jueves, noviembre 14, 2019

POLíTICA | 03-11-2019 12:19

Cosificados: la mesa de los galanes K

Kicillof fue el pionero, ahora se suman Lammens y "Cafierito". El asedio femenino.

Los rumores de un romance entre la periodista Viviana Canosa y el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, se hicieron demasiado insistentes. Tanto que la mujer se vio obligada a negarlo públicamente: “Eso me causó mucha gracia y, a la vez, mucho dolor. Me dio entre vergüenza ajena y mucha incomodidad. Lo siento como una campaña sucia o algo así, me parece raro”, dijo en su programa de televisión de Canal 9, pero luego fue por más: “Pero chicos, la próxima búsquenme uno buenmozo, un Lammens, no sé”, bromeó.

De repente, el candidato a jefe de Gobierno porteño del peronismo se convirtió en un sex symbol de la política. Junto a Santiago Cafiero, un asesor de la mesa chica de Alberto, se ganaron todas las miradas y le robaron, al menos, un poco del protagonismo absoluto que tenía el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, el preferido dentro del kirchnerismo.

De todas maneras, y a pesar de la irrupción en escena de los nuevos chicos lindos del justicialismo, el candidato a gobernador bonaerense sigue manteniendo firme su título. Así lo demostró, muy a su pesar, en el partido de la Costa, el 8 de julio. En el acto estaba hablando el intendente local, Juan Pablo de Jesús, cuando un griterío lo obligó a interrumpir su discurso. No supo qué sucedía hasta que se dio vuelta y vio a Kicillof sacándose el pulóver. El estallido de euforia quedó registrado por la transmisión televisiva. Y las risas que generó entre quienes estaban arriba del escenario, también.

El momento quedó en la memoria de quienes estaban ahí, por eso al otro día, en Necochea, Alberto tuvo una reacción ante el enésimo piropo al ex ministro. “¡Sos un bombón asesino, Axel!", le gritó un hombre. Y el candidato presidencial respondió con ironía: “Hoy gracias a Dios no se sacó el suéter”.

Kicillof asegura que ese rol de seductor le da “vergüenza”, que está casado y es muy feliz con su pareja. Pero su público lo reclama: a cada lugar donde va, se ven carteles que resaltan su belleza: “Si te separás, acá estoy”, decía uno de los mensajes que le escribieron en su visita a Lobos, en la última semana de campaña.

Incluso hay merchandising al respecto. Remeras y tazas, entre otras cosas, con la cara de Axel. Hasta tiene una cuenta de Instagram de unos diez mil seguidores: Kicillove.

No es poco para el dirigente que supo conquistar primero a Cristina. La sedujo con su inteligencia, juventud y predisposición al trabajo, hasta convertirse en su favorito. Ahora, además, agregará una gran cuota de poder a su combo de sex appeal. Nada mal.

Nuevas caras. Cuando Canosa nombró a Lammens, un lugar que los militantes empezaron a darle cuando supieron que era el candidato de la Ciudad, terminó de entronizarlo públicamente. El competidor de Horacio Rodríguez Larreta tiene 39 años y se hizo conocido por ser el presidente de San Lorenzo y tener un tremendo parecido físico a su vice: Marcelo Tinelli.

De su belleza se hablaba antes de ser dirigente, pero haberse candidateado por el Frente de Todos lo puso en el radar del peronismo y lo incluyó en el ranking de los más piropeados. Sin embargo, él intentó desviar la atención hacia Kicillof, quién más si no, cuando se había desatado una compulsa tuitera para saber quién era el más lindo del espacio: “Axel es muy sexy, es atractivo. Lo pienso de verdad, me gusta. Esos ojos… Me cautiva, me gusta. Tiene algo, ¿no? Como la patilla, Marx…”, sentenció Lammens para el medio El Canciller.

Pero el presidente de San Lorenzo no fue la única aparición sorpresiva en el plano de los jóvenes y bellos dirigentes peronistas. El 11 de agosto, al cierre de los comicios de las primarias, subieron al escenario la candidata a diputada Luana Volnovich y Santiago Cafiero: “La dupla de telenovela” titularon en las redes y el hombre de mayor confianza de Alberto tuvo una impactante escalada en su nivel de conocimiento.

De a poco, Cafiero se fue sintiendo más cómodo en el rol de sex symbol. En su cuenta de Instagram incluso se animó a posar mostrando sus zapatos marca Justicialistas, un canje que consiguió tal como hacen los influencers, a pesar de que apenas tiene 8.000 seguidores, por ahora.

En el acto del miércoles 23 en La Plata, Cristina aseguró que ella quiere acompañar a la nueva generación de dirigentes, donde afloran los jóvenes con tanta política como sex appeal. “Nunca me gustaron los jóvenes de relleno, siempre me gustaron protagonizando la historia”, dijo la senadora nacional.

En el medio de la revolución feminista, en esta campaña hubo una característica sin antecedentes: los “cosificados” fueron los varones del Frente de Todos.

Galería de imágenes

Daniela Gian

Daniela Gian

Periodista política.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario