Sunday 14 de July, 2024

POLíTICA | 15-08-2023 08:39

Alberto Fernández y los últimos meses de su mandato

En el último tramo de su gestión, alejado de la campaña y de la botonera del Estado. La trastienda de sus días.

El domingo 30 de julio, Alberto Fernández le dio una larga entrevista radial al periodista “Tuny” Kollmann, en Radio 10. Los que están leyendo esto probablemente no se hayan enterado de esa nota, y eso tiene una explicación bastante sencilla: casi ningún medio nacional la levantó. Lo más curioso, sin embargo, fue que pocos minutos después de la charla con el mandatario salió al aire el presidente del Banco Central, Miguel Pesce.

Y lo raro fue que esa conversación sí fue reproducida por portales de todo el país, aún cuando en los papeles el cargo del radical es mucho menor al del Presidente. De hecho, eso pensaron varios en el equipo de comunicación albertista, que llamaron a algunos periodistas para quejarse de que nadie hubiera replicado las palabras del saliente inquilino de la Quinta de Olivos.

Alberto Fernández, en una entrevista con Mex Urtizberea

Sin embargo, aunque lo relatado no deja de ser una anécdota, también representa mucho más que eso: marca el termómetro real de la presencia política de Fernández, que lucha contra el ostracismo haciendo videos de preguntas y respuestas para sus redes sociales desde los jardines de la Quinta de Olivos, junto a su perro Dylan.

Despedida

Así transcurren los últimos meses de Alberto Fernández en su cargo, ya que, en sus propias palabras, “trató de mantenerse al margen de la campaña”. Es verdad que, a la distancia, toda la situación no deja de ser bastante llamativa. Casi desde el vamos: el Presidente llegó a su lugar gracias a los votos que no eran de él, es el primer mandatario en no buscar la reelección desde la llegada de la democracia (descontando el caso de De la Rúa que debió terminar antes su gobierno, y el de Alfonsín, en cuya época esa herramienta constitucional aún no existía) y, además, se convirtió en un gobernante más protocolar que en el efectivo jefe del Estado. Ese lugar, el de los controles de la botonera, lo ocupa Sergio Massa desde que llegó a su cargo, a fines de julio del año pasado.

Tomas Rebord junto con Alberto Fernandez

Esos son, al menos, los hechos. Buceando en la cabeza de Fernández la situación puede tomar algún otro cariz. Primero porque el hombre se aferra a la idea de que su gran drama no fue la gestión o su capacidad de liderazgo sino algo que, en un punto, casi raya lo esotérico: la mala suerte de que su gobierno haya coincidido con una pandemia, una guerra y una sequía. En la intimidad, dicen que esta última, que afectó duramente a la economía, es una de las razones que repite una y otra vez Alberto para explicar por qué no compitió por la reelección. “Es que me tocaron cuatro años horribles”, es una reflexión que suele compartir.

Después, en los momentos en que la autoestima le vuelve al cuerpo, saca pecho con algunos temas. Por ejemplo, que logró colar al candidato a vicepresidente, Agustín Rossi, en la fórmula, además de que pudo sumar a dos leales en la lista de candidatos a diputados bonaerenses (Victoria Tolosa Paz y Santiago Cafiero). Los tres, además, comparten otra realidad: son ministros del gobierno de Fernández, una señal implícita, piensa él, de cierto reconocimiento a su gestión.

Fotogaleria El presidente Alberto Fernández en la Base Marambio, en lo que constituye la cuarta visita de un jefe de Estado al continente blanco

También nombra otros logros. Finalmente se impuso su tesis de que exista una PASO al interior del espacio, que en sí encierra una doble victoria: no hubo un candidato designado a “dedo” por Cristina Kirchner. ¿Se cumplirá lo que le dijo el Presidente a Roberto Navarro, sobre “terminar con veinte años de kirchnerismo”? Si así fuera, queda la duda de cómo lo tomaría el mandatario. ¿Lo festejaría o lo lamentaría?

Adiós

De cualquier manera, la agenda diaria de Fernández pasa por temas más terrenales. En las últimas semanas, además de dedicarse a contestar preguntas de usuarios anónimos desde su cuenta de Instagram, se tomó un rato para llamar a un jugador lesionado de Argentinos Juniors -club del cuál es un histórico hincha- para ver cómo evolucionaba su pierna, y también para sorprender al aire al periodista Ernesto Tenembaum, en el día en que este cumplía 60 años, una de las pocas entrevistas que dio en los últimos meses.

Fabiola Yáñez

Hay ahí una decisión tomada de aparecer lo menos posible en la campaña, igual que Fabiola Yáñez, su pareja, que mantiene un perfil bajo.Fernández guarda, todavía, una última gira presidencial antes de dejar el poder. Viajará por Estados Unidos, Chile y China, y está la posibilidad de sumarle también Cuba y Sudáfrica. Será la despedida.

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios