Martes 11 de mayo, 2021

SHOWBIZ | 08-04-2021 23:31

El streaming inclina la cancha y le roba los partidos de fútbol al cable

La crisis de la televisión por cable rebaja los derechos de distintas ligas deportivas, que migran a las plataformas: de Amazon a Espn+, y el interés de Paramount+ en el fútbol local.

Las barras del fútbol local ya no cantarán “y ya lo ve, y ya lo ve, es para fulano (generalmente la hinchada visitante) que lo mira por tevé”, y habrá que cambiar el cierre por ¿Amazon?, ¿Netflix?.

Que la pandemia aceleró todo en la industria del entretenimiento, ya es noticia vieja. La novedad es que ante la crisis que empieza a enfrentar la televisión paga en el mundo, y el incesante crecimiento de las plataformas de streaming, hasta el fútbol empieza a analizar nuevas posibilidades.

Los derechos para la televisación de los partidos de fútbol explotaron en la última década. Uno de los responsables fue Rupert Murdoch, comprando los de la Premier League inglesa para apalancar las suscripciones de su servicio de televisión paga: Sky, el conglomerado mediático más grande de Europa, con 23 millones de suscriptores. Y el modelo Sky, aplicado por otras compañías, distorsionó la economía de los derechos deportivos, impulsando la crecida en los montos de los contratos, hasta las estrambóticas cifras actuales.

Por supuesto, cuando los costos de los derechos se dispararon, también lo hicieron los precios para los suscriptores, lo que se tradujo en un retroceso de la televisión por cable en Estados Unidos y otras partes del mundo: el abono mensual aumentó un 130%, marca la consultora Enders Analysis; y la audiencia de señales como ESPN se redujo un 35% en la última década en la franja entre 18 a 50 años. Tanto así que distintas ligas deportivas, y no sólo el fútbol, hayan tenido problemas para rentabilizar sus costosas transmisiones: es el caso de la Fórmula 1, el fútbol americano de la NFL, y la lucha libre de la WWE, entre otras.

Streaming. Distintas plataformas de series y películas vienen coqueteando con la posibilidad de sumar contenidos deportivos en vivo desde hace un tiempo. Pero allí, la cifra por los derechos de transmisión es crucial para que cierren las cuentas. Los partidos en directo tienen una vida corta y no llenan las bibliotecas del streaming como lo hacen las películas o las series. Y tienen además, mayores exigencias técnicas y costos de transmisión. Hasta ahora, los servicios puramente deportivos como Dazn (plataforma del grupo Perform que se lanzó en 2018 y ya está presente en más de 200 países), tienen problemas para cubrir el costo de los derechos.

La ecuación es simple: bajarle el precio a las ligas y ampliar la base de suscriptores. Algo que ya tienen los servicios globales de streaming, que no tiene problemas de escala: Netflix ya tiene más de 200 millones de suscriptores, Amazon Prime Video superó los 150 millones, y Disney Plus los 100, pero espera estar por encima de los 250 millones en 2024.

Netflix no es el más entusiasmado por sumar deportes en directo, más que nada por las tienen restricciones territoriales y los altos costos (insisten que Hollywood le ofrece muchas mejores opciones por el mismo dinero). Pero con un presupuesto anual de us$ 17.000 millones para contenidos, el gigante del streaming hasta podría plantearse comprar una liga o crear una desde cero para tenerla en exclusiva (posibilidad que estaría en estudio para tener su propia liga de artes marciales mixtas y otras).

En el caso de Disney, la compañía tiene dentro de su amplia red a ESPN, con la que ya ensaya variantes. Y Amazon avanza con la UEFA para obtener los derechos exclusivos de la Champions para Italia: sería la prueba piloto para su plataforma de streaming Prime Video y las transmisión de partidos en vivo.

Derechos. Amazon desembolsaría por los derechos italianos de la Liga de Campeones unos 90 millones de euros -para las temporadas del 2021 al 2024- con el objetivo de impulsar su servicio de suscripción Prime. Una cifra menor a los los 100 millones por temporada que Sky Italia desembolsa por los partidos de la Liga Europea y la Liga de Campeones, y en línea con los 45 millones que Mediaset pagaría por temporada por los derechos no exclusivos de los principales partidos.

Claro que si ese acuerdo fuera global, habría que multiplicar las cifras al menos por 100, siendo verdaderamente gigantesca. Pero los valores de los derechos van a la baja: en 2017 Sky había comprado la transmisión de la Liga de Campeones y de los partidos de fútbol de Europa League en Italia por unos 270 millones de euros por temporada.

Los derechos se devalúan ante la ausencia además, de grandes players que puedan pagar contratos astronómicos: Facebook se bajó recientemente de las transmisiones deportivas en vivo. Así lo confirmó su director de Acuerdos Deportivos, Rob Shaw, quien explicó que la empresa no planea seguir invirtiendo en los derechos de la NFL, la liga de fútbol americano estadounidense, pero tampoco en la UEFA Champions League (Facebook emitía 32 partidos cada temporada incluyendo la final en América Latina desde 2018).

La nave insignia del conglomerado de redes sociales que controla Mark Zuckerberg, tiró la toalla tras sus reveses para rentabilizar con ingresos publicitarios el fútbol gratis: los partidos podían verse en modo PiP en Facebook mientras se navegaba, aumentando el tiempo que los usuarios pasaban en la plataforma.

Ligas. Lo dicho: o se aumentan los suscriptores, o las plataformas optarán por ligas más económicas. Ambas líneas son exploradas por Paramount+, la plataforma de grupo Viacom que controla también Telefe, y que acaba de desembarcar localmente con el servicio propio de streaming. George Cheeks, CEO de CBS, empresa madre del grupo, explicó que justamente la adquisición anticipada de los derechos de la Liga de Campeones había sido uno de los impulsores clave en las nuevas suscripciones de los últimos meses.

Paramount+ había firmado contrato con la UEFA para tener los partidos en 2021, pero obtuvo acceso temprano al torneo en 2020 cuando B/R Live (del grupo Warner Media) canceló su contrato en medio de la pandemia al no poder sostenerlo. Y la plataforma de Viacom sumó también los derechos de la Serie A italiana, liga que supo tener otro brillo pero hoy tiene superestrellas envejecidas: Cristiano Ronaldo (36 años y se rumorea que quiere dejar Italia) y Zlatan Ibrahamovic (que cumple 40 en octubre).

Viacom y CBS pagaron 74,67 millones de dólares anuales para quedarse con el “calcio”, de todos modos un 55,6% más que lo que pagaba ESPN+ por ese mismo paquete: en la plataforma deportiva de Disney aseguran que no trajo muchos suscriptores nuevos ni proporcionó un valor agregado.

ESPN sigue apostando a la Premier League inglesa (su contrato expira en 2022 pero es un 100% más caro que el acuerdo que tenía con la liga italiana) y a la Bundesliga, que podría a dejar de verse en la televisión paga para pasar a la plataforma de streaming con la idea de migrar televidentes.

Finalmente, Paramount+ estaría interesada según la revista especializada Variety en sumar para el mercado estadounidense ligas brasileña y argentina, y ya exploraría un acuerdo con la AFA: desde Viacom local explicaron a que ese acuerdo es para EE.UU. Y  descartan por ahora que en la versión local de Paramount+ haya deportes o shows en vivo. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios