Saturday 18 de May, 2024

POLíTICA | 15-05-2024 16:43

Victoria Villarruel, la vice ignorada

La corrieron de la discusión por la Ley Bases en el Senado y eso complica la salida del dictamen. Su armisticio con Karina Milei.

Desde que el proyecto de Ley Bases tuvo media sanción, la vicepresidenta Victoria Villarruel hizo un par de viajes al interior: primero a San Luis, a Jujuy y a Córdoba. Sin embargo, la agenda tuvo más que ver con cuestiones personales y de su propia carrera política que con la norma que desvela a Javier Milei.

Por el contrario, los encargados de negociar con los gobernadores la obtención de los votos necesarios para que el proyecto no vuelva a fracasar están en la Casa Rosada. El protagonista es el ministro del Interior, Guillermo Francos.

Relegada en sus funciones por los constantes tironeos con el Presidente y su entorno más íntimo, a Villarruel le asignaron un papel menor. Muchos de los legisladores más expertos han advertido que, sin ella en la negociación, la posibilidad de que haya dictamen favoreble se complican. Las acciones de la vice vienen en baja, a pesar de que en el Gobierno insistan con que la relación entre la fórmula presidencial no está rota.

Trabajo.

De todas maneras, Villarruel tiene su influencia en el tratamiento de la ley. Por eso, en el segundo plano que le toca, se muestra activa. Eso sí, ella también muestra sus enojos: considera que Francos subestimó la negociación en el Senado al decir que el dictamen podía conseguirse rápido. Ahora que se empieza a frenar, no quiere que la señalen como la responsable.

En un intento por sobreactuar la buena relación luego de los cortocircuitos de marzo, Villarruel participó junto a Milei del acto de Malvinas, en abril, y estuvo reunida en el Congreso con Karina Milei durante el debate en Diputados. El Gobierno le dio una nueva oportunidad. Aunque en Casa Rosada anotaron una discrepancia más: mientras Milei homenajeaba en el Salón de los Bustos al ex presidente Carlos Saúl Menem, en redes sociales reaparecían viejos mensajes de la vice criticando su gestión.

Del otro lado tiene 33 legisladores kirchneristas deseando que el proyecto se empantane. Están sólo a cuatro votos, pero por lo bajo la oposición más dura no es optimista en su intención de convencer a algún senador dialoguista. Por ahora, no les alcanza para frenar el proyecto.

El desafío es mayúsculo para la vice. Tiene más por perder que por ganar: si la ley Bases sale airosa del Senado, será por mérito de varios funcionarios. Si el proyecto es rechazado o vuelve a Diputados, la señalarán como la máxima responsable.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios