POLíTICA | 08-01-2023 00:45

Trastienda del choque entre la Corte y Alberto Fernández

Secretos del round de fin de año entre el máximo tribunal y el Gobierno. Rodríguez Larreta, el gran beneficiado. Los próximos pasos y el rol de Cristina Kirchner. Lo que viene.

La Corte Suprema tiró una bomba de fin de año. En pleno diciembre, cuando el Mundial de fútbol le daba cierto respiro a Alberto Fernández y su agitada gestión, fallaron a favor de la Ciudad de Buenos Aires y produjeron un tembladeral político.

El Presidente ordenó recusar a los jueces e interponer un recurso “in extremis” que ingresó al Palacio de Justicia luego de la Navidad. Pero el máximo tribunal recién lo resolverá tras la feria judicial de enero. Las repercusiones tenderán a enfriarse, pero el daño ya está hecho y el Gobierno acatará el fallo después de la desobediencia inicial.

Con la decisión de la Corte, la política se convirtió en una mala comedia teatral de enredos: el máximo tribunal complicó a Alberto Fernández, el Presidente los recusó y el alcalde porteño denunció penalmente al mandatario por amagar con incumplir el fallo. Todos contra todos.

APOYO. “Esta sentencia es para la campaña del jefe de Gobierno de la Ciudad, que seguramente va a ser el candidato de la oposición”, protestó Cristina Kirchner en el acto de Avellaneda, el martes 27. Fue un alivio para el Presidente que su vice y líder política lo acompañara en el reclamo.

Es que Alberto Fernández fue por todo y reculó. Sus idas y vueltas, otra vez, dejaron en offside a los dirigentes del Frente de Todos. Apenas conoció la sentencia y, envalentonado por lo que le sugerían algunos gobernadores peronistas, el Presidente anunció que no acataría el fallo de la Corte. Tamaño acto de rebeldía hizo reaccionar a muchos opositores, que denunciaron que se ponía en peligro el sistema de división de poderes.

Pero días después, el Presidente metió reversa y aseguró que pagaría lo exigido, aunque lo haría con bonos del Estado. Eso enojó a quienes habían celebrado su intransigencia. Es sabido: al Presidente le cuesta dejar conforme a los suyos. En ese contexto, los minutos que le dedicó su vice a la sentencia le dieron tranquilidad.

Detrás de Cristina quedaron las palabras de muchos otros dirigentes que atacaron la decisión del máximo tribunal: “El vergonzoso fallo de la Corte inicia y financia la campaña electoral de Larreta. Esta no se la van a llevar de arriba”, protestó el sindicalista Hugo Yaski. “Los que pedían no usar el Mundial para distraer, aprovechan este momento de festejo para este fallo vergonzoso, que solo refuerza desigualdades entre la ciudad más rica del país y el resto de las provincias”, argumentó la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

La mayoría de los gobernadores del PJ también manifestaron su apoyo. No sólo con expresiones públicas, sino también con presentaciones en la Justicia para acompañar los recursos presentados por el Gobierno: Axel Kicillof, Gerardo Zamora y Raúl Jalil fueron algunos de los que acompañaron.

La sentencia por coparticipación elevó la tensión política de un diciembre que el Gobierno había podido surfear sin inconvenientes, gracias a los logros deportivos del equipo de Lionel Messi. Pero la feria judicial de enero le da cierto respiro a la situación: la disputa recién continuará en febrero.

PRóXIMO ROUND. Hasta que el máximo tribunal vuelva a reunirse y decida sobre la procedencia o no del recurso interpuesto por el procurador del Tesoro, Carlos Zannini, poco habrá por hacer.

Alberto Fernández llamaría a sesiones extraordinarias en el Congreso para avanzar con la modificación del presupuesto o, directamente, con una nueva ley que cree un impuesto destinado a obtener los recursos para pagarle a la Ciudad.

“La Corte coacciona al Presidente a cometer un delito”, les avisó el ex magistrado Raúl Eugenio Zaffaroni. Es que, según su análisis, “le ordenaron que tome dinero y le pague a CABA, pero como hay una Ley de Presupuesto votada, si el Presidente utiliza el dinero para algo no previsto en la ley incurre en malversación de fondos”. Con ese argumento irán a discutir la cuestión al Congreso.

En el Gobierno creen que, con las trabas adecuadas, el sistema para que la AFIP transfiera el dinero al Banco Nación y éste a la Ciudad podría ponerse en práctica recién en febrero, cuando la Corte ya discuta la procedencia o no del recurso presentado por el procurador del Tesoro. Sin embargo, el larretismo no quiere demoras. Por eso, apenas pasó un día desde la sentencia del máximo tribunal y ya accionó en la Justicia por la falta de aplicación: “Presentamos en Comodoro Py las denuncias penales contra todos los funcionarios, incluidos los del Banco Nación, por no cumplir el fallo. Vamos a ir a fondo con esto hasta que deban cumplir con su deber”, indicó en conferencia.

En Casa Rosada evalúan lo sucedido. Protestan porque Larreta quedó en el centro del ring, justo antes del inicio de la campaña electoral. Sin buscarlo, lo convirtieron en el principal dirigente opositor. Pero más allá del beneficio involuntario, creen que, si continúan por la senda de “unitarios y federales”, pueden hacerle daño al alcalde porteño: intentarán demostrar que su postura es injusta con el resto del país.

“Destinamos semejante cantidad de dinero a una ciudad que debate si tiene más subtes y en el norte debaten si tienen más agua”, se justificó Alberto Fernández. Y agregó: “Me están pidiendo que mande a 203 kilómetros cuadrados la misma cantidad de dinero que necesitan 80 mil kilómetros en el norte de la Argentina. ¿A quién le puede parecer justo?”. El giro argumentativo podría ser el talón de Aquiles de un Larreta que necesita hacer campaña por todo el país. Una polémica que se toma vacaciones y que volverá en febrero. 

Galería de imágenes

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios