POLíTICA | 05-12-2019 15:27

El show del Macri “fracaxitoso”

El Presidente empieza su serie de despedidas en tres formatos. Hoy el institucional por cadena, el sábado en la Plaza de Mayo el formato popular y el domingo con una peli llamada Momentos.

Hoy a las 20 tenete preparado el vermucito o pochoclos. Hepatalgina vale también. Prendete a la tele por el canal que más te guste, porque por todos los medios va a estar en cadena nacional Mauricio Macri haciendo su balance de gestión.

No importa lo que diga. Sus fans van a aplaudir y sus detractores van a decir “pero qué hijo de…”. Lo importante es que Macri desde las 20 comienza su series de despedidas en tres formatos. Hoy el institucional por cadena, el sábado en la Plaza de Mayo el formato popular y el domingo a las 20 el adiós más intimista, bien a tono con su onda Facebook o Instagram, con una peli llamada Momentos. El adiós de Macri empezó por los votos, pero se termina midiendo en rating, por personas en metro cuadrado y en clics y visualizaciones o interacciones de audiencias digitales. Si no fuera por la incertidumbre ante lo que viene, sería un verdadero alivio llegar al fin de estos cuatro años de enflaquecimiento de los bolsillos, agrandamiento de la pobreza y congelamiento de la actividad económica. 

Pero en estos días se va a estar produciendo una extraña melange de esperanzas. Mañana Alberto Fernández va a anunciar su gabinete y algo así como la mitad del país va a centrar su fe en la suerte que tenga el nuevo gobierno.

Por otro lado, otra considerable 40% de los argentinos va a centrar su expectativa en la posibilidad de volver en 2023 o algún día. No está mal pensar que el de Macri ha sido el peor gobierno constitucional completo de Alfonsín para acá. Tampoco está mal pensar que aún así, por primera vez, hay un sistema representación política que parece funcionar y no hay desequilibrios absolutos. Será de la buena leche de los dirigentes que haya concenso o sigamos en las arenas movedizas de la grieta.

El macrismo fue, hasta acá, un aparato político tan extraño o novedoso que hasta su fracaso constituye de algún modo un éxito. Si el peronismo no decidía a último momento archivar sus agravios e ir a interesa para reunificarse, hasta hace unos meses más pobres y todos era posible pensar en un Macri reelecto. Macri perdió en primera vuelta, pero termina su mandato y eso le otorga una excepcionalidad tal que en una Argentina subnormal podría decirse que al perder ganó. Se va parado, con cadena nacional, Plaza de Mayo y película. Habría que desapasionar el análisis y evaluar la injusticia de que Macri se vaya de alguna manera ganador y se considere perdedores a Marcos Peña y a Jaime Durán Barba. Fueron ellos quienes inventaron a este Macri que termina de este modo: fracasado pero exitoso. Ellos descubrieron que la sociedad no sólo vota por la economía porque si así fuera la argntina tendría un 40% de ricos.

Se los acusó a Marcos y a Jaime de malos comunicadores. Pero Macri es este Macri derrotado y a la vez ganador, que es un fenómeno puramente comunciacional. Es cierdo, de esa manera generaron un país dividido y por eso mismo inviable. Y se quedaron con la peor parte de la división.

Galería de imágenes

En esta Nota

Edi Zunino

Edi Zunino

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario