POLíTICA | 08-01-2020 15:44

San Luis: subieron hasta 1000% las tasas, pero bajaron para whiskerías

En una localidad puntana, hubo un impuestazo con una extraña excepción. Además, el intendente y los concejales se aumentaron el sueldo.

En medio del debate por el megaproyecto de ley de Emergencia nacional, la sociedad tuvo una fuerte respuesta. Mientras los diputados y senadores discutían el freno temporal a la movilidad previsional, se descubrió que las jubilaciones de privilegio iban a quedar exentas y eso enfureció a la ciudadanía. Los políticos sintieron el cimbronazo y comenzó una ola de austeridad forzada: en muchos distritos, eligieron congelarse los sueldos para demostrarles a sus votantes que el ajuste empezaba por casa.

Pero en una localidad puntana hicieron oídos sordos al reclamo popular. Y hasta se animaron a retrucar: en Justo Daract, 130 kilómetros al este de la ciudad de San Luis, los políticos hicieron el camino inverso. Se aumentaron el sueldo el intendente y los concejales; incrementaron las tasas entre un 600% 1000%, porque, según la ordenanza, el cuadro tarifario “se encontraba totalmente desfasado”. Sin embargo, votaron una extraña excepción: redujeron impuestos para las whiskerías.

Para Alfredo Domínguez, el jefe comunal del Frente Justicialista de Todos, el año no podía empezar de la mejor manera. Es que a pocos días de asumir la gestión, su sueldo tuvo un incremento descomunal: pasará de cobrar $ 50 mil a $120 mil, según contaron en el medio local El Chorrillero. También hubo aumentos para sus funcionarios. 

Los concejales fueron un poco más modestos, aunque lejos estuvieron de congelarse el salario. Pasaron de $ 40 mil a $65 mil. Un 62% para ganarle con comodidad a la inflación. Nada mal.

Eso sí, ajuste habrá y lo tendrán que pagar los vecinos. Es que en la misma sesión, votaron a favor de aumentar las tasas hasta un mil por ciento. Sin embargo, los concejales tuvieron piedad con un rubro muy especial: las whiskerías pagarán el tributo por “derechos de inspección, seguridad e higiene, control sanitario bromatológico”, un 50% menos que antes.

En rojo el aumento impositivo a todos los rubros, con excepción de las whiskerías.

El presidente comunal, hombre de confianza de Alberto Rodríguez Saá y los concejales, que votaron por unanimidad la ordenanza, no tuvieron ningún tipo de reparo en ir contra la corriente. A la pequeña localidad de 10 mil personas le exigirán que se apriete el cinturón, mientras ellos y las whiskerías obtienen suculentos beneficios. Extrañas prioridades.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario