Martes 17 de mayo, 2022

POLíTICA | 24-04-2022 00:25

La reunión reservada entre las "espadas legales" de Alberto Fernández y Cristina Kirchner

Qué pasó en el encuentro entre Vilma Ibarra y Graciana Peñafort, en medio de la crisis por el Consejo de la Magistratura. El nulo diálogo entre el Presidente y su vice y la disputa con la Corte.

El jueves 14 de abril por la noche, en una mesa en el restaurante Aldo’s, en Palermo, se reunieron por primera vez dos personas clave del entorno de Alberto Fernández y de Cristina Kirchner. Se trata de las guardianas legales de ambos dirigentes. Una es Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, y la otra, Graciana Peñafort, directora de Asuntos Jurídicos del Senado. 

El encuentro cobra relevancia por estos días porque se produjo en la víspera de los cambios en el Consejo de la Magistratura y el rol que tomó el presidente de la Corte Suprema Horacio Rosatti en esos acontecimientos. Aquella noche había un tercer invitado, el abogado Alejandro Rúa, socio de Peñafort en su estudio y letrado, también, de Cristina Kirchner. Comieron carne y regaron la velada con malbecs y Coca-Cola Light. Peñafort no toma alcohol.

Justicia

Tanto Ibarra como Peñafort, antes de ser funcionarias, son abogadas, por lo que sus razonamientos están atravesados por esa profesión y por lo tanto todo lo que tenga relación con la Corte Suprema y el Consejo de la Magistratura son temas de conversación para ellas. 

Pero hay otro punto relevante del encuentro. ¿Puede convertirse la amistad entre Ibarra y Peñafort en un canal de diálogo entre Alberto y Cristina? Ambas encabezaron la defensa mediática del oficialismo con una postura común sobre la cuestión del Consejo de la Magistratura. Durante la comida se trató el tema que ocupa al oficialismo por estas horas. Hasta antes del conflicto con la Corte Suprema se podía presuponer que Alberto Fernández estaba haciendo esfuerzos para enviarle señales amistosas a Cristina, pero la vicepresidenta no pareciera estar dispuesta a ceder ante los gestos. El kirchnerismo pide acciones concretas que están lejos de lo que Fernández está dispuesto a hacer. CFK envió un mensaje en esa línea a mediados de este mes en la apertura de la decimocuarta sesión plenaria de la Asamblea Parlamentaria Europea-Latinoamericana (EuroLat). “Las desigualdades no son un producto de la naturaleza, son un producto de decisiones políticas o de falta de decisiones políticas. Ojo que no tomar decisiones políticas también lo es”, disparó la vicepresidenta en dirección al despacho del Presidente. Es decir que la discusión entró en el terreno de lo ideológico y, por lo tanto, la conflictividad podría escalar, al menos cuando se mira la política económica del Gobierno.

En este contexto de fricción en el oficialismo, que surja un conflicto con el Poder Judicial se podría considerar algo positivo, porque alinea a todo el Gobierno detrás de una causa común. En este punto Vilma Ibarra y Graciana Peñafort son dos eslabones importantes en la consideración del Presidente y su vice. Los asesores principales en materia judicial de Fernández son Ibarra y el jefe de Asesores Juan Manuel Olmos. Por el lado de Cristina están el secretario de Justicia Juan Martín Mena y también Peñafort. De esas mesas también participa Sergio Massa, quien, a veces, acerca sugerencias que envía el ministro de la Corte Ricardo Lorenzetti, enemistado con Horacio Rosatti. Un ejemplo: entre las sugerencias que acercó Lorenzetti estuvo la posibilidad de emitir un DNU para organizar la composición del Consejo de la Magistratura hasta que se resuelva el proyecto de ley en la Cámara de Diputados. En el Gobierno descartaron esta posibilidad, al menos, al cierre de esta edición. 

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios