POLíTICA | 21-10-2019 13:38

Por qué Macri eligió el nombre #SíSePuede

La crisis del Gobierno dio vida a un nuevo modelo de campaña. También pronostican más chicanas con Fernández en el debate.

La gira federal del #SíSePuede es la contracara política de lo que fue el 90% de la gestión del macrismo. Luego del fracaso, al menos electoral, de la lógica de la que llamaban “la nueva política”, Mauricio Macri termina su mandato sujetándose a métodos tradicionales y a la histórica liturgia local.

Aunque el filósofo Alejandro Rozitchner, el asesor del Presidente, abra la canchera “Comunidad por el Cambio”, una web cerrada y exclusiva para 200 funcionarios con el ánimo caído, la transformación en la cosmovisión del oficialismo parece pronunciada.

La crisis del Gobierno, y lo que parece ser el final de su gestión, dieron vida a un “nuevo Macri”, más conservador, que habla de Dios, defiende a la campaña de “Salvemos las dos vidas”, asegura que la elección pasa entre "la familia o el narcotráfico", homenajea a militares asesinados durante la última dictadura, y se muestra feliz en masivas marchas a las que antes le escapaba.

(Te puede interesar: Cuál será el futuro de Cambiemos)

Sobre todo, la gira parió a un Macri que, distinto al que se vio la semana luego de las PASO, está dispuesto a dar pelea. Y, con él, también mutó el resto del mundo amarillo, que abandonó viejos hábitos: hoy, a diferencia de lo que ocurrió antes de las elecciones primarias, funcionarios nacionales de hasta tercera línea se organizan para ir a hacer campaña en el conurbano para intentar revertir la elección.

Es muy impresionante lo que pasa, armamos el lugar para cinco mil personas y vienen diez mil, si armamos para diez vienen quince. Es que no es joda lo de Mauricio, lo apoya el 35% del electorado y llena plazas por todo el país, y sin aparato”, destaca uno de los organizadores del raid federal, que al cierre de esta edición ya había pasado por 25 ciudades de todo el país. Desde el círculo del Presidente aseguran que esa energía que se llevó del recorrido fue clave para que el mandatario llegue entero y confiado a los dos debates entre candidatos.

(Te puede interesar: Macri post debate: “bronca” con la “agresividad” de Fernández)

“Es impresionante cómo los ánimos en el espacio fueron creciendo a medida que le encontrábamos la vuelta y el gusto a las marchas”, destacan desde la Casa Rosada.

Con ese espíritu el oficialismo enfrentó las últimas semanas de la campaña, en las que se prepararon para el cruce televisivo con Fernández. Para el último debate, el de la Facultad de Derecho, desde el Gobierno aseguran que harán hincapié en los costados que más molestan al kirchnerismo: la corrupción y su costado más “autoritario”.

También pronostican más chicanas entre Macri y Fernández. “Es que Mauricio es así, igual que en el debate del 2015 con Scioli”, aclara un hombre que lo acompañó a la provincia de Santa Fe y que también estará en el último debate.

Galería de imágenes

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario