Domingo 22 de mayo, 2022

POLíTICA | 10-03-2022 15:35

La salida elegante para Martín Guzmán que festejarían "Todos"

En el oficialismo barajan nombres para reemplazar al ministro, si éste decide dar un paso al costado tras el acuerdo con el FMI. Cansancio del kirchnerismo y posible nuevo destino.

Cuando se desarrolla el debate en Diputados por el acuerdo con el FMI, su gestor, el ministro Martín Guzmán, no se encuentra en el país. El pupilo de Joseph Eugene Stiglitz, el Premio Nobel que tiene cercanos vínculos a la administración de Joe Biden y que podría abrirle otras puertas al “tapado” que llegó al gobierno de Alberto Fernández por recomendación del Papa Francisco, se encuentra hoy en Houston.

Guzmán, que llegó como el técnico aplomado necesario para sacar adelante las negociaciones con los acreedores argentinos, y que luego le tomó el gusto al juego político, ve el partido que definirá la suerte de esas negociaciones fuera de la cancha: participa del CERA Week 2022, el mayor evento anual de energía, donde tuvo encuentros con los directivos de empresas energéticas con inversiones en la Argentina.

Guzmán cerró el acuerdo y estuvo en el Congreso. El poder Ejecutivo negoció y ahora pasó al Legislativo. Mientras tanto, el ministro está en comunicación constante con el presidente Alberto Fernández y el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa”, remarcaron desde su entorno, insistiendo que el viaje “estaba en agenda desde hace mucho”, pero que “la decisión de subirse al avión se tomó a último momento”, y “consensuada con el presidente”. El regreso del ministro está previsto “para el viernes en horas de la mañana”, con el acuerdo ya votado en Diputados y la meta de su gestión alcanzada.

Pero en el Palacio de Hacienda saben que, con el objetivo cumplido, puede haber despedida. Tras el exultante anuncio de preacuerdo con el FMI que realizó Martín Guzmán el viernes 28 de enero, vino la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del Frente de Todos en Diputados. Un rechazo al FMI, pero también más integralmente a la gestión de Alberto Fernández, y específicamente al pensamiento del ministro de Economía, a quien en repetidas ocasiones le había solicitado cambios en el presupuesto 2022, cuya votación acabó dinamitando.

Es que el kirchnerismo no esconde desde hace un tiempo su fastidio con Guzmán, como tampoco con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, o mismo con Miguel Ángel Pesce, presidente del Banco Central. Tres a los que le hubiese gustado reemplazar (el nombre de Martín Redrado suena con insistencia, y el mismo reconoce sus encuentros con la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien tiene el visto bueno final).

Y el propio ministro de Ecomomía podría llegar a facilitar ese trámite, con una salida elegante. Mientras en Argentina, un amplio arco político critica el acuerdo con el FMI, y si efectivamente es positivo para el país, los interlocutores internacionales de Guzmán en estos últimos años lo ponderan, según su propio entorno. Y suspicacias al margen (quienes lo critican localmente sugieren que “por esa misma críticas que le hacemos lo pondera la banca”), tendría la chance de dejar su cargo al frente de Hacienda para ocupar un puesto importante en el Banco Mundial. En el entorno del ministro lo niegan, pero las cabezas en el Frente de Todos ya barajan posibles reemplazantes, y hasta un nuevo esquema para el ministerio, absorbiendo Desarrollo Productivo.

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios