PERSONAJES | 06-12-2019 11:22

Walter Soares: "Lo único que sé hacer es ser un artista"

Hace 35 años que es parte de “Caviar”. Sensible y glamoroso, habla de su mentor Jean François Casanovas, adicciones y aprendizajes.

Walter Soares es sinónimo de “Caviar”, grupo icónico que brilla desde sus inicios, a principio de los 80. Fue su fundador, Jean François Casanovas, quien hizo que Walter descubriera que es un artista. Completo y complejo. En sus 35 años de trayectoria, recorrió muchos países, actuó para reyes y príncipes, para grandes figuras nacionales e internacionales y para quien quisiera disfrutar de sus exquisitas transformaciones. Hijo de un chef brasileño y de una ama de casa argentina, creció en Avellaneda y Villa Devoto, empezó a trabajar a las 13 años como cadete de una juguetería y a los 19 conoció a Jean François. Entró a Caviar como vestidor y al año ya se subió al escenario. Vive en una casona de Boedo que alquila hace 27 años, y en la que guarda sus grandes tesoros: vestuario, telas, piedras, plumas, pelucas, y una enorme colección de música y películas.

Walter es, sin ninguna duda, un sobreviviente. Superó adicciones, un cáncer con metástasis en todo el cuerpo, ruinas económicas, pérdidas y un ACV el pasado 6 de enero. Hoy se luce en “Sex, viví tu experiencia”, en el Gorritti Art Center, con dirección de José María Muscari, y volvió con “Caviar”, que representará en diciembre en su casa y a la gorra.  

Noticias: ¿Se siente un sobreviviente?
Walter Soares: Sí, soy un sobreviviente. Viví milagros y cosas divinas en la vida. Y me di cuenta de que la viví de esa manera gracias a mi madre, que se llamaba Reina Isabel. Tengo 115 primos hermanos, porque los hermanos de mis padres tuvieron todos más de siete hijos. La única que no podía tener hijos era mi mamá y nunca lo supe. Cuando falleció, a mis 20 años, mis tías me contaron que tuve dos hermanos, pero que no llegaron a nacer. Entonces entendí por qué ella hacía lo que hacía por mí. Era la persona más tranquila del mundo, pero era una leona si tenía que defenderme. Sentía que mi mamá era un superhéroe. Mi papá se llamaba Wilson, era chef, y alcohólico. 

La gente tiene miedo de decir te quiero, me gustas y yo ya no tengo miedo de nada. Después del ACV, se acabó; decidí parar.  

Noticas: Cuando conoció a Jean François, ¿Usted supo que también era un artista?
Soares: Sí. Nunca busqué lo que hago. Todo lo que hice lo hice porque lo sentía. Un día me cansé y dije: no trabajo más. Me fui a un boliche y ese día conocí a Jean François. No sabía quién era pero me llamó la atención porque tenía orejas muy grandes. Esa noche nos fuimos juntos y no nos separamos más. Él tenía 34 y yo, 19. Fuimos pareja un año y después fuimos amigos inseparables. Empecé a trabajar en Caviar como vestidor. Mi primer número lo hice en Michelangelo con Caviar y Moria Casán. 

Walter Soares

Noticias: Caviar lo acompañó siempre pero cuando se enfermó de cáncer, decidió dar un paso al costado. Y luego volvió. 
Soares: Estuve tres veces a punto de morir. Y si, me fui de Caviar cuando tuve cáncer, con metástasis. Me diagnosticaron en el 98, cuando me descubrí un bulto en el abdomen. Tenía cáncer de pulmón, garganta, testículo y abdomen. Mi hicieron una quimio fuerte y estuve dos meses internado. Esa fue la segunda vez que estuve a punto de morir. La primera vez fue cuando me llevó la policía y me torturaron. Estaba en una mansión de Pilar, con unas amistades de la noche. Allanaron esa casa sin orden de allanamiento, nos metieron en un auto, nos llevaron a una zanja con revólveres en la cabeza y yo escuchaba que preguntaban por handy: “quedan acá o, los cortamos”. Los otros lloraban y pedían que no los mataran. Yo nunca tuve miedo, siempre sentí que estaba en un sueño y que alguien me cuidaba. Y la tercera vez que me sentí morir fue este año, cuando sufrí el ACV. Sentí que me desenchufaban un cable muy importante. Tuve que volver a aprender a hablar. Y si bien me recuperé, no volví a hablar nunca tan rápido como antes. 

Noticias: ¿Qué aprendió con cada una de esas vivencias?
Soares: Aprendí a no ser cobarde, a no tener vergüenza de decir lo que siento. No hay tiempo para perder en la vida. La gente tiene miedo de decir te quiero, me gustas y yo ya no tengo miedo de nada. Después del ACV, se acabó; decidí parar.  

Ser artista es y será parte de mi vida. El tiempo pasa y no quiero perderlo, porque no es eterno.

Noticias: ¿Vuelve Caviar?
Soares: Sí. Vamos a hacer ocho funciones los viernes y sábados de diciembre en mi casa, a la gorra. Trabajé con todos los grandes de todos los tiempos: músicos como Charly García, Juan Carlos Baglietto, Marilina Ross, con artistas como Alberto Olmedo, Norma Aleandro, Antonio Gasalla, Moria Casán. Viajamos por el mundo entero. Cuando tenía tres años, en mi cumpleaños, me escapé, me metí en mi habitación y me vestí solo con un traje a rayas marrón y amarillo, que me habían regalado. Ya de chico me gustaba ponerme lo que tenía ganas. Y me gustaba hacer reír a la gente. 

Walter Soares

Noticias: Jean François fue el gran amor de su vida, ¿qué recuerdos tiene de él?
Soares: El día que nos conocimos nos fuimos a ver una película y a jugar a uno de los primeros juegos de computadora. Lo jugó hasta el último día de su vida. Siempre nos gustó jugar, informarnos, la música, el arte. Por algo estuvimos toda la vida juntos y nos divertíamos. Fui su pareja durante un año, luego nos separamos y seguí trabajando en Caviar. Agradezco a la vida haber tenido a ese maestro. Me enseñó sobre luces, vestuario, maquillaje, a clavar clavos, pulir, soldar. Ser artista es y será parte de mi vida. El tiempo pasa y no quiero perderlo, porque no es eterno. Quiero vivir, ser feliz, enamorarme. Tuve cinco parejas, todas bastante largas. 

Noticias: ¿Cómo superó su adicción a las drogas?
Soares: El tema de las adicciones lo paré hace bastantes años. Antes de morir Jean François ya estaba limpio hacia 7 años. Decidí hacer un tratamiento yo solo. Fue después de desaparecer dos días de mi casa y nadie sabía dónde estaba. Y pensé: esto se acabó. Llegué a mi casa, averigüé qué hacer y al día siguiente empecé un tratamiento que se llama Vida nueva. Primero me enseñaron qué significa la palabra adicción y es, simplemente, el que no dice. Hice una terapia de más de 50 horas semanales con otras personas, durante tres años. Dejé de consumir y cuando murió Jean François, hace cinco años, volví a tomar. Estuve casi tres años consumiendo, aunque no en cantidad. En noviembre pasado, dos meses antes de tener el ACV, decidí dejar de consumir porque no me sentía bien. Estaba solo en casa y no estaba drogado pero sentía algo especial, como que todos me gritaban basta. Y dejé y a los dos meses tuve el ACV. Pensé que mi vida se acababa, porque quería hablar y no me salían las palabras. La primera vez que me maquillé, lloré mucho porque soy perfeccionista, pero no me salía. Ya no consumo nada. 

Noticas: “Sex viví tu experiencia”, ¿llegó como un salvavidas a su vida?
Soares: Me hizo muy feliz la llamada de Muscari. Quiero entrenar para estar mejor en la segunda temporada de “Sex”, que arranca en enero. Esta obra me ha dado libertad. Las cosas aparecen en el momento justo. En enero pensé que me moría y hoy estoy haciendo un espectáculo que me encanta. José María Muscari es la primera persona diferente de Jean François que me dirige. A mis 54 años, conocí otra forma de trabajo, con un elenco con muchos jóvenes. Lo único que sé hacer es ser un artista. El teatro y el arte son parte de mi vida. Me encanta jugar.

Galería de imágenes

Liliana Podestá

Liliana Podestá

Periodista.

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario