Sunday 14 de July, 2024

POLíTICA | 26-07-2013 12:37

El socio que amenaza con mandar preso a Boudou

Quién es Luis Hilario Scolari, el socio que puede mandar preso al vice con su testimonio. Los $ 5,5 millones que recibió del Estado.

Viernes 12 de julio, minutos después del mediodía. El hombre sale de su casa en Rodríguez Peña al 1100, en el coqueto barrio de Playa Grande, en Mar del Plata, y sube raudo a su automóvil, un Volkswagen Gol Trend gris. Viste camisa blanca, suéter negro que hace juego con el pantalón, y saco beige de corderoy.

El hombre maneja unas diez cuadras. Estaciona en doble fila frente a un kiosco de la calle Güemes. Entra y sale del local en un puñado de segundos con la billetera en sus manos, antes de guardarla en el bolsillo del saco. Nadie lo conoce. Allí lo aborda NOTICIAS, y suelta una frase: “En su momento hablaré con la Justicia o con quien tenga que hacerlo”.

El que tira el mensaje desafiante es el publicista Luis Hilario Scolari (49). En Mar del Plata, casi todos lo llaman “Lucho”. Aunque los más confianzudos prefieren decirle “Enano”, apodo que ganó por su escasa estatura. Así lo llaman el vicepresidente, Amado Boudou, y su socio y mejor amigo, José María “Nariga” Núñez Carmona. Scolari, Boudou y Núñez Carmona se conocieron en la adolescencia, en los veranos marplatenses en la zona de Los Troncos, la más acaudalada de la ciudad balnearia. Y nunca más se separaron.

Pero por estos días, la amistad parece resquebrajarse y los negocios alrededor de las sociedades del vice y su socio empiezan a crujir. Hasta el momento, Scolari era un personaje desconocido en la trama judicial que complica a Boudou y a su entorno. Ahora NOTICIAS revela su imagen y reconstruye la historia y los mensajes que el hombre deja trascender entre sus íntimos, y que amenazan sacar a la luz los negocios del vicepresidente y su mejor amigo con el Estado. Negocios en los que Scolari fue un actor central y que, solo en concepto de publicidad oficial, ascienden a más de 5 millones y medio de pesos. Millones que, según anda ventilando el publicista, también debería haber cobrado él, y que según lo que investiga la Justicia solo habrían ido a parar a los bolsillos de Boudou y Núñez Carmona. Si no obtiene su tajada, explican en su entorno, Scolari hablará. Lo escucharon pronunciar estas palabras amenazantes: “Si yo hablo, Boudou va preso”. Por primera vez desde los días del caso Ciccone, el vice y sus cófrades vuelven a tambalear.

DE SOCIOS A ENEMIGOS. “Lucho” Scolari todavía posee el 20 por ciento del paquete accionario de WSM SA, una sociedad que ofrece cartelería publicitaria en la vía pública y cuya cara visible es Núñez Carmona, que conserva el 80 por ciento de las acciones. Hasta hace un tiempo, la sociedad funcionaba como un reloj suizo y todavía recibía un importante flujo de dinero del Estado a través de pauta oficial, para difundir actos K en las pantallas que ofrecen casi exclusivamente en Mar del Plata y sin demasiado control.

Según Jefatura de Gabinete, en el segundo semestre del 2011 WSM recibió 1.815.000 pesos en pauta oficial, que fue destinada a publicidad callejera. El primer semestre del año siguiente, con Boudou ya instalado en la Vicepresidencia, el grifo se abrió aún más: 3.267.403,33 pesos, casi el doble, para la sociedad. En el segundo semestre del 2012, sin embargo, la cifra cayó considerablemente, tal vez por el estallido del escándalo de la ex Ciccone, una oscura mancha para el legajo del vice y sus amigos: 453.750 pesos, divididos en dos facturas de 302.500 y 151.250 pesos, a cobrar a través de Télam, la agencia estatal que reparte la publicidad del Gobierno.

¿Qué fue lo que hizo enojar a Scolari, que ahora amenaza con transformarse en nuevo arrepentido de la corrupción K? Lo que deja trascender el publicista es que lo corrieron del negocio a medida que Boudou ascendía y “Nariga” Núñez Carmona transformaba ese ascenso en cash. “En los últimos tiempos solo me llamaban para firmar el libro de actas en la escribanía”, se despachó con bronca en las últimas semanas, en la oficina marplatense de su abogado, Valentín Grasso, en la calle Güemes. Se refería a la escribanía de la porteña peatonal Florida al 600, en la que Boudou y su socio rubrican todas sus sociedades.

WSM era una firma que Núñez Carmona había creado en 1996 pero que no registró actividad comercial hasta después del 2007, cuando comenzó a dedicarse a los “servicios de publicidad”. Fue “Nariga” el que acudió a Scolari: uno conseguía los fondos del Estado, y el otro la logística. El publicista tenía tres carteles al costado de la ruta provincial 63, en Esquina de Crotto, en la localidad bonaerense de Dolores, que había instalado en un campo de su suegra.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1909 de la revista NOTICIAS.

El socio que amenaza con mandar preso a Boudou

También te puede interesar

por Federico Mayol

Galería de imágenes

Comentarios