Friday 12 de April, 2024

POLíTICA | 07-05-2023 00:14

Cómo viven hoy los célebres empresarios K

En qué andan quienes ganaron millones con Néstor y se distanciaron con Cristina Kirchner. Causas Judiciales. Los casos de Cristóbal López y Eskenazi.

Los empresarios K fueron una parte fundamental del esquema de poder pensado por Néstor Kirchner. Una suerte de nueva burguesía nacional con anclaje patagónico que gozó de sus buenos vínculos con el Presidente para hacer grandes negocios. Pero ¿qué es de la vida esos emprendedores que tras la salida de Cristina Kirchner del poder, en el 2015, padecieron problemas judiciales y, desde entonces, prefirieron optar por el perfil bajo?

Casas. El más conocido de todos es Lázaro Báez, quien, desde que logró el beneficio de la prisión domiciliaria, está alojado en una quinta en San Vicente, custodiado las 24 horas y en compañía de su actual pareja. Báez pasa sus días alejado de los negocios, sólo mira expedientes, algo de televisión, corre en una cinta para hacer ejercicio y se informa a diario de los sucesivos remates que vienen sufriendo sus propiedades, por la causa de la quiebra de Austral Construcciones. Una de las casas que se remataron fue una propiedad que Néstor Kirchner había comprado en 1981, y que luego se la vendió a Lázaro Báez en el 2008 en unos 300 mil dólares. La semana pasada el valor de venta fue de 46 mil dólares. Báez no podía creer semejante descapitalización.

Chubut. Cristóbal López está más tiempo que antes en Rada Tilly, la ciudad balnearia pegada a Comodoro Rivadavia, su lugar en el mundo. Allí se lo suele ver almorzando en el restaurant Inn -que está a unos 150 metros de su casa frente al mar- acompañado por una mujer que, según cuentan en la pago chico, sería su nueva pareja. Casi no viaja a Buenos Aires y, cuando lo hace, ya no se mueve en aviones privados sino que usa vuelos regulares de Aerolíneas Argentinas. Desde el Sur, prefirió enfocarse en los negocios de la obra pública provincial que tiene con su empresa CPC. Está enfocado en la terminación de la “doble trocha” de la ruta que une Comodoro Rivadavia con Caleta Olivia. Pero también tiene otras licitaciones ganadas que aún no avanzaron demasiado, como el Estadio del Centenario o el Shopping de Comodoro. 

El vínculo con la política local es casi nulo. En su casa solo recibe a algunos dirigentes peronistas porque su relación con la oposición es mala. Tiene entre sus adversarios, por ejemplo, al candidato a gobernador Ignacio Torres. Y tampoco se lleva bien con el gobernador Mariano Arcioni. 

Banqueros. La familia Eskenazi fue para Néstor Kirchner una pieza fundamental en su esquema de poder. Son los dueños del Banco de Santa Cruz, pero su servicio más importante para el fallecido presidente fue ponerse al frente de la compra del 25 por ciento de YPF. El patriarca de la familia, Enrique, era quien llevaba mejor la relación con Kirchner, pero la audaz movida de ingresar a la hoy petrolera estatal, que entonces estaba en manos de españoles, estuvo encabezada por Sebastián Eskenazi, el hijo. La empresa holding de la familia Eskenazi es conocida como Grupo Petersen y en la actualidad mantienen los mismos negocios históricos, sobre todo bancos. 

El único vínculo que les quedó con YPF es el derecho a un 30 por ciento del juicio que hay en Estados Unidos contra nuestro país por la estatización de la petrolera durante la gestión de Cristina Kirchner. Si sale en contra de la Argentina, los Eskenazi podría quedarse con una abultada suma millonaria, que podría superar los 1.000 millones de dólares.

China. El cuarto empresario más emblemático de los años kirchneristas fue Gerardo Ferreyra, que en aquellos años, con la empresa Electroingeniería, hizo grandes negocios vinculados a la obra pública y se quedó con la construcción de la represa hidroeléctrica Néstor Kirchner-Jorge Cepernic en Santa Cruz. Ferreyra se hizo famoso por haber invertido en medios de comunicación. Tuvo un canal llamado 360 TV y también fue dueño de Radio Del Plata. 

Pero en la actualidad sus vínculos están enfocados al despliegue de China en Argentina. Es una suerte de lobbista local de los capitales chinos, que son sus socios en la construcción de la represa en Santa Cruz. Está atento a todas las actividades del embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, pero también tiene tiempo para actividades militantes en Buenos Aires. Esta semana, por ejemplo, estuvo en la presentación del libro de Victoria Donda.

Sin dudas, con Néstor Kirchner les iba mucho mejor.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios