasa es que es una película muy dura. Yo era un año más chico que ella cuando la hice, tiene 16 y yo tenía 15, cumplí los 16 en el transcurso de la filmación. Me parece re loco lo frágil que uno es a esa edad y haber hecho semejante película, pero fue una experiencia de mucho aprendizaje.

Noticias: Hablando de los más jóvenes, participó de N5, el video de Lali Espósito. ¿Es una forma de acercarse a las nuevas generaciones?

Sbaraglia: No lo hice por eso sino por mi relación con Lali. Con ella hicimos “Acusada”, pegamos muy buena onda y cuando me dijo: “Yo sé que vos sos difícil, pero quiero que estés”, le contesté: “¡Obvio!”. Está bueno, Lali es cada vez más Lali, me parece que este año ha sido bastante bisagra para ella. Siempre le fue muy bien, pero ahora pegó un upgrade, le está yendo genial en España, ¡hasta habló del fernet en el programa El Hormiguero!

por Leonardo Martinelli

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios