Martes 29 de noviembre, 2022

POLíTICA | 09-06-2022 16:43

Alberto Fernández y el establishment: cerca del "círculo rojo"

El Presidente mantuvo encuentros con empresarios de primera línea para hablar de energía e inflación. Pedidos y reclamos.

El presidente Alberto Fernández está teniendo una serie de reuniones con diferentes empresarios. La intención es contar sus planes para controlar la inflación y también pedirles colaboración en ese objetivo, y así apoyarse en el establishment en medio del vacío que le hace su vicepresidenta Cristina Kirchner. Es por eso que por ahora la elección de los hombres de negocios estuvo apuntada a temas energéticos y de alimentos. Trascendió que invitó a cenar a la Quinta de Olivos a Paolo Rocca, dueño de Techint y, según él mismo contó en una entrevista, que se había reunido con Luis Pagani, CEO de Arcor.

A esos empresarios se le suman José Luis Manzano, que estuvo tomando un café en Olivos hace tres semanas, y también una comida con Alejandro Bulgheroni, dueño de la petrolera Pan American Energy y uno de los hombres más ricos de la Argentina.

Temas

La inflación fue un tópico crucial en cada conversación. Por eso, el Presidente sumó a los encuentros con Rocca y Pagani al ministro de Economía Martín Guzmán. En el caso del dueño de Arcor, se le pidió colaboración para frenar la inflación, por ser uno de los actores más importantes en la industria alimenticia. Ese rubro, según el informe de abril del Indec, tuvo una inflación interanual del 62 por ciento, la tercera más alta detrás de los rubros prendas de vestir y hoteles y restaurantes.

Con Paolo Rocca la charla giró en torno a temas energéticos y sobre todo al gasoducto de Vaca Muerta, del que todavía no se licitó la construcción, pero sí la compra de los tubos sin costura que serán provistos por la empresa Tenaris, del Grupo Techint. Esta obra es una de las más importantes en materia energética porque permitirá aumentar la capacidad de producción de gas no convencional de Vaca Muerta, pero también tiene un costado económico, porque podría convertirse en una fuente de ingresos en dólares si se logran acuerdos con otros países para exportar el excedente. Eso haría engrosar las arcas públicas y también las reservas del Banco Central. 

Rocca aprovechó el encuentro para hacer un pedido singular: le dijo al presidente –y también al ministro Guzmán– que es necesario ordenar la interlocución en el área de Energía. Hoy esa secretaría del Gobierno envía mensajes confusos al sector energético: ¿quién manda, Darío Martínez o Federico Basualdo? ¿Quién responde a Guzmán? Martínez es el secretario de Energía y Basualdo el subsecretario. Este último tuvo el recordado episodio en el que se anunció que lo habían echado, pero resistió en su cargo y no pudo ser desplazado porque contaba con el apoyo de Cristina Kirchner. Desde aquel día quedó en evidencia que la cartera de Energía no estaba gobernada por quienes tenían los cargos más altos.

En síntesis, Rocca expuso una crítica que tiene todo el universo de empresarios energéticos sobre que no hay una línea de mando clara. En palabras de Cristina: necesitan hablar con los titulares, no con los suplentes.

La cena con Rocca –de la que también participó Luis Betnaza– derivó en una visita poco habitual del empresario ítalo-argentino, quien asistió al anuncio oficial para flexibilizar el acceso a las divisas para las empresas del sector hidrocarburífero. Una medida para alentar la inversión en Vaca Muerta. Se rumoreaba que algunos empresarios de alto nivel, cuyas empresas estuvieron representadas en el acto por gerentes o directores, se arrepintieron de no haber ido al enterarse de que había estado Rocca. Errores de cálculo.

A ese anuncio sí asistió José Luis Manzano, uno de los nuevos dueños de Edenor, pero también propietario de proyectos petroleros. Manzano había estado con Alberto Fernández dos semanas antes de ese acto. Tomaron un café a solas en Olivos.

Los próximos

Las reuniones seguirán. Está previsto organizar una con Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía, una empresa relevante en negocios eléctricos y de hidrocarburos. En materia de petróleo y gas, tiene inversiones en Vaca Muerta, entre otras áreas, y dentro del negocio eléctrico participa en dos de las tres etapas de ese negocio (generación, transporte y distribución). Tiene generación con hidroeléctricas, parques eólicos y centrales térmicas, y también transporte con Transener. Hasta hace poco también estaba en el negocio de la distribución, con Edenor, pero se la vendió a Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti.

Mindlin está interesado en participar de la construcción de uno de los tramos del gasoducto de Vaca Muerta. De concretarse la reunión con el Presidente, ese será un tema conversación.

Otro buscado es Luis Pérez Companc, dueño de Molinos Río de la Plata, la otra gran empresa alimenticia del país. Con Pérez Companc, el Presidente tuvo reuniones en el 2020 y desde entonces no lo volvió a ver. Hay canales de comunicación informales con ese grupo empresario, que también tiene inversiones en el negocio petrolero.

Las reuniones con el círculo rojo seguirán.

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios