Martes 24 de mayo, 2022

TEATRO | 12-05-2022 14:30

Una vida en pequeños retazos

“La mujer del vestido verde”, de Jorgelina Aruzzi. Con Dalia Elnecavé. Dirección: Gloria Carrá. El Método Kairós. El Salvador 4530.

"La religión se hereda, como el peronismo”, afirma en su sabiduría popular la protagonista de este monólogo dramático, escrito por la actriz y dramaturga Jorgelina Aruzzi, donde el color mencionado en el título, para nada remite a la lucha femenina por el derecho al aborto legal, como en principio podría pensarse. Tampoco se refiere al impresionante retrato homónimo de Camille Doncieux, pintado por su amante y futuro marido Claude Monet, a mediados del Siglo XIX.

He aquí una mujer depositada sobre escombros que nos cuenta la historia de su vida a través de pequeños retazos donde se entremezclan historias y personajes. Algunos tan llamativos como la amiga Delia, que “tiene cara de plato, pero es un sol de persona” o la prima que, por padecer una enfermedad terminal y no tener suficientes recursos, debe usar peluca de ese material sintético llamado kanekalón, que una empresa japonesa desarrolló en 1957.

La actriz Dalia Elnecavé, da vida a esta señora que se dice especialista en encajes y sabe reconocer la calidad de un producto con sólo verlo en las vidrieras de las sederías. Se describe, además, a la cultura del sacrificio, cuando menciona que ahorra para algún día poder comprarse una casa. Aparece en el relato la referencia a su hija, una militante de izquierda, que es agnóstica, porque “en el berenjenal de la lógica de la fe, la pregunta es: ¿quién creó a Dios?”. También habla de su exesposo, lo recuerda como hermoso, aunque mentiroso y reflexiona sobre el matrimonio, achacándole la muerte del amor. A la narración sumará una reflexión sobre la fragilidad del cuerpo y es acá, donde nos detenemos, para no revelar hacia dónde continúa la historia ya que la candidez inicial termina por transmutarse con un tema histórico e impactante que no conviene revelar.

Aruzzi, sobre todo en las descripciones, demuestra manejar bien los resortes narrativos. La actriz Gloria Carrá, explotó desde la dirección los recursos genuinos de la intérprete, aunque la obliga a transitar una sola cuerda expresiva que, por momentos, roza peligrosamente la monotonía. Elnecavé, sale airosa de la experiencia, no obstante, se extraña la presencia de una mayor entrega dramática en la construcción de este agrietado personaje.

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios