POLíTICA | 22-04-2021 16:33

Cómo será la campaña en pandemia de Lilita Carrió

Volvió de su retiro y analiza competir en las Legislativas. La estrategia para ser protagonista sin salir de su chacra.

Que hay que postergar las PASO, que su deber es cuidar a María Eugenia Vidal y que hay que trabajar por la unidad de Juntos por el Cambio más que nunca. A pocos dirigentes le sirve tanto hacer un par de entrevistas públicas para dejar en claro su mensaje como a Elisa Carrió. La cofundadora del espacio más importante de la oposición no necesita hacer demasiados Zoom o tanta rosca política para que sus declaraciones entren al espacio: va, lo dice en televisión y vuelve a recluirse en su casa de Exaltación de la Cruz.

Eso hizo en las últimas semanas. En un raid mediático dejó en claro su postura política y ahora descansa en su chacra, mientras se debate entre tres cuestiones: si volverá a ser candidata; cómo va a acomodar a sus legisladores que deben renovar, para que no se le caigan del Congreso, y la principal, cómo va a hacer campaña en medio de la pandemia.

“Lilita es como una estampita, sobre todo cuando viaja al interior del país: la gente la besa, la abraza, le cuentan sus problemas y lloran. Nunca vi algo igual”, dice un diputado que la acompañó en varias de sus recorridas, en las últimas elecciones. Todo eso, claro está, no se podrá repetir con el coronavirus mediante.

Estrategia. Carrió es diabética y no está vacunada (dice que no se va a inocular con ningún producto que venga de regímenes totalitarios). Tiene varios factores de riesgo que la condicionan. “No está asustada, pero al menos se lo tomó en serio al tema de los cuidados”, dice un amigo de la ex diputada. Se cuida más del virus que de sus enfermedades preexistentes: de hecho, sigue fumando tanto como antes, a pesar de las recomendaciones, y ya no hace casi ejercicios.

En ese contexto, hacer una campaña electoral, sea o no candidata, es muy complicado.

Por eso piensan en dos variables. Por un lado, afianzar su presencia mediática: en las redes sociales sus mensajes tienen un gran rebote y en la televisión sigue siendo de los dirigentes que más rating generan. Además, podría sumarle alguna recorrida, pero tiene que ser muy puntual: visitar un lugar con todos los protocolos necesarios y volver a su chacra. Nada de saludos a la gente y de esa faceta de rockstar que tan bien le sale.

Por otro lado, el plan es empujar todo lo que pueda las elecciones para fin de año, cuando haya pasado el frío. El proyecto que presentó el oficialismo para postergar los sufragios, y que ella avaló más allá de las críticas de su espacio, la podría beneficiar: “Como está planteado el cronograma electoral hoy, la campaña empezaría el 19 de junio, en pleno invierno”, comenta una fuente de su entorno. “Si aplazan la fecha, podría comenzar sobre finales de julio: solo te queda agosto y en septiembre ya empieza a mejorar el clima para las PASO. Las elecciones generales ya serían en primavera”, agrega.

Más allá de las variables que se manejan, de lo que no tiene dudas Lilita es de que quiere ser protagonista de la campaña, otra vez. Cerca de Rodríguez Larreta y Vidal y lejos de Macri, con quien sigue enfrentada.

Moderación. Fiel a su estilo, reparte críticas para propios y ajenos. Al Gobierno lo ve muy débil: “Tienen demasiadas internas y mucha desconfianza entre ellos. Llevaron al país a una situación muy delicada”, analizó la última vez que se juntó con sus compañeros de la Coalición Cívica.

Pero también ve problemas en su propio espacio: “Nos falta un liderazgo claro, nadie termina de conducir. ¿Cuál es nuestro mensaje?”, agregó en la misma reunión. La crítica principal fue contra el ala dura: “Tensionan de más. No saben frenar”.

Atrás quedó su retiro político. En los próximos meses, Carrió va a estar presente en la escena pública. Tanto como sea posible.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios